Los amantes despiertan reconociéndose con todos los sentidos y se dejan llevar a la deriva por los besos que les arrebatan razón y olvido.

Por Alberto Ruy-Sánchez.