Algunas veces los amantes se sorprenden despertando con prisa.

Van hacia el fuego a convertirse en llama. Ya nada más los preocupa.

Por Alberto Ruy-Sánchez.