Las trabajadoras del hogar no tienen un gobierno que las represente porque para los gobernantes son NADIE. México no ha aprobado el convenio 189 de la OIT que forzaría a que contaran con seguridad social, pensión y contratos de trabajo porque, dicen nadie presiona por esa demanda. “¿Quién está en casa? Preguntó el poeta, NADIE señor, respondió la trabajadora del hogar.” ¿Quién exige hoy que ellas tengan derechos? NADIE responde el funcionario, porque ellas no existen. Y sin embargo son la prueba palmaria de la desigualdad en nuestro país.

Por Ricardo Raphael.