Entre deudas eróticas y regalos sexuales

 

Fotografía: Carlos Estrada (@cestrad5)

Queridos lectores: vengo a saldar una deuda con ustedes. El 25 de agosto publiqué en este mismo espacio un texto titulado “Para nosotras las mujeres: sexo” donde relataba las peripecias sexuales de mis amigas. Fui increpada por no hablar de mis propias experiencias de un modo tan explícito. Prometí que después publicaría un relato erótico de alguna vivencia personal.

Así que aquí les dejo este cuento mío (publicado en mi libro Damas de Caza) a modo de saldo por aquella deuda y, si me permiten, a modo de regalo en estos días que andamos todos tan regaladores.

Pensamiento lógico

A los cinco años tenía dos juegos favoritos. El primero era descomponer las palabras y su significado. Así convertí a la maestra de preprimaria en “Tureya” y al micrófono en “tucrófono”. En la escuela los compañeros se burlaban y me repetían entre carcajadas – Mireya -  Yo, convencidísima reflexionaba, por eso, es tuya: “Tureya”.

Mi segundo juego favorito comenzó con una curiosidad meramente científica. Mi hermana que cursaba tercer grado de primaria se pasó una tarde metiendo un frijol en  un algodón húmedo y luego en un frasquito de vidrio. -Va a crecer una planta de frijoles, dijo.

Cuando pregunté por qué, repitió la razón que había escuchado de su maestro en la escuela – porque está en un ambiente húmedo y oscuro-.

Húmedo y oscuro, me quedé pensando…

Efectivamente, al tercer día ya germinaba el frijol y asomaba una pequeña ramita blanca. Para el cuarto día brotó una especie de hojita que confirmaba a todas luces la factibilidad del experimento de mi hermana: del algodón mojado con el frijol dentro nacería una gran planta leguminosa.

Mi hermana argumentó que todo eso se debía a sus poderes mágicos para hacer crecer plantas. Ella era mi guía, mi heroína,  mi modelo a seguir. A partir de ese momento la ascendí al grado de gurú porque el milagro del frijol me había impactado.  Sin embargo, una y otra vez me  dije a mí misma que eso no podía ser magia. Pasé varios días tratando de entender cómo había sucedido.

Una noche, además del frijol, la admiración y la duda, empezó a crecer en mí la envidia.  Estaba cansada de escuchar lo maravillosa que era mi hermana por haber tenido éxito con su maldita legumbre.  Y entonces, click, recordé lo del ambiente húmedo y oscuro.  Con todo sigilo bajé a la cocina y busqué el saco de los frijoles en la alacena.

El corazón me reventaba en el pecho,  lo encontré, metí la manita y cogí un puño que deposité en la bolsa del pijama y caminé despacito, casi sin  respirar hasta el baño. Me bajé los pantalones, los calzones que tenían bordada la palabra Martes en letras románticas y me metí un frijol en la vagina lo más profundo que pude. Los que me sobraron los tiré en el  retrete y jalé la palanca haciendo desaparecer las pistas de mi delito.

A la mañana siguiente me levanté y, como de costumbre, entré al baño a hacer pipí.

En cuanto me senté y solté el primer chorro sentí cómo salió el frijolito y cayó en el agua, me levanté de inmediato y lo vi ahí, flotando. Empezaba a angustiarme cuando tuve la idea salvadora: -lo que pasa es que es muy chiquito, tengo que probar con algo más grande para que no se salga- pensé.

Cuando regresé de la escuela, anduve rondando por la cocina, evaluando cuál sería la semilla ideal para mis propósitos hasta que reparé en las manzanas rojo brillante que mi madre había dejado en el frutero de la mesa. Qué bonitas manzanas, jugosas, grandes. Cuántos aplausos recibiría cuando hiciera crecer dentro de mí un espectacular árbol de manzanas y no una simple plantucha de frijoles como la de mi hermana.

Tomé una y me la llevé a la habitación. Esperé a que llegara la hora en que todos estuvieran dormidos.

Bajé al baño igual que la noche anterior, cerré la puerta con seguro, me saqué la ropa  y me senté en el piso. Tome la manzana, abrí las piernas y comenzaron los intentos para que entrara. De tanto frotar la fruta contra mi sexo empecé a sentir un calor extraño. Era una sensación dulce y aguda, húmeda, diferente. Me gustaba.

Por un momento olvidé la consigna y seguí frotando,  mi respiración se volvió pesada,  cerré los ojos y seguí hasta que llegó el milagro. Tenía ganas de gritar, pero pensar en las consecuencias del grito me contuvo, apreté los labios. Abrí los ojos de nuevo, la manzana estaba blanda, mojada y mucho más brillante que en la mesa del comedor. Yo temblaba. Soplé largo y despacio para recuperarme. Por un rato me quedé ahí, sentada y calladita.  Volví a dejar la manzana en el frutero, nunca supe quién se la comió y aún prefiero no saber.

No creció el árbol de manzanas en mi vientre pero corté la mejor, una que no provocó discordias y sí una gran armonía porque a partir de ese momento olvidé por completo la obsesión de competir con la planta frijolera de mi hermana.

Han pasado muchos años y he descubierto otros tactos, otros jugos igualmente milagrosos, pero no dejo de pensar en esa fruta que estimula y humedece. El agua dulce, el sonido de derrumbe y el blanco imperfecto que se revela en el interior después de arrancar con una mordida la elástica piel roja, son poderosas y perturbadoras imágenes que ningún esfuerzo lógico o científico podrán anular. Aquí sigue, absoluta, la magia de aquella inolvidable iniciación orgásmica.

@AlmitaDelia

22 de diciembre de 2012


Leer más sobre este autor


Publicaciones anteriores de


53 comentarios en "Entre deudas eróticas y regalos sexuales"

  1. Ricardo Hernandez 22/12/2012 a las 2:28 AM · Responder

    Insisto: no dejas de sorprenderme. Tus pequeños textos son lo mejor que recientemente leo. Y creeme, yo leo mucho y soy muy exigente. Un ejemplo: los libros de Volpi no los uso ni para emparejar las patas de una mesa.
    Mientras sigas escribiendo desde la honestidad todo lo que toques seguirá convieriendose en oro…andale… eres como una buena Midas.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:26 PM · Responder

      Ricardo, pues gracias de nuevo. Hago estas historias con mucha humildad y ganas de provocar algo, así que lo que me dices me llena de alegriía.
      Un abrazo,

  2. fjbrice 22/12/2012 a las 4:59 AM · Responder

    WOW!

    Gracias por compartir esa dulce experiencia,
    Sin duda muchos descubrimos inocentemente (o no tan inocentemente) nuestra sexualidad
    Pero sin duda, esos momentos íntimos siempre nos acompañaran en nuestras vidas.

    Nos leemos la próxima semana, después de todo, no llego el tan esperado fin del mundo.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:28 PM · Responder

      Pues aquí nos vemos la siguiente semana. Gracias ;)

  3. Carlos 22/12/2012 a las 5:33 AM · Responder

    Desde un anterior artículo muy provocativo … sobre Navidad … Pesebres … Señora de Polanco … Antara … Yo lee periódicos irredento y según me digo crítico … Aprobé con standing ovation a Almita … Ahora me confirmo como su fan .. Gran estilo desenfadadas y muy gacho para algunas mentes … El anterior lo envíe a mis cuates por correo e y recibí algunas mentadas virtuales … Este no me atrevo … Saludos “Almita “

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:41 PM · Responder

      Carlos, la,ento mucho lo de las mentadas virtuales por mi culpa :-/ Pero me alegro muchísimo de que a pesar de ello me sigas leyendo. Un beso

  4. Chema Frías 22/12/2012 a las 7:25 AM · Responder

    ¡Qué… … relato! Es que no encuentro el adjetivo. :D El descubrimiento más fantástico del ser humano. Me quedé sin aliento. Nunca he estado de acuerdo en que la fruta del pecado bíblico era una manzana y ahora menos. Ya no podré pensar en la manzana de Newton, ahora será la manzana de Alma (o del alma). Salgo a carretera con una sonrisota. Gracias por el regalo. Un abrazo y un beso… (no encuentro el adjetivo)… Bueno, creo que me entiendes. ;)

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:46 PM · Responder

      Chema querido: gracias por la sonrisa, el abrazo y el no adjetivo. Te entiendo perfectamente.
      Un abrazo que te acompañe durante el trayecto en carretera.

  5. SalvaDoors 22/12/2012 a las 9:21 AM · Responder

    Sin palabras, me robaste el Alma, por un momento pensé que el texto iba a terminar en algo parecido a la película “La teta asustada” (la protagonista se introduce una papa en la vagina para evitar ser violada, son los tiempos de Sendero Luminoso en Perú). Afortunadamente contigo no fue así y el gozo ahí queda; dan ganas de salir corriendo por el libro. Gracias por compartir tu experiencia de una manera tan dulce y tierna, un fuerte abrazo.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:48 PM · Responder

      Pues no, mi relato es pura gozadera, como dicen en mi pueblo. Un abrazo muy grande para ti. Gracias por seguir leyéndome.

  6. Nadya Morales 22/12/2012 a las 9:32 AM · Responder

    Wow Alma, fuertes declaraciones las tuyas!!! Yo también quisiera, en algún momento, tener esa liberación como la que gozas y contarle al mundo sin pudor mis torpes pero satisfactorios inicios, aunque también reflexiono y decido dejarlos para mi (o para tu?)… Creo firmemente que el conocimiento del propio cuerpo y de la capacidad que tengamos para procurarnos placer nos hace seres sexuales plenos.
    Como siempre, es una hemorragia de placer leerte.
    Besos findelmunderos hartos!!

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:51 PM · Responder

      Nadya, gracias por tus palabras, por tu lectura y esa cosa tan linda que me has dicho: hemorragia de placer. Mil gracias

  7. Eloy Armando 22/12/2012 a las 10:41 AM · Responder

    Lograste arrancarme carcajadas, risas y lágrimas al recordarme mi primera vez, despiertas en mi cosquillas, mariposas y demás, siento que eres eterna, iluminada, grandiosa, fenomenal. Amo leerte.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:55 PM · Responder

      Uf, Eloy, mil gracias por todo lo que me dices, es hermoso y tal vez demasiado… Pero muchas gracias. Un abrazo

  8. miri 22/12/2012 a las 11:07 AM · Responder

    Me gusta mucho la forma en la que escribes. Apenas el sàbado pasado me dì cuenta de este espacio, pero ya voy al corriente, todo bien. Ah y lo que escribiste “Evolucion” ya hace tiempo està muy bueno. Saludos.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:57 PM · Responder

      Miriam, pues muchas gracias por tus lecturas. Un abrazo y bienvenida.

  9. Minna 22/12/2012 a las 12:17 PM · Responder

    Ame tu libro!!! Amo tus historias!!! Felicidades!!!

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 2:58 PM · Responder

      Mina, de nuevo gracias por leer mi libro y por seguir asomándote a estos textos en la columna. Un gran abrazo de gratitud.

  10. Armando López Juvera 22/12/2012 a las 1:09 PM · Responder

    No sé con qué emocionarme más, si con el texto de Alma o con los comentarios de sus lectores, algunos de estos últimos son verdaderas perlas. Si me permiten me quedo con todo, finalmente pienso que lo que expresamos, si bello, es de todos….

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 7:49 PM · Responder

      Armando, muchas gracias por leer. Si me preguntas, te diré que yo disfruto mucho más los comentarios que mis textos ;) Te mando un abrazo grande.

  11. Nadie 22/12/2012 a las 1:23 PM · Responder

    Ninguna,
    Vez que te he leído he salido decepcionado, muchas gracias por regalarnos semna a semana una pare de ti, de tu sentimientos, de tus emociones y recuerdos, en fin de tu Alma.

    Bendita la manzana que cambio tu destino, que nos devolvió esa Alma gozosa, aventurera y orgasmica, la manzana de Alma coincido.

    Contrario a mi costumbre mi comentario es breve pero como siempre honesto y cariñoso
    Pero hoy hasta el avión es pequeño esta vez

    Abrazo
    @2nadie

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 7:55 PM · Responder

      Siempre me mueve lo que escribes en los comentarios, te disfruto si escribes largo o corto igual. Un abrazo grandísimo.

  12. urieless 22/12/2012 a las 2:17 PM · Responder

    Bueno, Alma nuestra (digo: no puedo decir “mía” porque semos munchos quienes te admiramos y no vale ser egoísta) -como alguien más lo expresó, líneas arriba: tus narraciones generan diálogos y en su mayoría son enriquecedores, en verdad- procuraré ser breve, pues intuyo que andas de vagaciones; sólo 2 cosas: la primera, una pregunta, ¿cómo se puede conseguir “Damas de caza”?; y la segunda, qué manera la tuya de narrar: ¡Por favor, nunca la pierdas!
    Que el 2013 te brinde la ocasión para cumplir todos tus buenos deseos y malos pensamientos… Un abrazo y beso: enormes.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 8:28 PM · Responder

      Mi querido Uriel, muchas gracias por lo que me dices, dime tu Alma, faltaba más ;-)
      Damas de Caza hay en Gandhi, si no lo tienen pídelo y te lo consiguen de alguna sucursal del DF. Un abrazo muy grande.

  13. EL PROFE 22/12/2012 a las 3:13 PM · Responder

    AHHHH¡¡¡¡¡ LA HISTORIA ES GENIAL¡¡¡¡ PERO SABES??
    NO ENCUENTRO TU LIBRO¡¡¡¡¡, LO DISTRIBUIRÁ GANDHI O SANBORNS? ES LO MEJORCITO QUE HAY EN ESTE RANCHOTE EN EL QUE VIVO. ESPERO ADQUIRIRLO Y QUE ALGUNA VEZ NUESTROS DESTINOS SE CRUCEN PARA QUE ME LO FIRMES.
    SALUDOS¡¡¡¡¡¡¡

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 8:32 PM · Responder

      Gracias mi Profe querido :) El libro en Gandhi o en El Péndulo. Un gran abrazo.

  14. rgallardo 22/12/2012 a las 3:20 PM · Responder

    De verdad es un relato extraordinario, tierno, encantador, me hiciste reir, muchas gracias.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 8:33 PM · Responder

      Muchas gracias a ti por conmoverte con mis historias. Un beso :)

  15. Emma 22/12/2012 a las 3:45 PM · Responder

    Un verdadero placer explorar la web y encontrársela. Adoro tus textos escritos tan genialmente honestos.Desde ese texto de.las jacarandas considérame tu asidua lectora. Abrazo.

    • Alma Delia Murillo 22/12/2012 a las 8:34 PM · Responder

      Emma, de verdad que para mí es un honor contar entre mis lectoras a alguien como tú. Un abrazo y un beso.

  16. J. a. C. 22/12/2012 a las 6:14 PM · Responder

    Pues yo sólo se que sigo esperando los Posmodernos y Jodidos, y alguna novela de amor… (ya hizo el año de la presentación de tus Damas en la condechi, verdad?).

    Gran abrazo navideño lleno de cariño y admiración, mi querida A. Grinch.

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 5:39 AM · Responder

      En eso estoy, querido J, te lo prometo. Los editores son muy cotizados :(
      Un abrazo grande.

  17. Néstor González Mendoza 22/12/2012 a las 6:54 PM · Responder

    Sabes… me hiciste reflexionar esa delgada linea de la inocencia… como poco a poco vamos cambiando con sucesos tan inesperados… eres una maestra con las palabras, provocando sorpresa, sentimientos encontrados, reflexión… supongo que ahora no arruinare esta agradable sensación con palabrería, solo me limitare a expresar mi admiración… una gran admiración

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 5:41 AM · Responder

      Gracias Néstor, pues yo me limitaré a agradecerte por todo y mandarte un abrazo.

  18. Carlos 22/12/2012 a las 9:16 PM · Responder

    Ja ja, me hiciste reir mucho :D

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 5:42 AM · Responder

      Pues qué bien por las risas. Un beso :)

  19. Guillermo 22/12/2012 a las 9:38 PM · Responder

    Almita me hiciste reír como desenfrenado, me encanta tu columna, espero con ansia la próxima.

    Saludos

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 5:49 AM · Responder

      Gracias, Guillermo, un abrazo grande para ti. Aquí nos vemos el próximo sábado.

  20. Paco 23/12/2012 a las 7:43 AM · Responder

    Aunque de hereje presumes humana sigues, y estas fechas igual te deben de mover algo aunque sea muy en el fondo, por tanto hoy y para no salirme del tema quiero desearte un gran y rico orgasmo, mental o fisíco tu eliges, que te provoque un río desbordante de felicidad, Un fuerte abrazo y un beso miAlma. ………………… FELIZ NAVIDAD Y UN 2013 DE MUCHOS ÉXITOS.

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 8:44 PM · Responder

      Gracias, Paco. Nunca, jamás me negaré a recibir un un abrazo y deseos de felicidad, vayan de regreso todos para ti.

  21. Enrique Villa 23/12/2012 a las 3:41 PM · Responder

    Resulta paradójico que un acto tan inocente y lleno de candor como la primera aproximación sexual del ser humano sea considerado como algo tabú, en mayor o menor grado, dependiendo del contexto cultural en el cual se lleva a cabo. Por otro lado, bien es cierto eso que se comenta de que la pornografía es el opuesto del erotismo, en vista de que mientras la primera mata todo contexto en vista de ubicarse únicamente en el acto sexual -que puede llegar a ser algo mecánico-, la segunda coloca una gran cantidad de planos del pensamiento humano en juego. Se agradece tu relato porque, además de todo esto, incluyes ese sentido de humor un poco sardónico y el espíritu desinhibido y juguetón que te caracteriza. Ante todo, tus escritos tienen bien esa dulzura muy humana de un espíritu libre. ¿Qué quién comió la manzana? Oh!, no importa, ya ves que se acostumbra lavarla antes de hacerlo; además, unos cuantos millones de células humanas son mucho menos dañinas que las miles de bacterias y químicos que se prenden en el largo camino del huerto al hogar.

    • Alma Delia Murillo 23/12/2012 a las 8:46 PM · Responder

      Enrique, gracias otra vez por tu lectura constante y las cosas tan lindas que me dices. No quiero saber quién se comió la manzana, nunca. Un gran abrazo para ti.

  22. Marcos Q. 23/12/2012 a las 5:11 PM · Responder

    Lo único que me sorprende de Alma es que contesta todos los comentarios de todas sus publicaciones. Eso sí me parece perverso y retorcido.

    • Alma Delia Murillo 25/12/2012 a las 4:34 PM · Responder

      Querido Marcos: he de ser muy tonta pero no entiendo el sentido de tu comentario :-/ No sé si es sarcasmo o es en serio pero igual gracias. Un beso.

  23. Javier Ruiz Juárez 23/12/2012 a las 5:58 PM · Responder

    No hay deudas o regalos nuevos bajo el Sol: Existe sólo las mismas maravillas individualmente tenidos, iniguanablizados… Eeeh… Tarde, siempre tardo: Vacaciones… Estoy en la peor etapa d ellas, cuando no inflo (me estoy desinflando curativamente), cuando veo todo en su + descarnada, abrumadora dimensión (creo). Me muero x chupar pa quitarme esta nociva limpieza d los ojos… No: Ni conozco ni quiero conocer Madrid: Salvo el siglo d oro, Velázquez, Picasso, Serrat, Penélope Cruz y el jamón serrano, odio todo lo gachupín… ¿Pq, c/1 carajo, no nos visitaron holandeses o italianos antes q estos bárbaros del abarrote? Además d que sí lo hicieron primero asiáticos y árabes embozados éstos d gachupines presumidos éstos (¿eeeh?… Esto es Español; algo infinitamente mejor q lo q hablan los putos q visitas) únicamente del arte d comercializar todo, a la gente, en 1º lugar; son tan repulsivos q incluso ellos mismos mueren x independizarse d ellos mismos… No me hagas caso, pechocha: El miércoles termino mi cura d abstención, reanudaré mi trote en mis amados Viveros (ajá, trotar y beber es la combinación ideal d existencia: Muerte c/vida; cabrón c/chingada madre) y t platicaré menos negro… Vacaciones, fin d la tele webonada (adicto a los “noticiarios” y los desos, b-análisis d la comento-escamocha -chidos Primer plano y Punto d partida; wácala casi todo el resto) d tragar s/chistar lo q t dan en la pútrida tele: Regresar a Paul Weston en la 3ª temporada d En terapia y su envejecimiento añejamiento (distinto del deslumbramiento d la 1ª temporada) en ese lugar en el q todo sucede dentro d la gente sentada físicamente casi inmóvil frente a frente, en oposición a la otra tele, la d los balazos, madrazos, turbo d alto masturbo y calzonamientos cobijientos (el grande Daniel Sada dixit); regresar a las pelis q tú solitito eliges (acabo d ver x vigésima vez West Side Story y x décima My Fair Lady… Vacaciones: Grinche Scrooge (pinche, sss, cruje), q no c quiebra a “celebrar” la victoriosa bara-bara Navidá: Mmm, ¿t molestaría mucho si t beso el pescuezo?

    • Alma Delia Murillo 25/12/2012 a las 4:38 PM · Responder

      Javier, cariño. No te disculpes conmigo por nada, faltaba más. Gracias por leer y por tu complejo comentario (no sabes lo difícil que es entenderte a veces, Jajajaja). Pues sí, los gachupos tienen lo suyo para bien y para mal, igual yo me lo estoy pasando bomba. No me molestaría el beso en el pescuezo pero mejor no me lo des ;)
      Abrazo.

  24. Javier Ruiz Juárez 23/12/2012 a las 5:59 PM · Responder

    Inigualablizados, quise rebuznar…

  25. Javier Ruiz Juárez 23/12/2012 a las 6:00 PM · Responder

    Inigualablizados, quise maldecir…

  26. Paco 23/12/2012 a las 9:15 PM · Responder

    Hola de nuevo miAlma, hay un último comentario a tu anterior columna que me parece digno de una respuesta tuya, el comentario lo hace Claudia, saludos y buen inicio de semana ah y FELIZ NAVIDAD con un rico ponche y su chorrito de tequila, bueno si ya estás en México porque en Madrid no creo que lo encuentres, o quien sabe pues nunca he cruzado el gran charco.

    • Alma Delia Murillo 25/12/2012 a las 4:39 PM · Responder

      Gracias
      Paco, voy a revisar el comentario de Claudia. Un beso

  27. Claudia 28/12/2012 a las 11:12 AM · Responder

    Uff… que texto el tuyo!!!!!
    Este año conocí tus textos, y espero que tengamos muchos más el siguiente… Que sea un año lleno de orgasmos para todos los sentidos…
    Gracias por compartir(te), un abrazo!

  28. Karla Gore 04/01/2013 a las 12:00 PM · Responder

    Sigue siendo de mis historias favoritas!
    Damas de Caza es toda una joyita :D gracias Almita!!

  29. Lector Ávido 15/01/2013 a las 5:58 PM · Responder

    Alma querida:
    Como verás sigi leyendo tus textos y cada día me gustan más. No sé cuándo se cierran los comentarios a ellos, pero espero que este te llegue. A propósito del tema de este texto y de tu cuento, te recomiendo leer en http://www.huffingtonpost.com/2013/01/14/alain-de-botton-how-to-think-more-sex_n_2459070.html?ir=Books una entrevista a Alain de Botton, escritor nacido en Suiza pero radicado en Inglaterra, en relación a su más reciente libro titulado algo así como ” Cómo Pensar más en el Sexo” (traducción mía). Espero te resulte tan interesante como a mí.
    Como siempre, un afectuoso saludo

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm