Sin motivo aparente, sin ninguna prevención, el cuerpo de la amada se ilumina. Canta con la gravedad del sol, bajo el misterio de la luna y la fuerza de atracción del silencio y del mar. Es una cosa extraña, el cuerpo de la amada y su poder trastornador.

Por Alberto Ruy-Sánchez.