El abrazo de los amantes se extiende dentro y fuera del sueño. Es un río sin nombre que cruza intacto los mares visibles e invisibles del deseo.

Por Alberto Ruy-Sánchez.