El deseo forja sueños y recuerdos, sensaciones pasadas y futuras. Les da forma: cuerpo, piel y aliento. Y yo te llevo en mis sueños como si fueras un sueño que me lleva a mí.

Por Alberto Ruy-Sánchez