El poder de una niña

Por: - octubre 24 de 2013 - 0:00
Cacho en Sinembargo, COLUMNAS - 20 comentarios

 

Desde la sierra de Afganistán, sin contacto con la televisión o la cultura de occidente, una niña de 10 años que ha sido entregada en matrimonio a un hombre de 30, se retira la burka (ese velo que cubre de pies a cabeza) y escapa. No sabe a dónde ir, no sabe por qué, pero está convencida de que lo que está sucediendo en su vida es injusto. Nadie le habló jamás de derechos humanos, sin embargo ahora no solamente defiende los suyos, sino los del resto de las niñas que cada año se ven obligadas a entrar en matrimonios infantiles por una cultura misógina que todo lo sustenta en sus principios religiosos.

Tres pequeñas –una de Haití, una de México y una de Bolivia– pelearán una batalla antes de cumplir los 12 años porque están seguras de tener derecho inalienable a ser educadas, a aprender a leer y escribir. Una quiere ser matemática, otra médica, otra quiere ser maestra. Además nadie les aleccionó –algo en su interior les dijo desde muy pequeñas que tienen el poder de decidir su destino– que si sus madres no tuvieron esa opción, ellas la tomarán a costa de lo que sea.

Cada año, millones de niñas en el mundo están reflejadas detrás de casos individuales que surgen en la prensa. Las niñas valientes, inteligentes y decididas. Chicas que han osado rebelarse contra un sistema opresivo que, a pesar de los avances en los derechos de las mujeres adultas, siguen recibiendo mensajes cifrados sobre su condición de inferiores, de objetos sexuales para adultos, de esclavas serviles para familias ricas, de nacidas para servir y no para vivir, para manipular y no para construir.

Delante de mí, una niña de unos seis años se mueve incómoda. Intenta quitarse el velo que le rodea el rostro y el cuello, sonríe porque sabe que está haciendo una travesura, pero sigue intentándolo. Estamos en Indonesia, en la ciudad de Yogijakarta, otrora ciudad hinduista y hoy tomada por los líderes musulmanes. Bajo casi 40 grados centígrados y un sol radiante, ellas deben cubrirse con mangas largas; la cabeza no debe mostrarse, sus cuerpos son impuros, impuros cuando son bellos, impuros cuando desean nadar en las albercas como cualquier niña. Luego sus cuerpos son impuros cuando menstrúan, porque menstruar sigue siendo un tabú monumental que las manda al encierro.

Ella no quiere ese velo, pero su padre, vestido con toda frescura, la mira implacable; la madre, sudorosa también, casi desganada, le quita la mano para que no se desvele. No, no puede descubrirse; su nueva religión le impide ir con la belleza al sol como las niñas de Bali, la isla vecina.

Según el imán de su mezquita, el Profeta estableció las reglas para el comportamiento de las mujeres. En todo el mundo, esta segunda ola ultraconservadora de machismo postmoderno (reflejado a veces por la vía del discurso religioso, a veces por la retórica política para salvar al mundo de su perdición) intenta someter a las niñas de la misma manera en que estuvieron sometidas sus abuelas. Esas que comenzaron poco a poco una revolución silenciosa para acceder al voto, a espacios públicos y sus derechos privados.

El mundo no es de ustedes, parecen decir a las niñas algunos líderes políticos del mundo que pretenden reinstaurar las reglas de virginidad, sumisión y maternidad forzada. Aquí, allá, desde Oaxaca hasta Estambul, desde Camboya hasta Japón. Las he visto fuertes y valientes en Sri Lanka, en Brasil y en Nepal. Ellas tienen voz y es nuestra obligación moral escuchar lo que tienen que decir y compartir sus ideas con las niñas de México.

Porque estas niñas postmodernas no son las mismas que fueron nuestras abuelas. En Indonesia, en Afganistán, México, Perú o Bolivia. Ellas se rebelan contra los estereotipos que les dicen que han de ser buenas y santas, pero a la vez les venden la hiper-sexualización como único acceso a una falsa libertad o las fuerzan a la prostitución como si fueran objetos inanimados útiles a la hipocresía de los dueños del doble discurso. Ellas están descubriendo que sus cuerpos les pertenecen y sus ideas también. Las niñas del mundo poco a poco se sublevan, cuestionan, huyen del maltrato, levantan la voz y no se arredran.

Ellas son el futuro de un mundo verdaderamente diferente. Nunca antes habíamos presenciado una ola de rebelión tan luminosa, tan vigorosa como la del poder de las niñas y adolescentes, para decirnos que el mundo tal como está, no funciona.

Pocas cosas más emocionantes que esta revolución de chicas que afloran aquí y allá, no como un raro milagro, sino como una fuerza social inagotable. Ellas están reclamando un mundo igualitario, el mismo que quieren reconstruir. Son la verdadera revolución porque cuando sean adultas, cuando eduquen a otras y otros, lo harán desde un lugar diferente, porque mirarán el mundo desde un lugar distinto que las habrá tratado con respeto y equidad.

Sus voces las documentamos en todas partes, desde distintos frentes. Aquí, dos de ellos, para inspirarnos y entrar en contacto con esa niña interior que alguna vez supo que la libertad no es negociable. Tus hijas, nuestras hijas, las hijas del mundo han comenzado a levantar la voz.

Aquí Girl Rising:

Aquí Girl Effect:

@lydiacachosi

Leer más sobre este autor

Es periodista y activista.


Publicaciones anteriores de


20 comentarios en "El poder de una niña"

  1. Memo 24/10/2013 a las 12:40 AM · Responder

    Como siempre Lidia, estupendo artículo.

  2. ALICIA 24/10/2013 a las 7:34 AM · Responder

    Que buen reportaje, felicidades lidya, y gracias por preocuparte y difundir sobre las injusticias que viven millones de mujeres y sobre todo las niñas en el mundo.

  3. Teresa 24/10/2013 a las 9:04 AM · Responder

    Lidia te considero una periodista con gran sensibilidad ante los retos de las costumbres establecidas por una sociedad machista. La dominación y el poder del hombre sobre las mujeres. Las niñas son sujetas a patrones de Vidal con el riesgo de repetirlos. Los hombres tienen tanto miedo del poder femenino y de ser rechazado por sus pares,si muestran debilidad o cambio de lo establecido, que perpetúan las costumbres.

  4. Tita García 24/10/2013 a las 9:33 AM · Responder

    ¡Que hermóso y valiente artículo! Todo mi apoyo para tu causa.

  5. Emmanuel 24/10/2013 a las 9:45 AM · Responder

    Excelente artículo, felicidades a ti y a todas esas guerreras por levantar la voz firme, fuerte y claro en pos de un mundo igualitario. Mis respetos y admiración.

  6. Mony 24/10/2013 a las 9:52 AM · Responder

    Excelente reportaje, sigamos en la lucha por la libertad de la mujer a cualquier edad, así como de su búsqueda de su superación educativa, gracias por este reportaje.

  7. guadalupe vázquez 24/10/2013 a las 9:52 AM · Responder

    Excelente articulo, con usted se rompe el tremendo mito “el peor enemigo de una mujer es otra mujer”

  8. eduardo perez 24/10/2013 a las 10:48 AM · Responder

    Me pongo una y Mil veces más con Ud. Lydia; El valor para rescatar, destacr,,,,póngale el Adjetivo a la MUJER en tierra de Misóginos que por siglos !! Ud. hace Historia en el Mundo, pregonado el respeto que le DEBEMOS a cada fémina desde su nacimiento ( y a la madre que dá su vida a cada instante) para abrirse un Espacio Digno en el Mundo cada vez más caótico para arrebatarle su DIGNIDAD!!!

  9. Mirna Contreras 24/10/2013 a las 11:42 AM · Responder

    Es un excelente artículo, como todo lo que haces. Compartirnos las vivencias y experiencias de estas chicas valientes, es una gran labor tuya. Te reitero mi admiración y respeto por ser una mujer valiosa y valiente, eres un gran ejemplo de ser humano.

    Muchas felicidades y gracias mil por compartirnos tus artículos.

  10. Adrian 24/10/2013 a las 12:30 PM · Responder

    Una nueva ola de luz ilumina las mentes y los corazones de los jovenes. De ahora en adelante los gobiernos del mundo tendrán que considerar seriamente estas aspiraciones (educacion, vivienda, salud…) de la hasta ahora silenciosa mayoría, y cambiar sus planes acordemente.

    “La voluntad y la voz del pueblo se convertirán en la luz rectora de todos los países y naciones” – Maitreya, el Instructor del Mundo

  11. Ser 24/10/2013 a las 1:45 PM · Responder

    El Islam es una religión pedófila, en el video vemos a un clérigo afirmando que los musulmanes tienen como modelo a seguir a Mahoma, quien se casó con una niña de 6 años y tuvo relaciones sexuales cuando tenía 9 años. EN los países con mayoría musulmana y donde rigue la Sharía (Ley Religiosa Musulmana) Más de la mitad de los matrimonios con con menores de edad, como Pakistan, Iran, Agfanistan, Yemen, Sudán, etc., http://www.youtube.com/watch?v=9WDNQTRFM6Y
    Recientemente MEMRI lanzó un video de una niña de 11 años que huyó de su casa, porque iba a ser casado con un hombre de más de veinte años y se negó porque quería estudiar y esto le destrozaba sus sueños y relata su historia en un breve video ver http://www.youtube.com/watch?v=-J7_TKgw1To
    Después MEMRI volvió a exhibir un video de la misma niña Yemenita de 11 años, que fue exhibido en la Televisión Libanesa, donde la niña se confronta con un clérigo islámico egipcio en la Televisión, muy interesante, porque el clérigo justifica estos matrimonios.
    Y aquí un video de los Palestinos de Gaza, donde a los terroristas jihadistas, se les regalaron 450 niñas de alrededor de 7 años de edad, en un matrimonio colectivo, niñas casadas con hombres de más de veinte y treita años de edad. Obviamente los izquierdosos ignorantes anti-islarelis, desconocedores de la religión islámica, negaron el evento. Muchas niñas fallecen a consecuencia de traumatismos por el coito, pero allí nadie se fija, porque la religión es lo primero. http://www.youtube.com/watch?v=uZ7CF7KuGmw

  12. Ser 24/10/2013 a las 1:47 PM · Responder

    Me falto el hipervínculo de la niña Yemenita confrontándose con el clérigo egipcio en la TV Libanesa, he aquí el mismo http://www.youtube.com/watch?v=lXespwyiefY

    • Ser 27/10/2013 a las 3:50 AM · Responder

      Ya hay una traducción al español del video de la Niña Yemeita de 11 años que se escapo de su familia porque la habían comprado para casarla con un adulto de 26 años
      http://www.youtube.com/watch?v=bAfZ987cIjw
      Otro video de MEMRI de niñas abandonadas en Yemen con varios hijos y sin nadie que las mantenga
      http://www.youtube.com/watch?v=06SbYb9NwAQ

    • Ser 28/10/2013 a las 4:57 PM · Responder

      El video de la niña Yemenita Nada Al-Ahdal, de 11 años, tuvo resonancia mundial. MEMRI sacó recientemente un video de una entrevista que le hicieron a ella y a su tío, la estación de radio estaunidense Sawa, donde ambos la niña y su tío, mencionan que han recibido amenazas de muerte de grupos islámistas, quienes quieren silenciar el caso que ha llevado el caso a cambiar la legislación del país Yemenita. Igualmente que a Malala, la niña recibió amenzas de muerte, porque para los fanáticos islamistas ligados a la Hermandad Musulamana, es una violación a lo establecido en la Sharía (Ley Religiosa Musulmanba) y como se menciona en estos textos sagrados quién violente lo establecido en dichas leyes debe morir. Ver
      http://www.youtube.com/watch?v=RdsT_R3CDUU

  13. Clemente 24/10/2013 a las 9:25 PM · Responder

    Luciano si no demuestras lo que dices, eres un verdadero cobarde. Creo que requieres ayuda profesional tu madre, lo sabe y debe de estar angustiada. Debe ser muy desagradable traer un hijo como tú, al mundo.

  14. Mirella 25/10/2013 a las 12:16 AM · Responder

    Luciano..como chingas…vete con tu papi Quique.

  15. Jesús E. Silva 25/10/2013 a las 3:14 PM · Responder

    Mi querida Lydia:
    Me quedé con un nudo en la garganta al leer tu artículo, pero por desgracia, mucho nos lamentamos quienes ahora te leímos, pero debemos pensar lo que dice aquel dicho mexicano, o no sé si sea mexicano, pero desde que recuerdo, siempre lo he escuchado “El buen juez por su casa empieza”. Pienso que es terriblemente triste saber que hay quienes tratan a las mujeres de manera distinta a como tratan a los hombres, pero en México por desgracia, no podemos sentirnos satisfechos de nuestro trato hacia las mujeres, pues desde que nacen, las etiquetamos de alguna manera; algunos padres hasta dicen: “Fue niña y yo quería un hombrecito”. Ya desde ahí nos damos cuenta de nuestra pobreza mental.
    Yo en lo personal creo que las mujeres son la esperanza de la humanidad, por su sensibilidad, su visión de la vida, su ternura y por muchas cosas más y, nuestra lucha tiene que ser para que todas sean iguales en derechos y prerrogativas, en comparación a los hombres. Ahora bien, este artículo tuyo, me confirma que mi esperanza tiene muy buenos fundamentos.
    Un abrazo.

  16. Jazz Amstrong 25/10/2013 a las 4:48 PM · Responder

    Viejo, tienes problemas, creo que cada artículo de Lydia te esfuerzas en tratar de criticarlo, pero realmente tus intentos son baratos. Quitas espacio a los comentarios interesantes.
    Coincido con Clemente, ya llegalé.

  17. Pisito 13 26/10/2013 a las 7:36 AM · Responder

    Mira, en Mexico también pasa esto, las niñas compradas y vendidas;

    http://m.youtube.com/watch?v=vciqFj9Kngg&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DvciqFj9Kngg

  18. Iza 26/10/2013 a las 11:21 PM · Responder

    Lydia muchas gracias por dignificarnos siempre con tu trabajo, entrega y valentía. Todos mis respetos y admiración para tí.

Deja un comentario

comm comm comm