Recientemente se ha desatado una polémica curiosa porque se advierte que la autoridad electoral y, concretamente, la legislación electoral ha prohibido los debates de precandidatos y de candidatos ante los medios de comunicación. Joaquín López Dóriga quería invitar a un grupo de aspirantes justamente para que debatieran sobre sus propuestas y sus ideas, y de golpe, él lo contó públicamente, le cayó una carta de la CIRT advirtiéndole que podría estar cayendo en un ilícito.

Por Ricardo Raphael