A tientas, entre las marcas de la luz sobre sus cuerpos, los amantes aprenden a leer y a escribir sus secretos. En el ritual de escribirse así descubren que amarse es también decirlo.

Por Alberto Ruy-Sánchez.