Los amantes se habitan de maneras felizmente inesperadas.
Y entre la materialidad del cuerpo y los fantasmas del deseo fluye el río que los une, que los lleva y que son, cada noche, en todas sus visiones y en sus movimientos.

Por Alberto Ruy-Sánchez.