Reforma educativa: garantía de crisis económica

 

“Es que son unos huevones”, le escuché decir hace unos meses a un hotelero mexicano respecto a los profesores que se manifestaban en contra de la reforma educativa. No sé si piense lo mismo ahora.

Y digo no sé, porque tal vez nuestro querido hotelero ya se dio cuenta (justo la semana pasada, al llevar a sus huercos al colegio) de que prácticamente ya no habrá vacaciones de verano. Eso: se dio cuenta de que su negocio está a punto de quebrar porque una reducción en el turismo interno será, precisamente, el tiro de gracia que acompañe a la reducción del turismo extranjero que ya causó la guerra contra el narco.

¿Pensaron en eso en la Secretaría? ¿Pensaba en eso Claudio X. González al defender la reforma educativa en días pasados? ¿Pensaron en eso los transportistas, restauranteros y demás comerciantes que viven del turismo? Parece que no. Lo peor del caso es que las consecuencias económicas no sólo afectarán al turismo sino a muchos otros ámbitos productivos y, para más inri, también bajará el nivel educativo. Ya lo vimos en España.

La experiencia de la madre patria (o de la patria que se dio en la madre)

Cuando la Unión Europea propuso su “economía del conocimiento” para la Agenda de Lisboa en el 2000, a todos les pareció maravilloso. Ya se sabe, los europeos tienen ese complejito de creerse la cuna de la civilización: “Sí”, dijeron, “tengamos muchos más egresados de maestría, muchos más doctores en ciencias, somos Europa”. Lo que no pensaron fue en crear una estructura económica que les diera un trabajo adecuado a estos egresados.

Seguramente usted los ha visto, deambulan por nuestras ciudades turísticas con su mochilita. Y no es que sean huevones, simplemente están deprimidos. Porque después de estudiar más de 20 años para doctorarse en Óptica Cuántica y soñar que hacían Física de punta, el único trabajo que les ofrecieron en España fue de profesor en una secundaria en lugares cosmopolitas como Villahedionda. Peor aún, los egresados también se dieron cuenta de que cualquier albañil marroquí ganaba más que ellos.

Entonces vinieron las protestas. España instauró la remuneración a los desempleados, “el paro”, para darles tiempo de conseguir un trabajo a la altura de sus sueños. Este trabajo no llegó. La banda se dio cuenta de que era más costo-efectivo estar desempleado y cobrar el “paro” que aceptar una chamba mediocre. La pequeña y mediana empresa española, que no contrató inmigrantes de forma ilegal, se fue a la quiebra. Creció el racismo. Se quisieron ver muy legalistas y atacaron durísimo al comercio informal. El gobierno español también se fue a la quiebra. Aumentó aún más el racismo. Disminuyó el nivel académico, tal vez, para que los estudiantes no se hicieran tantas ilusiones. La banda siguió sin jale y, hoy día, más 1 de cada 4 personas está desempleada en España y, en algunas regiones, más del 40% de la población económicamente activa.

En México aún no llegamos al ocho por ciento (sí, las cifras pueden estar maquilladas aquí en México, pero también en España).

¿Pasa algo similar cuando se exige certificado de preparatoria para ser chofer?

La cajera erudita y el migrante

A mí no me ha sucedido, pero tal vez a usted sí. Llegar al súper con Pedro Páramo bajo el brazo y que la joven cajera le comente que es un buen libro, pero que ella prefiere la poesía de Paz. Preguntarle al dependiente por qué la botella de cloro es en realidad hipoclorito de sodio y que me explique que el cloro en estado puro es un gas venenoso. O que el repartidor de garrafones me recuerde cómo resolver un binomio de Newton.

En teoría, estas tres escenas deberían de ser comunes o, por lo menos, posibles. ¿Por qué? Porque si son jóvenes, de unos 19 años, estos tres tipos de trabajadores “acaban de ver” en la escuela dichos temas. Pero no sucede. Y si uno pregunta, cosa que sí he hecho, tampoco lo saben. Es decir, exigir certificado de preparatoria para puestos de uno a tres salarios mínimos parece no haber contribuido en trabajadores más cultos y capaces que cuando sólo se exigía la primaria o, incluso, cuando sólo se exigía saber leer y escribir.

¿Por qué? Se me ocurren dos razones: 1) no a todos nos gusta estudiar y 2) estudiar tantos años genera sueños que en México, como en España, no se pueden cumplir. Así, se genera una bola de nieve de frustraciones. Los egresados de preparatoria exigen su lugar en la universidad, la universidad pública no tiene lugar para tantos. Los licenciados e ingenieros exigen un trabajo adecuado y, sorpresa, se encuentran con que ganarán de dos a cuatro salarios mínimos (menos que un buen mesero o un taxista).

Aquellos que atisban eso de antemano y tienen a un narco de confianza, como mencionaba en el artículo anterior, le entran al negocio. Los que no tienen a un narco de confianza pero sí un pariente en el tianguis, al comercio informal (pero, maravilla, ahora el Gobierno Federal, como antes el español, también quiere atacar este tipo de actividad económica). Y el que es bueno para algún oficio (y es malo para la siempre rebuscada contabilidad fiscal o tiene un pariente en el Gabacho), migra a los Estados Unidos.

Eso. México tiene un bono poblacional que no está aprovechando. Pues buena parte de su población económicamente activa está perdiendo el tiempo en preparatorias y universidades mediocres, se une al comercio informal o ilegal, o migra a dónde sí hay oportunidades laborales para sus capacidades (sin restricciones absurdas como el kínder y la preparatoria obligatorios).

Qué bueno que la Secretaría quiera que todos los mexicanos se sepan la tabla periódica de memoria, que conozcan cada uno de los organelos celulares y sus funciones, que hayan leído a Rulfo y a Paz. Es maravilloso. Pero la República de Sabios es el sueño de un ñoño que cree que todos son a su condición. Y no, no todos los seres humanos somos iguales ni deseamos lo mismo. Para que un país tenga una sociedad y una economía sanas, tiene que tener una legislación que permita a sus ciudadanos desarrollar sus capacidades.

Esto es precisamente, más allá de su golpe al turismo interno, lo que imposibilita la reforma educativa. ¿O qué, usted no tiene un pariente que estudió hasta segundo de primaria y se hizo rico?

Extra: Eduardo Antonio Parra acaba de publicar su último libro de cuentos, Desterrados, y sí, aquí Parra se consolida como el mejor cuentista mexicano vivo.


Leer más sobre este autor

Estudió Física pero se decantó por la todología no especializada. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte y sus últimos libros publicados son El alivio de los ahogados e Indio borrado. Se le considera el autor del cuento más corto en español: El emigrante -¿Olvida usted algo? -Ojalá.


Publicaciones anteriores de


39 comentarios en "Reforma educativa: garantía de crisis económica"

  1. Carlos Lozano 28/08/2013 a las 9:00 AM · Responder

    ¿Entonces la solución para la economía mexicana es mantener y fomentar la mediocridad de la población?, ello sólo provocaría una polarización económica aún mayor… esta me parece una opinión de conformismo, de alguién que seguramente tiene la facilidad de decir “las cosas son mejor así”, porque esta tranquilamente escribiendo palabras que valen más que un mes de trabajo de un obrero.

    La movilidad social no es la principal causa de quiebra de España, si fuese así habría muchos paises quebrados por la misma razón, lo cual es falso.

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:17 PM · Responder

      Muchas gracias, Carlos, por su lectura y comentario. Le respondo: 1. No, la alternativa no es la mediocridad; pero la reforma difícilmente mejorará el nivel académico, para eso hay algo más sencillo: quitar el lineamiento que imposibilita (desde Fox, para mejorar los números ante los organismos internacionales) a los maestros reprobar alumnos. 2. No cobro un peso por esta columna, gracias por sus buenos deseos pero es pro bono. 3. ¿Cuál movilidad social en España?

      • Román López Sandoval 28/08/2013 a las 8:18 PM · Responder

        Estimado Lusi Felipe Lomeli

        Coincido completamente contigo. No todas las personas nacieron
        Para realizar un doctorado y uno debería ser más selectivo.

        • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:01 PM · Responder

          Muchas gracias, Román. Exacto. Estudiar es una decisión, un derecho de todos, una oportunidad para todos, no una obligación que imposibilite el desarrollo de las propias habilidades.

    • RompevidriosObradorSoy132 28/08/2013 a las 6:20 PM · Responder

      Los profes no son huevones, son solo pateticos que es distinto y lo voy a explicar:

      Conocemos una dentista del IMSS con muchos años de trabajo, llega puntualmente a su chamba, cumple con las constulas e inclusive carga con las consultas de otros colegas huevones y la gente persive su trabajo como aceptale… PERO……

      resulta que la doctora aprovechando que tiene base y no la pueden correr pues tiene unos 20 AÑOS!! que no toca un libro para actualizarse……

      tiene 20 años!! que no va a algun curso de por ejemplo protesis MODERNAS y darla asi a sus pacientes opciones no tan viejas…

      la bronca es.. si ya tines alumnos que nacieron con computadoras en la mano y tienes profesores que No SABEN usar ni el celular pues pedagogicamente por eso los alumnos en la mayoria de las clases tiene el profe contra la pared..

      “los maistros si quieren examenes no se oponen”

      TRAMPA : quieren ellos hacer SUS examenes, aplicarselos a si mismos, calificarse ellos solitos y ASIGNAR plazas deacuerdo a su grotesca evaluacion..

      En dos meses presento un examen tecnico de soldadura , ojala me dejen a mi elaborar el examen, a mi calificarme por que soi progresito y ademas indito soy indefenso…

      • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:08 PM · Responder

        Muchas gracias, don RompevidriosObradorSoy132, por su lectura y comentario. Efectivamente, los estímulos errados generan conductas convenencieras y conformistas, aquí y en China (y en Alemania, Suecia, Togo o Angola). Ahí están de ejemplo nuestros “plurinominales” que no son “evaluados” o elegidos directamente por el voto sino que aseguran su hueso por votación proporcional (y si no se los dan en un partido, se cambian a otro, ¿cierto?).
        Por otro lado, así como existen médicos, o doctoras, como usted señala -y existen en todos los ámbitos-, también existen cientos de maestros que se preparan, que estudian posgrados, que están actualizándose constantemente. La cuestión que señalo no es la evaluación de los proresores, ése gallito de batalla que usan los medios para hacerlos parecer como la doctora que usted señala. Lo que señalo es la ilusión en un modelo que ha mostrado su fracaso.

    • drakodc 25/09/2013 a las 11:50 PM · Responder

      Carlos Lozano, ¿Sabes qué es la fuga de cerebros? ¿Sabes cuantos recursos humanos se están generando en México a través de los posgrados? ¿Sabes a cuantos de esos recursos humanos se les contrata en puestos aptos para ellos? ¿Sabes lo que le cuesta a un posgraduado encontrar empleo? ¿Sabes hasta por cuanto acepta un posgraduado un salario?

  2. Horacio Cano Camacho 28/08/2013 a las 11:03 AM · Responder

    ¿Por que la susodicha reforma educativa no servirá para nada? Por que solo es maquillaje y una suerte de gatopardismo: Cambiar para que nada cambie… Coincido con LFL, una verdadera reforma pasa por transformar a la sociedad completa, incluyendo por supuesto, la planta productiva, los medios de comunicación, etc. Y esos seguirán igual o peor. Se les va a dar un negocio jugoso (el petróleo) para que no tengan que crear ni innovar en nada, mas que formas de hacer hoyos y poner popotes más largos para sacar la riqueza nacional.
    Alguna ocasión fui a Cuba como “asesor” de un grupo de empresarios que buscaban hacer negocios en la Isla, en cosas de agroindustrias y biotecnología. La verdad lo que querían (allá lo descubrí) era contratar técnicos cubanos… Cuando les expliqué que lo que proponían los isleños lo podíamos hacer en Michoacán, incluso mejor, me respondieron que eso significaría pagar más a los egresados de nuestras maestrías y doctorados, mientras los cubanos se contentaban con tres mil pesos…
    Deberiamos reformar a los políticos y empresarios, ese sería un buen principio.

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:18 PM · Responder

      Exactamente, don Horacio. Gracias por compartir la anécdota.

  3. BMRL 28/08/2013 a las 11:11 AM · Responder

    Bacron! El ultimo premio nobel fue para cosas de Optica Cuantica! ^.^

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:20 PM · Responder

      Enhorabuena. Le vienen buenos años al gremio.

  4. antonio 28/08/2013 a las 12:05 PM · Responder

    ¡Es la economía, idiota!. Mientras la economía siga estancada, no importa si somos una bola de analfabetas o una bola de eruditos, el desempleo seguirá subiendo y la economía informal aumentara. Creo que te falta un doctorado en economía para entender el problema.

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:22 PM · Responder

      Exactamente a eso me refiero, Antonio, a la economía. Gracias por la lectura, comentario y la muy atinada cita de Bill.

  5. esteban 28/08/2013 a las 12:19 PM · Responder

    yo fui de los estudiantes que aprendio como el perico, y que aprendio cosas que evidentemente es cultura , pero que no te sirve para comer, fui de los que cosas que aprendio en la universidad te sirven para maldita la cosa, o ve que en las empresas te piden preparatoria para empacar, o trabajos que no te exigen pensar, y veo tambien que en las escuelas siguen en las mismas, con los mismos maestros, que les ensañan a pericos solo a repetir , nunca a pensar, no te enseñan no solo computacion o pollito ckicken, gallina hen, no desarrollan modelos educativos acorde con la epoca ni con las necesidades de la sociedad, ni ven mas alla de sus intereses, ¿y como cambiar a los maestros, a los alumnos, a los padres de familia, a las autoridades? a que esto ya no funciona si nosotros mismos no funcionamos.

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:27 PM · Responder

      Muchas gracias, Esteban, por su lectura y comentario. Efectivamente el problema es mucho más complejo, lo triste es que hay gente que cree en la varita mágica de un chivo expiatorio y un plumazo.

  6. Iza 28/08/2013 a las 12:20 PM · Responder

    Creo que Eduardo Antonio Parra se refiere a que en México no se le da cabida a que la gente sea lo que quiere ser y a que haga lo que le gusta, sino sólo a generar obreros y gente frustrada porque aquí el talento no se aprovecha, se desperdicia como se desperdició a Mario Molina, premio nóbel de Química sólo empleándolo para entregar reconocimientos, por lo que migró a Estados Unidos y ahí sí tiene trabajo y sus conocimientos son aprovechados.

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:43 PM · Responder

      Exactamente, Iza. Grave por su lectura y comentario.

  7. Iza 28/08/2013 a las 12:21 PM · Responder

    Corrijo, Luis Felipe Lomelí se refiere a…

  8. Ed Tellez 28/08/2013 a las 12:40 PM · Responder

    Un poco de evidencia para sustentar sus dichos no estaría mal. Comienza con una aseveración medio sacada de la manga, tramposona porque no la sustenta con claridad, y se sigue con una verborrea inconexa y ramplona. Sr. Lomelí, qué no tiene un doctorado en filosofía? Digo, como para que pueda argumentar coherentemente! Aparte, mejor dedíquese a la filosofía, porque de economía política simplemente no aparenta saber el mínimo. Será por su mediocre educación que sí le da como para publicar artículos sin sentido?

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:49 PM · Responder

      Muchas gracias, Ed, por su lectura y comentario. Lamento que no haya quedado claro el artículo. Coincido en que las evidencias no vendrían mal pero confío en que usted también puede encontrar los índices referentes a España y a la Agenda de Lisboa.

  9. Nubia 28/08/2013 a las 2:36 PM · Responder

    Felicidades Luis Felipe……me gusto su artículo

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 5:33 PM · Responder

      Muchas gracias, Nubia.

  10. Ceviche de Cochito 28/08/2013 a las 3:28 PM · Responder

    Sr. LAmelí, dedíquese a hacer lo que sabe, historias cortas. Es usted un tarugo al creer que la salvación es vivir en la ignorancia; por supuesto que debe ser la base legible, la educación. Mejor escriba cosas para fomentar en qué aprovechar la poquita materia gris que nos puede compartir, dedíquese a divulgar el por qué los “cientificos” generan ciencia básica y no tecnología aplicada, a veces, poco es suficiente para “mamar” de la chichi del estado, becado. “¿Olvida usted algo?- Ojalá”

    • Luis Felipe Lomelí 28/08/2013 a las 6:01 PM · Responder

      Muchas gracias, Ceviche de Cochito, por su lectura y comentarios: cuantimás porque ha leído usted más de un texto de mi autoría. Lamento que haya quedado más clara la nota biográfica que el artículo. Por descontado, y como le comenté a Carlos arriba, no creo que la ignorancia sea la salvación. ¿Usted cree que tener más tiempo a los estudiantes en el aula lo es? Platíquenos por qué.

  11. Rocio Muñoz 28/08/2013 a las 5:59 PM · Responder

    Totalmente de acuerdo. Ironía que la preparación académica sea un método de exclusión social y laboral. Tu artículo me recuerda a una serie de reportajes que salió en el diario de El Pais: Pre-Parados. Tal vez lo recuerdes. Experiencias frustrantes. Saludos.

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:10 PM · Responder

      Oh sí. Bien que lo recuerdo. Muchas gracias por compartirlo, Rocío. Un abrazo.

  12. Cormorán 28/08/2013 a las 6:42 PM · Responder

    Ni siquiera los dedos de la mano son iguales. Hay gente que disfrutará el aprender, ira a la Universidad, tener y dedicarse a su profesión y los habrá que prefieran el comercio, lo único que necesitan es saber leer y sumar y harán mucho más dinero que el profesionista, y de éstos, hay muchos ejemplos. Hay muchos que pudiendo hacer otra cosa, dedican su vida a servir aunque su sueldo sea una miseria: bomberos, enfermeras, maestros. Partiendo de ésa pluralidad, es una soberana estupidez que el gobierno asuma actitudes paternalistas y quiera que todos tengan estudios universitarios. Volteen a ver a Cuba: todos estudiaron y ninguno tiene trabajo. Tal vez sea el único lugar del mundo donde las prostitutas que venden su cuerpo por unos cuantos dólares, tienen títulos universitarios.

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:12 PM · Responder

      Muchísimas gracias, Cormorán, por su lectura y comentario. Precisamente, el estado debe promover esta pluralidad de opciones. Sin ir a Cuba, acá mismo podemos ver las diferencias de ingreso entre un tornero y un licenciado recién graduado, entre un buen dibujante y un ingeniero de línea… por no hablar de memeleras, taqueros y taxistas.

  13. N Castillo 28/08/2013 a las 8:51 PM · Responder

    Me encantó tu columna L. F. Lomelí y felicidades por la paciencia con que respondes los comentarios de los lectores, yo soy una pecadora capital por la ira y aparte llegué tarde a la repartición de la paciencia. Saludos desde Tamaulipas donde el desempleo a la alta y la informalidad a la baja, si, a la baja porque aparte de los impuestos del gobierno pagamos los de los ‘otros’ y pues, a dos fuegos quien sobrevive? aparte díganme, que le respondemos a los jóvenes cuando preguntan y con razón ¿para que me sirve un titulo?.

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:16 PM · Responder

      Exactamente, N Castillo. Para quien gusta de estudiar, la recompensa es el estudio mismo. Pero las universidades no son centros de capacitación empresarial ni institutos tecnológicos, son universidades. Otra pregunta: ¿a quién le conviene retrasar el ingreso de los jóvenes a la actividad productiva? ¿A los bancos extranjeros que son dueños de las afores, los mismos que quebraron en 2009?

  14. Gina 29/08/2013 a las 12:17 AM · Responder

    Muy buena columna, estoy de acuerdo en que el problema no es la educación

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:17 PM · Responder

      Muchas gracias, Gina.

  15. David 29/08/2013 a las 12:34 AM · Responder

    Coincido de varias formas con algunas partes del texto. Estudio en una escuela que pertenece al sistema del Suneo, en Oaxaca…. donde la gente está mas enojada con los maestros.. su lema es dar educación de calidad y los que logran terminar pasamos prácticamente todo el día en las instalaciones. Como no hay muchas escuelas de este tipo la gente no se da cuenta que implicaciones hay subir “el estándar” en la calidad de la educación… salimos preparados teóricamente, pero solo egresan 15 de grupos de 40… todos salen precisamente por que no todos tiene vocación para estudiar así. Los que concluyen no tiene trabajo asegurado, hay que apañarse en el servicio social, buscarle. Un alto grado de educación no asegura un salario alto ni mejores condiciones de vida. Tengo un amigo italiano de sesenta años que me cuenta lo mismo a su manera, su país creo profesionistas de más, que ahora no pueden encontrar trabajo… le parece curioso que acá las personas paguen barato un carpintero, siempre dice que allá es tan escasa la producción artesanal (en el sentido de no ser prefabricada, como las cocinas integrales) que fácilmente un buen carpintero mexicano ganaría más que un abogado… y muchos ejemplos parecidos que a mí antes se me hacían absurdos… ahora veo que en partes tiene razón… muchos obreros educados al final compiten, pero eso no asegura ganar mas…. ni siquiera el hecho de mandar más tiempo a alguien a la escuela lo hace más inteligente… estas reformas que se están promoviendo tienen otra finalidad… y no coincide para nada con la que anuncian en cada comercial que sacan… y sí… todo al final tiene que ver con la economía del país

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:19 PM · Responder

      Muchísimas gracias, David. Un abrazo.

  16. Octavio 29/08/2013 a las 12:43 AM · Responder

    Hola, me gusto mucho tu articulo aunque note que hubo bastantes personas que no entienden el punto y que incluso lo que escribes es corto para cubrir vagamente más de lo que sucede, no se si seas físico pero yo si, por lo que tengo cierto acercamiento por eso mundo medio ñoño y por eso veo que no solo pasan esas cosas en España; un ejemplo, las maestrías y doctorados en la unam están están por decir en picos históricos y existe una problemática que comentan los propios académicos, no hay espacios para ellos, y es grave considerando lo ridículamente pequeño que son en numero comparados a la cantidad poblacional del país, en fin solo es una de las ridiculas cosas que pasan en este país; y también tienes razón en lo que dices en un inicio sobre la contradicción del turismo y mas cuando el querido presidente quiere hacer de México una potencia turística (que yo interpreto como que todos seamos camareros o empleados de cocina), en fin hay mucho que decir, saludos.

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:22 PM · Responder

      Muchísimas gracias, Octavio. Y sí, en ciencias, en la UNAM, sucede algo similar. La universidad no se da abasto para abrir las plazas necesarias y los nuevos egresados tampoco tienen cabida en la industria mexicana ni otras universidades. Sé que se está cabildeando el asunto de los eméritos para liberar las plazas pero la verdad aún no entiendo del todo cómo va el proceso.

  17. Guiomar 29/08/2013 a las 9:52 AM · Responder

    Totalmente de acuerdo. Pero creo que nos falta analizar dos aspectos importantes en la reforma:
    1. Tenemos que e aprender desde niños a hacer “horas nalga”. No importa que no aprendan, no importa que no aprovechen. Lo que importa es que se “vea” que están sentados y no haraganeando. Importante lección para la vida. “No seas productivo”, lo importante es que pases muchas horas sin hacer nada pero que se te vea.

    2. Tenemos que aprender desde niños que no podemos hacer nada si no nos dirigen, si no hay una autoridad que nos diga qué hacer. Otro gran aprendizaje para la vida: el borreguismo. Fin al juego libre, a que los niños dediquen su tiempo a jugar por si mismos. Y se olvidan de que jugando se aprende. Los niños aprenden cuando juegan a organizarse, a trabajar en equipo, a buscar fortalezas y debilidades, a imitar a los adultos y sus trabajos,… Y entonces, les quitamos esa posibilidad de aprendizaje para la vida… Y luego nos sorprendemos de tener trabajadadores que no saben pensar en el colectivo, que no son solidarios,…

    Por último te comento que la crisis en España tiene muchos orígenes. Yo particularmente, (nacida y educada en España) creo que los españoles pecamos de no querer hacer trabajos manuales. Las reformas educativas en las que yo me eduqué menospreciaron los oficios y el trabajo manual. Así que ahora es mucho más fácil encontar un buen ingeniero que un buen albañil. Por eso cobran más los albañiles: es la ley de la oferta y la demanda. ¿Dónde quedaron las escuelas de formación profesional? ¿el aprendizaje de oficios? Y en México vamos por el mismo camino. No formamos caminoneros, ni albañiles, ni carpinteros, ni sastres,… No todos podemos ser doctores en ciencias. Tampoco creo que a todos les guste serlo. Y tampoco creo que los doctores en ciencias tengamos que ganar más que los carpinteros porque tengamos más formación académica. Todos tendríamos que poder tener un trabajo digno, que nos dignificara como seres humanos, haciendo lo que disfrutamos y hacemos bien. Avanzaríamos mucho en México si enseñáramos a amar el trabajo y no a hacer horas nalga y que el que se porta mal tiene premio (la suspensiónnde no ir a la escuela, es un premio).

    • Luis Felipe Lomelí 29/08/2013 a las 12:30 PM · Responder

      Totalmente de acuerdo, Guiomar. En todo. Efectivamente hay un componente cultural, digamos “platónico” por no decirle más feo, aquí y allá: el menosprecio por el trabajo físico y manual, la vana-gloria por el trabajo académico. Para colmo, los períodos históricos que han impulsado la técnica y la ingeniería coinciden también, aquí y allá, con los demonios de nuestras historias: quitar a los “científicos” de Porfirio Díaz e instalar el Ateneo. Que estuvo muy bien, que dio grandes pensadores, pero estuvo bien porque Calles también impulsó las escuelas técnicas.

  18. Fernando 29/08/2013 a las 5:40 PM · Responder

    De acuerdo en que por sí sola, la reforma educativa no será la solución a los problemas que enfrenta nuestra sociedad y nuestro país. Pero es obvio que no podemos esperar mejores resultados haciendo lo mismo. No se puede generalizar el desempeño del magisterio pero lamentablemente un gran número de profesores no tienen los conocimientos ni las habilidades para desempeñar su función,

    Desconozco a fondo todos y cada uno de los cambios que se pretenden realizar con dicha reforma y no creo que se estén realizando con el único propósito de fastidiar a los maestros. Quienes por cierto debiesen cumplir con todas sus obligaciones como lo hace cualquier otro trabajador. No hay razón alguna para que sigan existiendo beneficios tan “groseros” como el heredar su plaza.

    La reforma educativa solo debe ser el primer paso de una larga serie de cambios y reformas que deben aplicarse en todos los ámbitos que atañen a nuestra sociedad y la economía de nuestro país. Las movilizaciones, manifestaciones y el derecho de huelga de todo grupo de trabajadores debe ser respetado e incluso apoyado, siempre y cuando se realicen en forma pacifica, con apertura al diálogo
    y tratando de lesionar lo menos posible el derecho de los demás. Cuando un grupo se “aferra” a su verdad, tratando de imponer su bienestar individual afectando el bien de la comunidad y lo hace con violencia causando daños a terceros, entonces deben ser considerados como grupos vandálicos y tratados con toda la fuerza de la ley.

Deja un comentario

SinEmbargo no está obligado a publicar todos los comentarios. Eliminará aquellos que no contribuyan al debate porque discriminan, humillan, incitan al odio, no respetan la diversidad y la divergencia o son simplemente ofensas. Todos queremos debatir, expresarnos con libertad y leer puntos de vista. Se puede hacer, sin romper estas mínimas reglas. No nos asustan las "malas palabras".

comm comm comm