En quien se ama se descubre de pronto al mundo
y en esa persona amanece y anochece, llueve y arden los bosques, los lagos, las colinas. Y algo más, que siempre sorprende.

Por Alberto Ruy-Sánchez.