El balance de los primeros días de gobierno de Enrique Peña Nieto merece ser realizado con toda puntualidad, sobre todo revisando aquellas variables que han hecho posible una entrada fuerte, una impronta interesante, por decir lo menos, en estas primeras semanas.

Por Ricardo Raphael