Los amantes que se miran dormir se ven poseídos por el deseo de besarse hasta en sueños. Y algunos lo logran. O sueñan que lo hicieron.

Por Alberto Ruy-Sánchez.