Algunos árboles, como el abedul, son símbolos mitológicos en las regiones donde crecen. Pero también se convierten en poderosos mensajeros entre los enamorados. Símbolos del deseo y de las fuerzas tremendas que el deseo despierta en los humanos.

Por Alberto Ruy-Sánchez