Hace una semana, Jesús Silva-Herzog Márquez escribió un artículo en donde advierte que el diario en el cual publica, ‘Reforma’, está encarando mal la crisis que en general enfrenta la prensa escrita en México y en el mundo. Lo cierto es que el problema no tiene solución sencilla, sin embargo, no hay mejor forma de encararlo, que entender bien lo que están atravesando los medios. Para resolverlo, se necesitan individuos más cercanos a los medios, más involucrados, más empáticos, más interesados en eso que no es fundamental solamente para su propia cuenta de cheques, sino fundamental para la democracia. Si la sociedad, si los intelectuales, los académicos,  no atienden el drama que están viviendo los medios, pronto la democracia estará perdiendo un aliado fundamental.

Por Ricardo Raphael.