Espero no ser el único preocupado por el ánimo de linchamiento que recorre por lo pronto la ciudad capital de la República. No voy a discutir lo obvio, los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación han llevado a los capitalinos a un lugar que se encuentra más allá de su experiencia. Y mire que los capitalinos están acostumbrados a las marchas, pero en efecto, nunca nos habían cerrado el aeropuerto, nunca habían expulsado a los legisladores para que hicieran su trabajo fuera de los espacios legislativos, nunca se había planteado mover el Informe del Presidente por razones distintas a las que el Presidente mismo hubiera fijado. Nos están llevando más allá de la experiencia, y eso desde luego enoja.

Por Ricardo Raphael