La prostitución como alternativa juvenil

Por: - octubre 31 de 2013 - 7:14
Cacho en Sinembargo, COLUMNAS - 13 comentarios

 

En la isla de Bali, Indonesia, luego de dar una conferencia, una joven reportera se acerca a mí. Las redes de explotación sexual de niñas y adolescentes en su país son manejadas por menores de 20 años. Tiene información, pero ignora cómo adentrarse a investigar lo que a simple vista es un fenómeno aislado pero en realidad demuestra que la industria del sexo comercial ha logrado crear una cultura de normalización de la explotación sexual y la pornografía.

Una joven de 17 años fuma y se expresa como una experimentada madrota. “Chimoy” fue entrevistada hace unos días por Margie Mason, reportera de AP, en Bandung, Indonesia. La joven relata cómo a los 14 años, la hermana mayor de su novio la invitó a prostituirse prometiéndole mucho dinero rápido. La chica no se atrevió, sin embargo consiguió a unas amiguitas que tenían serias dificultades económicas y comenzó a llevarlas con su cuñada que funcionaba como enganchadora y explotadora. Con los años, Chimoy fue con algunos clientes, pero en realidad descubrió que el verdadero negocio no está en prostituirse a sí misma sino en llevar a otras a entrar en la industria sexual.

Por eso la joven, antes de cumplir los 18 años, se ha convertido en una de las cientos de “madrotas” jóvenes en este país de Asia Pacífico que consta de 17,508 islas donde habitan 237 millones de personas. Este hermoso tejido de archipiélagos contiene a la mayor población musulmana del mundo (86.1%) con su conservadurismo y represión hacia las mujeres, con sus rezos cinco veces al día y sus cientos de rituales religiosos. Este lugar tiene 300 etnias diferentes. Con una riqueza natural insuperable, se precia de su multiculturalidad y tolerancia a la diversidad religiosa.

Es en este contexto en que, según la ONU, 3.2 millones de niñas, niños y jóvenes entre 10 y 17 años son explotados cada año dentro del país. La normalización de diversas formas de esclavitud como estrategias de mejora económica ha permitido que las autoridades educativas de ese país hayan firmado convenios con empresarios que reclutan a menores de 16 años en las escuelas para llevarles como “practicantes” a trabajar gratuitamente en la industria pesquera. Los índices de matrimonios forzados siguen siendo tan elevados que les arrebatan a las niñas la posibilidad de tomar decisiones sobre el amor y el erotismo.

Las cifras oficiales del gobierno indonesio reconocen que cada año entre 40 mil y 70 mil niñas son explotadas sexualmente en sitios turísticos para alimentar la industria del turismo sexual de adultos extranjeros. Esto sucede en las islas de Batam, Karimum, Bali y Riau. Las organizaciones civiles se enfrentan a un reto monumental cuando son las y los jóvenes quienes manejan las redes de explotación sexual. Aunque jóvenes como “Chimoy” aseguran que detrás de ellas no hay adultos, lo cierto es que el 90% de los clientes de estas niñas y adolescentes tienen más de 25 años. Es decir, es una industria que ha encontrado su propulsión gracias a la demanda de sexo con adolescentes. En la mayoría de casos son hombres jóvenes quienes enganchan a las chicas, como en el caso de “Chimoy”, para que luego alguna adulta más experimentada las involucre en una suerte de sistema piramidal de prostitución infantil y juvenil.

El 90% de las chicas son contactadas por Facebook, Twitter y otras redes sociales. La policía local no tiene habilidades ni especialistas para entender el funcionamiento de las redes cibernéticas de reclutamiento. La mayoría de padres y madres de clase media y media alta no conocen los peligros de este fenómeno ni saben cómo y con quién se comunican sus niños y niñas por Internet. Mientras tanto, la Comisión Nacional de Protección a la infancia reportó que este año se detuvieron a 21 chicas de entre 14 y 16 años que actuaban como “mamis” reclutando a chicas para ser prostituidas.  La activista Leonarda King, directora de Terre des Hommes, organización civil que trabaja contra la trata en la isla de Jakarta, asegura que cada vez se encuentran a más niñas de entre 11 y 12 años metidas en el negocio de la prostitución de manera absolutamente normalizada. En Surabaya, la AP reportó que una chica de 15 años fue detenida manejando una red de 10 niñas por la que cobraba entre 50 y 150 dólares por encuentro sexual con hombres locales y turistas.

No solamente los turistas asumen que si la chica acepta es porque es una trabajadora sexual profesional, el hecho de que tenga 12 o 13 años resulta sin importancia para los clientes que las piden por SMS o BB Messenger entregadas en su hotel. El secreto de cómo estas chicas asimilan la prostitución radica por un lado en el abandono; la mayoría son hijas de padres musulmanes polígamos que nunca les hicieron caso; hijas de madres sometidas al Islam que silencian la sexualidad y niegan libertades. Las chicas entonces encuentran una familia en sus amigas que, como “Chimoy”, les proponen huir de casa para vivir con ellas, tener libertad económica, afecto y solidaridad. Una de estas jóvenes ahora de 16 años, contratada por “Chimoy”, dice que su vida es mejor que con su padrote adulto que sólo la explotaba; asegura que su “madrota” es como una segunda madre para ella, a pesar de que sólo le lleva un año.

“Chimoy”, quien a los 16 años ya tenía dos hijos es, como miles de adolescentes en este país, adicta al crystal meth, conocido en Indonesia como Shabu-shabu. Ellas, junto con los chicos de 15 años que ofrecen servicios sexuales a turistas adultas, quieren el dinero para comprarse teléfonos inteligentes, tener la Black Berry o el iPhone o tablet del momento, vestir como los extranjeros, pagar la renta y comer lo que les gusta. Sika, de 14 años dice: “cualquier cosa es mejor que vivir encerrada, forzada a usar velo y a casarme con alguien que mi padre escoja”.

Lejos de la mirada de las y los adultos, en un mundo lleno de hipocresía, desigualdad y dobles discursos, la industria del sexo comercial y la pornografía infantil ha encontrado su nuevo y más productivo nicho: la primera juventud, esa edad en que se estructuran los criterios de la sexualidad, el erotismo, la autoestima y la imagen corporal. Nada más impactante que escuchar a una chica de 12 años decir: “yo soy una trabajadora sexual, con mi cuerpo me compro lo que quiero”. Detrás de ellas hay una sociedad y un Estado que no les dan oportunidades reales de libertad y educación, y una industria de adultos y adultas que han vendido la prostitución como una profesión cualquiera. Lo que estas chicas no saben es que esa ocupación las dejará en la situación más precaria antes de llegar a los 25 años, el 70% tendrá hijos no deseados, el 30% quedará adicta a las drogas y el 10% tendrá VIH/SIDA contagiado por algún cliente que pagó extra por no usar condón.

Sabiendo todo esto la respuesta de las autoridades es reprimir más a las niñas, exigir certificado de virginidad para permitirles entrar en secundaria, o casarlas más jóvenes para que tengan a un hombre que las controle. No se preguntan cómo es que una niña de 12 años cree que su cuerpo  sexuado es el único recurso que tiene para obtener afectos, libertades y recursos económicos.

Leer más sobre este autor

Es periodista y activista.


Publicaciones anteriores de


13 comentarios en "La prostitución como alternativa juvenil"

  1. yomero 31/10/2013 a las 9:04 AM · Responder

    Acá en México, también empiezan las madrotas temprano (las más aTREVIdas) y terminan berreando en conciertos y en telenovelas. El perreo lo usaron desde los 80′s cuando algunos creen que es algo nuevo.

    • Lydia Cacho 01/11/2013 a las 8:44 AM · Responder

      Totalmente de acuerdo, llevo años hablando del fenómeno de Gloria Trevi y de cómo de ser víctima pasó a formar parte de una red de victimarios con las televisoras explotando esa imágenes y después las autoridades liberando a Andrade y a Trevi sin entender la magnitud del fenómeno y el impacto. que estas redes tienen en las chicas. Hay que seguir hablando de ello.
      Saludos
      Lydia

  2. Sanders 31/10/2013 a las 1:08 PM · Responder

    Esto tambien sucede en Mexico, nomas que no se “han” dado cuenta las autoridades…. que poca ma..tricula

    • Lydia Cacho 01/11/2013 a las 8:42 AM · Responder

      Exacto, por eso publiqué mi libro Esclavas del poder, en el cuál explico el funcionamiento de estas redes en México y el mundo.
      Saludos
      Lydia

  3. ObradorRompevidriosSoy132 31/10/2013 a las 1:15 PM · Responder

    Doña Lidya Cacho, la explotacion sexual creo que jamas desaparecera y parecde que se cada dia se pone peor inclusive sin ir a zonas tan lejanas para nosotros de el planeta tambien pasa hasta con las elites educativas

    Estudiantes de inglaterra admitieron hacer sexo por dinero para sostener sus estudios de universidades de altisimo nivel pero MUY CARAS

    Busco una pelicula que no logro localizar y que tiene que ver con explotacion sexual por parte de los ejercitos AZULES de la ONU y que sostiene que lo PRIMERO que hicieron los militares de cascos azules en la antigua Yugoeslavia fue “armar” un negocio de prostitucion con victimas de la guerra, si, leyeron bien, Cascos Azules de la ONU

    Decia Oscar Wilde que era una lastima que el agua no fuera prohibida por que si lo fuera seria deliciosa

    creo que mientras exista una cultura donde el cuerpo es Tabu el resultado sera siempre ambicionar sexo por “diversion”

    o que piensa usted Dona Lydia?

    • J. P. 01/11/2013 a las 10:29 AM · Responder

      Hay una película con esa temática que mencionas, The whistleblower, en español está como La verdad oculta o Secretos peligrosos

  4. pamalac 01/11/2013 a las 10:01 AM · Responder

    Lo mismo esta sucediendo en todo el mundo. En Europa se han vuelto hasta famosos los “loverboys” y también son adolescentes , en EUA , en México, en todos lados. Debemos cuidar mucho a nuestros chav@s. El mejor remedio esta en la educación que les demos a nuestros hijos en el hogar y en tener un marco legal que realmente castigue esta atrocidad, porque de plano “deshacen” la vida de una jovencita.

  5. Luis Romero 01/11/2013 a las 11:21 AM · Responder

    Este fenomeno esta ya en MEXICO, para muestra todos loa personas que venden drogas los adolecentes , halcones, bueno ahora tambien participan mujeres muy jovenes de 12 y 13 años
    que entran ahi por son novias de algun halcon y despues tienen un hijo con ellas cuando lo matan
    al muchacho, entonces que hara la mujer para mantenerse economicamente? o se prostituye o le
    entra a vender drogas de halcona, pantera etc.estas personas estan rodeadas de drogadictos, terminan infectadas de VIH , trabajan de prostitutas en las carreteras, cantinas, etc.
    Y las hijas de esta señora terminan igual el fenomeno es social, y se debe atacar desde el sistema
    DIF , MUNIPALES Y ESTATALES, esto si es PREOCUPANTE, LA RAZON QUIENES SERAN LOS PROXIIMAS ESPERANZAS DE MEXICO, ATACAR ESTE PROBLEMA SI QUE SERIA UN GRAN SENTIDO SOCIAL Y NO AUMENTAR IMPUESTOS SIN TENER UNA VISION MAS ALLA DE LAS NARICES.

  6. Raul 01/11/2013 a las 11:48 AM · Responder

    …”hipocresía, desigualdad y dobles discursos”, “una sociedad y un Estado que no les dan oportunidades reales de libertad y educación”

    Suena tanto a México…

  7. Jesús E. Silva 01/11/2013 a las 7:56 PM · Responder

    Mi querida Lydia:
    Tu trabajo es en verdad desesperante, el ver como los seres humanos nos destruimos a nosotros mismos; pero es en verdad admirable lo que haces, aunque muchas veces me he preguntado ¿Cómo resolver la estupidez humana? Nos hemos convertido en las masas que los gobiernos quieren, pobres pero con ambiciones de ricos y eso, es lo que nos lleva a muchas de las acciones de búsqueda de una riqueza, que como dices en el caso de esas pobres sexoservidoras, sólo les durará unos años.
    He pensado que tal vez ese sea el sistema para autocontrolar el crecimiento de la población, pero como quiera que sea, que triste es ver que alguien se destruye y que los explotadores se enriquecen cada día más: los grandes capitales, junto con los gobiernos corruptos, quienes no tienen más interés en la gente, que ésta compre y que vote, por supuesto, para hacerse tontos de que son legítimos.
    Un abrazo.

  8. CARLOS LUNA 01/11/2013 a las 8:33 PM · Responder

    sin apoyo social y económico del propio gobierno, victimas de genero de sexo y utilizadas como instrumentos para satifacciones sexuales, todo atravez del machismo mexicano, quien hace comentarios de ellas en las discusiones de parlamentos,nadie, a ningún politicio le interesa la defensa de esa actividad sexual ni siquiera mencionarla, pobres mujeres mexicanas……
    cual es la diferencia con indionesia o algún otro país hispano, ninguna todo es lo mismo.

  9. Martín Gómez 02/11/2013 a las 8:49 AM · Responder

    Lydia Cacho
    es un gran aporte la especialización que has desarrollado sobre la prostitución infantil y general, denunciando las redes de explotación. Sin embargo, un eje fundamental para que subsistan las redes de prostitución como negocio de alta rentabilidad, son las fallas del sistema de justicia, que por consecuancia permite también otros procesos de degradación y de explotación.
    Publicar solo o principalmente artículos sobre prostitución, limita los alcances de la publicación de razones, ejemplos y procesos que sirvan para desmontar y castigar las redes de degradación y explotación. CReo que sería mejor si le dedicaras esfuerzo de calidad a temas complementarios: eficacia del sistema de justicia -lo que está mal y lo que sí funciona y por qué, para consolidarlo y enfocar las áreas obscuras; la eficacia de la educación sexual y sus efectos positivos en el desarrollo de personalidades libres, la confrontación con los intereses de control de la iglesia católica; la magnitud de las familias encabezadas solo por mujeres, los procesos sociales que las originan, sus implicaciones y las debilidades y necesidades de atención, por el bien de la sociedad; las posibilidades de la educación a distancia no desarrolladas aún, con los impactos potenciales en favor de los niños, jóvenes, mujeres y población en general; la necesidad de crear, mantener y ampliar la organización social, así sea para organizar eventos de convivencia de calidad, de apoyo a mujeres, de educación, de defensa de derechos humanos, entre otros

    • Lydia Cacho 02/11/2013 a las 12:25 PM · Responder

      Estimaod Mratín
      Agradezco tus comentarios y te doy la razón. En mi libro Esclavas del poder hago una revisión puntual de esos elementos: el sistema judicial, las leyes y su aplicación fallida, los mecanismos migratorios, la desigualdad social y la educación sexual. En columnas tan breves como esta a veces sólo se puede apuntar un tema. Puedes visitar mis columnas anteriores para ver que en algunas de ellas hablo justo sobre educación sexual y en otras sobre las leyes y el sistema judicial. Lo haré más seguido, está claro que hace falta.
      Gracias y saludos
      Lydia

Deja un comentario

comm comm comm