A 20 años, el EZLN no logra nada

En el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, escribe que: “El levantamiento zapatista duró apenas 10 días y dejó poco más de un centenar de muertos, menos de los que provocan los accidentes viales en un fin de semana largo. Pero su impacto en los medios y la cultura ha sido enorme y duradero. Hoy el legado de este movimiento se mantiene precisamente por los medios. Cada declaración del subcomandante Marcos es recibida como una revelación de las alturas. El turismo revolucionario ha llevado alguna actividad económica a Chiapas, donde los niños venden imágenes de zapatistas como antes vendían muñecas indígenas, pero la pobreza en las zonas dominadas por el EZLN se mantiene a los mismos niveles de siempre o incluso ha empeorado. Esa vida digna que prometió el zapatismo no existe ni siquiera en los territorios que el zapatismo ha controlado desde 1994.”

En El Universal, el periodista Ricardo Alemán, escribe que: “hoy se cumplen 20 años del esperanzador alzamiento del EZLN en Chiapas; del estremecedor “¡¡¡Ya Basta!!!” de la marginación y la pobreza en que viven millones de mexicanos de las comunidades indígenas; se cumplen 20 años del romántico despertar de los pueblos olvidados. Pero también se cumplen 20 años de otro fracaso de la incorregible izquierda mexicana. Puede decir misa el sub “Marcos”, puede parlotear con su retórica engañabobos, pero luego de 20 años las comunidades indígenas de Chiapas no son menos pobres, no son más libres, no tienen mejor educación, mejor alimentación; las mujeres no son más respetadas, mientras que los niños y los jóvenes no tienen un mejor futuro. Hoy Chiapas es igual o peor que hace 20 años.”

En el Excélsior, el escritor y analista político, Federico Reyes Heroles, escribe que: “La palabra Chiapas arrojó al mundo la imagen de la miseria e injusticia ancestrales. Pero, paradójicamente, los alzados se levantaban en contra del cambio, en defensa de la tradición como fuente inagotable de sabiduría. Dos realidades muy distantes, nada nuevo, cristalizaron.”

El balance del actuar de Peña Nieto

En el Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “resulta interesante que Enrique Peña Nieto llame a hacer del 2014 “el año de la eficacia”. Da la impresión de que apela al viejo pragmatismo priista para “hacer cosas” y salir del impasse que se vivió a lo largo de dos sexenios de gobiernos panistas. El reto no es pequeño, lo que viene es, precisamente, darle sentido a la reformas aprobadas en el primer año de su gobierno. O lo que es lo mismo es lo mismo: pasar de la grandilocuencia de los reformones a la crucial letra chiquita de las leyes secundarias, de los reglamentos, de todo aquello que aterriza en la vida diaria del ciudadano los arrebatos patrióticos de partidos, legisladores, funcionarios y demás autoridades. Ojalá pronto se pase de la eficacia a la eficiencia, no basta con hacer las cosas: se requiere hacerlas bien, mejor y a menor costo.”

En Milenio, el político Ricardo Monreal, escribe que: “¿Cuál es el balance del Pacto por México? Peña Nieto: ganador en primera instancia. De la forma pragmática como obtuvo la Presidencia, saca adelante una agenda de reformas: comprando aquí, negociando allá, cediendo acullá, apretando acá. El pacto le sirvió para sentarse en la silla y amortiguar descensos de popularidad, pero no para anclarse entre la ciudadanía, ya que ésta sigue siendo golpeada por la atonía económica y el deterioro de la seguridad pública.”

Sobre licitaciones y concesiones para extraer hidrocarburos

En el Reforma, el especialista en temas electorales, Jorge Alcocer, escribe que: “Un experto me dice que hay un mar de fondo en el cambio de denominación ya que la concesión es un acto soberano del Estado, revocable en todo tiempo y circunstancia (en 1938 Lázaro Cárdenas revocó las concesiones y expropió los bienes de las empresas petroleras), mientras que la licencia es un contrato de tipo mercantil, que otorgará al contratado derechos similares a lo que hubiese tenido un concesionario, pero con la ventaja de que si la licencia es modificada o revocada, podrá litigar el asunto ante los tribunales, en México y en el extranjero.”

Josefina molesta con la dirigencia del PAN

En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “en las filas del calderonismo, donde se gesta un “Todos Unidos Contra Madero”, no sólo les extraña sino que les molesta la tibieza de Josefina Vázquez Mota. Aseguran que la ex candidata presidencial no mueve ni un dedo para promoverse entre los panistas y manda señales poco claras y de indefinición respecto a sus intenciones de competir por la presidencia del partido. Nos dicen que mientras los otros dos elementos del Tucom azul, el senador Ernesto Cordero y el ex gobernador Juan Manuel Oliva, realizan amarres y buscan apoyos, Vázquez Mota opta por el bajo perfil. Lo preocupante para ellos es que ven cómo, cada día, Gustavo Madero se fortalece.”

La marcha por la Defensa de la Soberanía Nacional

En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Que si bien los integrantes del Plan por la Unidad en Defensa de la Soberanía Nacional planean una movilización para el 31 de enero, aún no tienen claro quiénes participarán ni dónde será. El plan fue firmado por Cuauhtémoc Cárdenas, el sacerdote Miguel Concha, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez, entre muchos otros, incluso por los perredistas Jesús Zambrano y Alejandro Encinas. Los detalles deberán resolverse la próxima semana y la dirigencia perredista asegura que solo serán acompañantes de esta marcha y no tienen que ver con su logística y organización.”

El espionaje a las instituciones mexicanas

En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “Snowden ataca de nuevo. La Agencia Nacional de Seguridad de EU infiltró toda la red de telecomunicaciones de la Comisión Nacional de Seguridad de México, que encabeza Manuel Mondragón y Kalb. La revelación la hizo el semanario alemán Der Spiegel, que explicó que el espionaje incluyó la captura de datos, direcciones IP, tráfico de correos y direcciones electrónicas de empleados, así como diagramas de las estructuras de las agencias de seguridad, incluso de la vigilancia por medio de videos. La revista, que ya antes dio a conocer el espionaje a Enrique Peña Nieto y a Felipe Calderón, detalla que esta vez los estadunidenses metieron las narices en las entrañas del aparato de seguridad mexicano y encontraron una “mina de oro”. Sea lo que sea, es una grave ilegalidad. La respuesta mexicana será mucho más enérgica. No lo dude.”

La izquierda debe renovarse

En el Excélsior, el político, Jesús Ortega, escribe que: “para los partidos de izquierda, la obligada renovación nos obliga a desprendernos de toda nostalgia del socialismo autoritario, de toda ideología totalizadora y de las visiones deterministas y dogmáticas; de los populismos demagógicos y, principalmente, desprendernos de la mitología (que desde Quetzalcóatl venimos heredando) de que nuestra salvación como país y como sociedad será consecuencia, al margen de la política, de un personaje providencial. ¡Es la política, a pesar de los políticos!”