Los Pueblos Mágicos de Zacatecas son lugares hermosos con celebraciones, zonas arqueológicas y paisajes que hacen pasar un buen rato a sus visitantes, entre ellos Jerez, Nochistlán y Teúl. En esta ocasión compartimos algunos datos y festejos que se realizan en ellos para, cuando sea posible, visitarlos.

Ciudad de México, (SinEmbargo).- El turismo es uno de los sectores más que más ha tenido que cambiar para adaptarse a las nuevas necesidades de los viajeros en la llamada “nueva normalidad”. Una de las tendencias que continuarán a la alza serán los viajes locales; en México existe un abanico de posibilidades de lugares por descubrir  visitar, entre ellos los llamados Pueblos Mágicos.

Zacatecas tiene seis municipios con esta denominación, cada uno con una identidad y tradiciones únicas, lugares ideales para visitar, principalmente durante sus festividades más importantes. Compartimos algunos de estos lugares y sus celebraciones más relevantes, para que cuando sea posible y con todas las medidas sanitarias indicadas por las autoridades, programar una visita a estos bellos sitios.

NOCHISTLÁN, EL MÁS MUSICAL

Este Pueblo Mágico es uno de los municipios más antiguos de Zacatecas y se caracteriza por ser cuna de músicos; jaraberos, mariachis y bandas norteñas abundan en este lugar. Muchas de las familias de este pueblo se dedican a esta bella profesión que han heredado generación tras generación

Entre sus principales atractivos destacan la Parroquia de San Francisco de Asís y su antiguo mercado, El Pairán; además de un acueducto construido alrededor del año 1790, que se ilumina al caer la tarde.

Una de sus principales celebraciones es la Fiesta de San Sebastián, la cual conjunta la cultura y tradiciones de la región con música de papaquis, serenatas y recorridos en peregrinaciones al Templo de San Sebastián, conocido como Güerito.

JEREZ, EL MÁS ALEGRE

Jerez se destaca por ser la cuna de la típica tambora zacatecana. Algunos de los lugares imperdibles son el santuario de la Virgen de la Soledad, el Teatro Hinojosa, que conserva su estructura original que data de 1978, y el Panteón Museo de Dolores.

En marzo, las calles y plazas de este festivo lugar se llenan de música cada fin de semana, así como en la celebración de la Feria de Primavera, en la que las calles del pueblo se llenan de cabalgantes que, al ritmo de tambora, arriban desde diversos puntos del país montados en majestuosos caballos.

Jerez es un lugar que recibe con los brazos abiertos a sus visitantes. Foto: Cortesía

TEÚL, EL MÁS DELICIOSO

Este es el pueblo mezcalero por excelencia, en su territorio se encuentran algunas de las fábricas de mezcal artesanal más importantes del estado, algunas con reconocimiento a nivel mundial, como Mezcal Don Aurelio. Sus calles, de esencia revolucionaria, despiden un peculiar olor a azahar gracias a los naranjos que abundan en este lugar.

De este pueblo también son originarios los famosos chamorros de Los Jorges, un tradicional restaurante familiar que prepara este delicioso platillo que se ha convertido en un imperdible del estado.

Una de las festividades más importantes de Teúl son las Fiestas Patronales en Honor a San Juan Bautista, una celebración llena de música y deliciosa comida.

Cerro del Teúl. Foto: INAH

SOMBRERETE, EL MÁS FOTOGÉNICO

Este pueblo es la locación de los más bellos atardeceres que, en combinación con las decenas de iglesias de origen virreinal, sus calles pavimentadas en mármol azul y los diez cerros que lo rodean, cada uno coronado con una cruz; hacen de este escenario, el ideal para lograr la mejores fotografias. Sombrerete es parte del Camino Real de Tierra Adentro, considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El 27 de julio es la fecha en la que los pocos habitantes que quedan en la noria reciben a miles de peregrinos que regresan desde distintas partes del mundo para agradecerle a San Pantaleón por protegerlos, ayudarlos a sanar. Esta fiesta de la Noria de San Pantaleón es una gran oportunidad para conocer un verdadero pueblo fantasma.

Sombrerete es la locación de los más bellos atardeceres. Foto: Cortesía

GUADALUPE, EL MÁS VIRREINAL

Este pueblo alberga el Museo de Guadalupe, que resguarda la colección de arte virreinal más importante del país. El acervo del museo está compuesto por pintura, escultura, arte plumaria y libros, entre otros materiales de los siglos XVI al XIX.

Guadalupe también es parte del Camino Real de Tierra Adentro, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Aquí se celebra en octubre el Festival Barroco, que se ha consolidado como un evento importante a nivel nacional e internacional dedicado al periodo artístico-cultural de los siglos XVI y XVIII. Durante esta celebración se revive la música, el teatro, la danza e incluso, la gastronomía de la época.

Guadalupe es parte del Camino Real de Tierra Adentro. Foto: Cortesía

PINOS, EL MÁS DANZANTE

Su tradicional danza de Matlachines hace de este el pueblo más danzante de todos. Pinos es un importante pueblo minero, el cual conserva una preciosa parroquia barroca y alberga importantes haciendas productoras de mezcal, bebida tradicional de este pueblo.

En diciembre se realiza la Fiesta de los Faroles en honor de la Virgen de la Inmaculada Concepción. El escenario es el antiguo barrio de Tlaxcala y su calle principal, la cual se adorna con faroles de colores.

La fiesta también recuerda la llegada de los tlaxcaltecas, quienes arribaron junto con los españoles a este lugar y ayudaron en pacificación de los pueblos que aquí vivían.

En diciembre se realiza la Fiesta de los Faroles en honor de la Virgen de la Inmaculada Concepción. Foto: Cortesía