LA ACCIÓN POÉTICA CONTAGIA AL PAÍS

01/03/2013 - 12:00 am

Acción Poética nació en Monterrey en 1996, y se ha extendido a las bardas y paredes de una decena de ciudades en México. Es, dicen quienes la practican, un respiro contra el caos y un acercamiento a la poesía.

Fotos: https://www.facebook.com/AccionPoeticaDf

Ciudad de México, 27 de feb (SinEmbargo).– Vivimos tiempos duros. Cada día enfrentamos caos y descontrol, particularmente en las grandes ciudades del país. A eso hay que sumarle incertidumbre y desolación; basura, tráfico, crímenes, corrupción, inseguridad, dolor. Encima, jornadas laborales interminables, mal pagadas y frustrantes.

El panorama es tan gris que a veces resulta imposible concebir que aún hay algo bueno ahí afuera. Pero, ¿cómo encontrar belleza, calma, inspiración, en un mundo que se muestra cada vez más hostil? La respuesta puede estar en las palabras: acción, creación, poesía.

Pese a que muchos olvidan su importancia, las palabras son parte fundamental de nuestra vidas: un insulto puede doler más que un golpe, una sola palabra puede excitar tanto como una caricia. Las palabras pueden conmover, motivar, transgredir; los vocablos ayudan a intentar comprender el mundo, a darle una representación, a comunicarnos con él.

La novelista y poeta canadiense Margaret Atwood afirma que es precisamente en tiempos como los que vive México cuando el ser humano tiende a apreciar el arte y la poesía, la cual es “ante todo, emoción”. Juan Gelman, periodista y poeta argentino, considera que todo aquello que enaltece al ser humano es una forma de resistencia: “Con la poesía no vas a poder comer ni vas a hacer la revolución, pero enriquece interiormente a aquel que alguna vez se le acerca”.………………..

MUCHAS IDEAS, POCA DIFUSIÓN

Mario Murgia Elizalde, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), plantea que el principal obstáculo para acercase a la poesía es la idea preconcebida de es que es complicada –de leer y entender–, además de ser considerada indescifrable para todo aquél que no sea su creador: “La relación de la personas con la poesía es un poco similar a la que tenemos con las matemáticas, pensamos que es una cosa dificilísima a la que pocos pueden acceder y con mucha dificultad”. Sin embargo, el profesor dice que la poesía tiene una ventaja sobre la prosa, pues tiende a ser más breve: “Los versos generalmente son cortos y eso otorga cierta accesibilidad a las personas, incluso puede motivarlas a sentarse e intentar escribir”.

Según el entrevistado, pese a que la poesía ya no se lee como solía hacerse hasta el siglo pasado, debido a los numerosos distractores que hay en la actualidad (como la Internet), su vigencia prevalece y está presente en todas partes con una gran importancia: “Aún hay mucha gente interesada en ella, que escribe poesía por diferentes razones; como un ejercicio de reflexión, como distracción, incluso con miras a darse a conocer como poeta o artista y esto se ve en todas partes”.

En México no tiene tantos lectores pero el interés existe, basta echarle un ojo a ciertos esfuerzos como el periódico de poesía de la UNAM que cuenta con muchísimas visitas. El profesor considera que cualquier acercamiento es válido y necesario, independientemente de su calidad, un tema que define como espinoso.

La calidad de la poesía se determina a través de ciertos cánones y expectativas, de ciertos grupos de autoridad académica, pero cualquier aproximación puede dar pie a nuevos descubrimientos y a avances en la lectura”, declara.

Respecto a las imágenes que se comparten en redes sociales con fragmentos de poesía y los versos que se pintan en paredes, Murgia comenta que pueden ser un medio muy efectivo pues resultan “indelebles en la memoria de muchas personas, es muy impresionante mirar un verso escrito en una pared, pues lo que se suele ver son anuncios, cárteles, rayones; acciones como ésta prueban la importancia de la poesía y su utilidad como medio de resistencia”.

Murgia establece que aunque en poquísimos casos ese acercamiento provoca que la persona se aficione a ella, si llega a ocurrir “la gente que se acerca a la poesía o a la literatura por cualquier vía, generalmente ya no da marcha atrás, siguen leyendo”. Para el profesor ocurre algo similar a lo que sucede con publicaciones como los libros de Harry Potter o 50 sombras de Grey, pues la mayoría de la gente que lee esos libros sólo se queda en ese tipo de lecturas, pero las pocas personas que sobrepasan el límite de ese tipo de publicaciones se convierten en lectores asiduos, cuidadosos con sus elecciones. Lo mismo puede ocurrir con los que se topan con una cita célebre en la web o se encuentran con un verso en un muro.

MÁS POESÍA, MENOS AUTOAYUDA

Ante un panorama desolador carente de respuestas y repleto de preguntas, muchos deciden refugiarse en libros de autoayuda –renombrados elegantemente de “superación humana”– cuando deberían hacerlo en la poesía, género que busca incansablemente la belleza y explora profundamente las emociones.

Según un estudio realizado por psicólogos y expertos en literatura inglesa de la Universidad de Liverpool, dicho género estimula la mente y resulta más útil que cualquier ejemplar de superación para comprender las vicisitudes de la vida, pues su lectura afecta al hemisferio derecho del cerebro; en ese sitio se almacenan los recuerdos autobiográficos, por lo que ayuda a reflexionar sobre ellos y entenderlos desde otra perspectiva. Los realizadores del estudio advierten que el estímulo se mantiene durante un tiempo, incrementando la atención del individuo, en el estudio se emplearon textos de autores ingleses como John Donne, Elizabeth Barrett Browning,  Philip Larkin y Henry Vaughan, entre otros.

Murgia concuerda con los resultados del experimento:

La poesía aunque más breve, requiere mayor esfuerzo, no sólo de lectura, sino de entendimiento y respuesta, y no dudo que a partir de ella haya mayores y mejores consecuencias de aprendizaje, de  descubrimiento de realidades personales y del entorno”.

INUNDARNOS DE POESÍA

Mario Murgia considera que un género con tan valiosos aportes, requiere mayor difusión: “El problema es que los medios se interesan menos por este tipo de literatura, se tienen preconcepciones sobre la poesía, no se considera viable como producto de consumo”. Además, dice, con una mayor promoción de la poesía y aquéllos que la producen se podría llamar más la atención sobre ella: “El lector no nace, se hace; su hechura es un fenómeno individual y nadie puede obligar, la lectura es individual. Creo que se puede comenzar inundando al público de poesía, ya que el género ha tendido a liberarse de sus restricciones formales, se ha deslindado de ellas, el asunto con la poesía no es entenderla sino responder a ella, así habrá más acercamiento”.

VERSOS POR LA CIUDAD

Es la tarde de un domingo cualquiera. Hace un calor abrasador y la carga vehicular es terrible. Me reúno con los integrantes de Acción Poética en el Distrito Federal para acompañarlos a pintar algunas bardas.

David Sandoval y Alberto Medrano dedican sus domingos a recorrer la ciudad, para cubrir de versos muros abandonados, grafiteados o con restos de propaganda política y de conciertos.

David cuenta que a los 17 años se fue un tiempo a vivir en Monterrey, Nuevo León.  “Ahí era algo muy cotidiano salir a las calles y observar versos cortos en las paredes”. Así conoció Acción Poética, un movimiento de poesía pública surgido en 1996 y creado por el poeta y promotor cultural Armando Alanís Pulido.

El proyecto consiste en pintar las bardas de las ciudades con versos, frases de canciones o de poetas célebres, su estilo se caracteriza por emplear una caligrafía sencilla, sólo mayúsculas y los colores blanco y negro.

En 2009, David conoció al fundador del proyecto y le comentó su interés por trasladarlo al Distrito Federal, idea que contó con la aprobación de Alanís. Así, el DF se convirtió en su primera filial. A lo largo del tiempo el movimiento se ha extendido por Torreón, Reynosa, Tijuana; Saltillo, La Paz, Xalapa, San Luis Potosí y Ciudad Guzmán, de igual forma ha rebasado las fronteras del país para llegar a Argentina, Uruguay, Perú, Colombia y Chile.

NI PROTAGONISMOS NI FAMA

Alberto y David estudian Relaciones Internacionales y Derecho, respectivamente, pese a instruirse en carreras alejadas, opuestas al mundo de las letras, los dos escriben. David se interesó por las letras cuando descubrió el movimiento, al darse cuenta que no podía hacerlo solo, convocó a Alberto a quien conocía desde la preparatoria y que al igual que él, gustaba de la escritura, pues cuando se conocieron en el CCH Vallejo, ya escribía y tocaba sus propias canciones.

Ambos comentan que  su principal intención al intervenir bardas es compartir y contagiar su amor por las letras. Afirman que no desean obtener fama y mencionan que todos los que deseen sumarse al proyecto son bienvenidos, siempre y cuando no busquen ganar notoriedad con ello.

“Se nos acerca mucha gente que quiere hacerse famosa a través del movimiento o que desean pintar únicamente en zonas de la Condesa. No buscamos eso, queremos compartir, ni siquiera nos gusta salir en las fotos, sólo subimos imágenes de las bardas”, destaca David.

Por ello quienes deseen acercarse a la iniciativa deben estar dispuestos a ir cualquier parte de la ciudad y no concentrarse en un solo punto.

Tenemos la intención de tener presencia en Tepito, la Merced, zonas de prostitución; lugares donde no hay acceso a la lectura, a lo mejor no les vas a inculcar de golpe el gusto, pero sí puedes despertar su curiosidad, el amor por las letras”, dice.

SIN RESPUESTA

Acción Poética DF pinta a la luz del día. Ese domingo bastaron unos minutos para que una pared sucia, llena de rayones y grafiti mal hecho se transformara, y quedara llena de palabras y mensajes: “Me das luz y estás iluminada”. La pinta se realizó rápidamente ante la mirada de unos “policletos” que merodeaban el lugar, si bien no hubo problemas en esa ocasión, los jóvenes comentan que la policía los molesta mucho: “Por cada cinco bardas pintadas, en tres casi siempre llegan, es un poco frustrante en ese aspecto”; pese a ello, aclaran, jamás han intentado extorsionarlos.

El dueto comenta que con el objetivo de lograr una mayor difusión del proyecto, desde 2010 han tenido acercamientos con la Secretaría de Cultura y el Sistema de Transporte Colectivo Metro. “Hemos recorrido dependencias gubernamentales para que conozcan el proyecto y sepan en qué consiste, para tener la oportunidad de intervenir espacios abandonados, pero no hemos tenido respuesta. Todo lo hacemos por cuenta propia, nadie nos ha otorgado un permiso ni nos han regalado un litro de pintura, pero lo gastos no nos importan, lo hacemos con gusto y para todos; deseamos compartir”, dice David.

Acción Poética DF no incluye frases de otros autores, sólo pinta frases originales. “Nuestra afición por escribir nos obliga a crear, todas las frases son propias, la intención ha sido esa siempre, pintar frases de nuestra autoría”, manifiestan. Además de la escritura se declaran apasionados de la historia de México, por lo que ya planean incluir versos relacionados al tema y escribirlos en Náhuatl: “Sería algo muy interesante compartirlo con la gente, es un lengua desconocida para muchos a pesar de su importancia”, destacan.

TAPIZAR LA CIUDAD

David Sandoval comenta que han intervenido muros sobre las avenidas Insurgentes y 100 metros, en la Calzada de Guadalupe, en Misterios, en la Colonia Doctores, en la Guerrero y frente al Monumento a La Raza.

Su meta es tapizar la ciudad de poesía. “No sé cuánto nos tardemos, quizá años, pero queremos que todos puedan leerlo al salir a la calle. La Ciudad de México es un punto de concentración, de paso; si tú pintas un verso, mueves algo, se llevan un recuerdo grato”.

Asimismo, desean que las frases proporcionen otra perspectiva: “Si estás atorado en el tráfico y de repente ves en una barda una frase que te recuerde que estás vivo, que a pesar de todo hay aire y respiras, es algo que te llena. Vivimos en una ciudad neurótica, con muchos problemas, qué mejor manera para olvidarte de eso un momento, que un mensaje sencillo”.

Una de las intenciones de Acción Poética DF es “mostrar que no todo en la ciudad es malo; ver de repente algo bonito, que no sea ofensivo para tus hijos o tu familia, algo que te haga sonreír y te pueda relajar en una ciudad tan estresante como ésta, es lo que nos motiva, queremos que  la gente sepa que la poesía es  hermosa, que sepa que la lectura no es algo aburrido mucho menos el género, hay gente que aún la estigmatiza, la considera cursi, aburrida, porque muchas veces no la conocen, no la entienden”, señala David, quien agrega que desde que tienen presencia en Facebook, han recibido muchas muestras de apoyo, y que hasta el momento no han recibido comentarios en contra.

Pese a que en ocasiones es difícil conseguir un permiso en las casas, casi siempre lo logran. “Si tu vas y tocas la puerta de una casa toda grafiteada y les comentas la intención que tienes, les llena los oídos, les gusta la idea, los únicos problemas que hemos tenido son con la autoridad. Es más la gente que dice sí a la que no, cuando ven el resultado se alegran, nos agradecen y sonríen”, finaliza, David.

Opinión