Seis de las 10 mujeres que forman parte de la lista están encarceladas, y una de ellas fue asesinada por la información que había publicado, con lo que el total de mujeres periodistas muertas por informar desde 1992 asciende a 70, según cifras del Comité de Protección de Periodistas (CPJ, sus siglas en inglés).

Nueva York, 1 mar (EFE).- La alianza internacional de medios One Free Press Coalition publicó este lunes una lista de los 10 mayores abusos contra periodistas mujeres, entre la que han incluido a una profesional de México y otra de Guatemala, y en la que se reconoce el importante papel que juega en la profesión la mujer, que se enfrenta a “una serie de retos y amenazas específicas“.

“En un sector dominado por hombres desde hace tiempo, más y más periodistas mujeres en todo el mundo están contando importantes historias e informando de noticias a sus comunidades”, señala en un comunicado One Free Press Coalition, que recuerda un informe publicado en 2018 que revela que más de un 70 por ciento de reporteras afirma haber sido víctima de algún tipo de acoso, amenaza o ataque mientras trabajaba.

Seis de las 10 mujeres que forman parte de la lista están encarceladas, y una de ellas fue asesinada por la información que había publicado, con lo que el total de mujeres periodistas muertas por informar desde 1992 asciende a 70, según cifras del Comité de Protección de Periodistas (CPJ, sus siglas en inglés).

La periodista mexicana María Elena Ferral Hernández apareció en la cuarta posición de esta lista, después de que el pasado 30 de marzo, tras recibir una serie de amenazas, dos hombres sin identificar se acercaran a ella y la dispararan tres veces en la ciudad de Papantla, en el estado de Veracruz, acabando así con su vida.

Ferral, que escribía sobre política local, era corresponsal de El Diario de Xalapa y había fundado una web local de noticias, El Quinto Poder. En el momento de su muerte, investigaba el fallecimiento de varios candidatos a la Alcaldía de la localidad de Gutiérrez Zamora, según contó la hija de la víctima.

En séptimo puesto la One Free Press Coalition situó a la guatemalteca Anastasia Mejía, una periodista indígena arrestada por emitir imágenes de una protesta contra un político local, en la que le acusan también de participar.

Después de llevar a cabo una redada de su residencia, las autoridades de Guatemala la acusaron de sedición y de ataque agravado, y la mantuvieron bajo custodia policial durante más de un mes, tras lo que fue puesta en libertad bajo fianza, aunque aun debe enfrentarse a un juicio.

Liderando la lista, el primer puesto lo ocupa la periodista siria Talal-Mallohi, que en la actualidad está detenida sin que se le haya presentado ningún cargo, y que en total ha pasado más de 10 años entre rejas.

La sigue la egipcia Solafa Magdy, una periodista freelance detenida que sufre severos problemas de salud pero que aun así es objeto de abusos psicológicos, acoso y negligencia médica.

En tercer lugar, One Free Press Coalition ha destacado la situación de las bielorrusas Katsiaryna Andreyeva y Darya Chultsova, una reportera freelance y una camarógrafa sentenciadas a dos años de prisión por cubrir protestas en contra del Gobierno de su país.

La lista la completan Phan Doan Trang, de Vietnam; Frenchie Mae Cumpio, de Filipinas; Aysegul Dogan, de Turquía; Neha Dixit, de la India, y Haze Fan, de China.

Entre los participantes de la One Free Press figuran las agencias internacionales de noticias Associated Press, Bloomberg, la Agencia EFE y Reuters; las cadenas de televisión CNN, Al Jazeera, Deutsche Welle, TV Azteca y Middle East Broadcasting Networks; y medios como The Washington Post, Boston Globe, Corriere della Sera, De Standaard, The Financial Times, Süddeutsche Zeitung, BuzzFeed, Forbes, Fortune, Quartz, Time, Wired y Euractiv.