Culiacan_Narcofosa-2

Narcofosa en Sinaloa. Foto: Cuartoscuro

Más de 100 narcofosas por todo el país; al menos 400 cuerpos encontrados y las desapariciones, heredadas del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa o efectuadas durante la actual administración, es el resultado de 1 año 3 meses del actual sexenio de Enrique Peña Nieto…

Por Luis Carlos Sáinz Martínez

Ciudad de México, 1 de abril (SinEmbargo/Zeta).– Mientras miles de familias siguen su peregrinar en la búsqueda de sus parientes desaparecidos, otros centenares ya lloran su localización: estaban muertos, putrefactos, en las tumbas clandestinas que la delincuencia organizada –en complicidad con agentes del estado– ha cavado a lo largo del territorio nacional.

Por lo menos unas 400 personas han sido exhumadas de un centenar de fosas descubiertas en lo que va de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, del primero de diciembre de 2012 a la fecha. Otro número indeterminado de seres humanos quedó registrado simplemente como restos humanos, dentro de botes, latas o barriles.

La aparición de los furtivos sepulcros ha horrorizado a propios y extraños y trascendido más allá de las fronteras del país, dando cuenta los medios internacionales del narcopanteón en el que se ha convertido a México, con cuerpos humanos enterrados a flor de tierra, desde los cuarenta centímetros hasta muchos metros de profundidad.

Paladas de tierra y escombro. Ganado, aves e insectos, son mudos testigos de los infelices que fueron sembrados para abonar pastizales o la maleza que en unos meses cubrió los crímenes cometidos por delincuentes pertenecientes a cárteles de la droga, grupos de narcomenudistas o elementos policiales coludidos con el hampa.

Estadísticas vagas que no concretan certezas se han divulgado a través de los medios de comunicación. Unas que abarcan una parte del sexenio de Calderón con el de Peña Nieto. Otras que hablan de cuatro años a la fecha y unas más que quedaron truncas en marzo del año pasado.

Las dependencias con cifras mochas y en periodos que no permiten reunir todos los fragmentos para tener números reales. La Procuraduría General de la República con unos datos, el Ejército y la Marina con otros, y las entidades federativas con sus propias estadísticas que no pueden revelar porque en unos casos intervinieron unas autoridades y en otros casos otras.

Los propios órganos del gobierno le echan más tierra al asunto y sepultan las posibilidades de conocer la verdad. De los números de personas desaparecidas cuando inició la administración de Enrique Peña a la fecha no hemos podido avanzar. Se habló entonces de 26 mil personas desaparecidas. La cifra venía de tiempos de Felipe Calderón y su guerra contra el narcotráfico.

Hoy en día, a pesar de la creación de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas de la Procuraduría General de la República, que cumplirá un año el próximo 27 de mayo, nada se ha solucionado y el descontento de madres, esposas e hijos de los miles de desaparecidos va en aumento. A quienes se les ha localizado, están muertos y en vez de un cuerpo, a la familia se le regresan pedazos.

Marcha en Cuernavaca, en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Foto: Cuartoscuro

Marcha en Cuernavaca, en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Foto: Cuartoscuro

La justificación de jefes policiales es la de que por tratarse de crímenes de delincuencia organizada no solo entierran los cadáveres sino que utilizan distintos métodos para tratar de desaparecerlos, lo que dificulta sus labores de investigación.

Los métodos para extraer los cuerpos han valido severas críticas a nivel internacional, pues ha sido notoria la utilización de maquinaria pesada como en el caso de las fosas clandestinas de La Barca, Jalisco, donde a finales de 2013 se localizaron cuerpos y restos humanos de por lo menos 76 personas.

Personal ministerial y pericial sin los instrumentos adecuados han acabado de mutilar seres humanos durante la exhumación destruyendo evidencias e incumpliendo con protocolos que existen al respecto a nivel mundial e incluso nacional, lo que en algún momento procesal podría favorecer a aquellos delincuentes que fuesen juzgados por los homicidios o por participar en los ilícitos enterramientos.

Decenas de familias que ya han acudido ante las autoridades federales o en los estados para identificar los restos de sus seres queridos están a la espera de las pruebas periciales de rigor y que se realizan a través de los protocolos de necropsia, la obtención de perfiles genéticos, dictámenes de odontología, antropología forense, criminalística de campo, necrodactilia, fotografía y video, entre otros.

En tanto, la Procuraduría General de la República y fiscalías estatales reiteran sus llamados para que las personas con familiares que se encuentren en calidad de desaparecidos o desconozcan su paradero, denuncien los hechos y acudan ante esa autoridad, con la finalidad de recabar muestras de ADN y realizar pruebas comparativas e identificar a las víctimas.

Los ofendidos deben de aportar ante las fiscalías:

  • Documentos con huellas dactilares, como pueden ser cartilla del Servicio Militar Nacional, credencial de elector, acta de matrimonio o alguna otra.
  • Historia clínica dental con odontogramas, historia clínica dental, moldes, descripción de los trabajos realizados.
  • Fotografías, estudios radiográficos, antecedentes quirúrgicos.
  • Señas particulares como tatuajes, cicatrices o amputaciones.
  • Historia clínica, prótesis.
  • Muestras biológicas de familiares directos: padres, hermanos, hijos para estudio de ADN.
Restos encontrados en Veracruz. Foto: Cuartoscuro

Restos encontrados en Veracruz. Foto: Cuartoscuro

NARCOFOSAS DEL SEXENIO

BAJA CALIFORNIA

Diciembre 2012 a abril de 2013. Localizan una serie de fosas en los terrenos donde vivió Santiago Meza López “El Pozolero”, en La Gallera, ex ejido Maclovio Rojas, municipio de Tijuana y donde disolvió cientos de cuerpos en sosa cáustica. Entre los restos sepultados en las referidas tumbas se localizaron por lo menos mil 800 huesos, 20 prótesis y 15 tornillos quirúrgicos.

23 de noviembre de 2013. En Tijuana son encontradas otras cuatro fosas clandestinas con restos de cadáveres calcinados. No se estableció el número de víctimas.

13 de marzo de 2014. En una cañada de la colonia Loma Dorada, en Tijuana, se localizó una fosa clandestina en la que por lo menos se estima hay unos 30 cadáveres de personas que desaparecieron entre los años de 2007 y 2009. Las tareas de búsqueda continúan en el lugar.

BAJA CALIFORNIA SUR

10 de junio de 2013. En un terreno de la colonia Tabachines de La Paz, municipio de La Paz, fue localizada una fosa en la que había siete personas sin vida. Se trataba de cinco varones y dos mujeres, que fueron victimados unos a balazos y otros a golpes. Al ser detenido Simón Guillermo Hernández Peña “Simón” o “El Sepulturero” se estableció que era una venganza entre narcomenudistas del grupo llamado “La Oficina”. El sicario dijo que él los mató y sepultó solo, sin ayuda de nadie más.

CHIHUAHUA

6 de junio de 2013. A dos kilómetros aproximadamente del panteón de Rosales fueron localizadas cuatro tumbas falsas en las que había seis osamentas, por lo menos una de ellas con el cabello largo, presumiblemente una mujer.

COAHUILA

30 de enero de 2014. En la bodega de una ranchería ubicada en la zona de Cinco Manantiales, municipio de Saltillo, se localizó una fosa en la que había vestigios de personas que fueron asesinadas después de permanecer privadas de su libertad. Además de deshechos biológicos había botones metálicos, hebillas de cintos, ropa agujerada al parecer por proyectiles de arma de fuego. En los días siguientes se recuperaron unas 500 partes de restos humanos en predios de 10 municipios coahuilenses, aunque no se especifica el número de personas victimadas.

ESTADO DE MÉXICO

22 de agosto de 2013. En predio de Tlalmanalco se localiza una fosa clandestina con 12 cadáveres correspondientes a los jóvenes que el 26 de mayo del mismo año fueron privados de su libertad en el bar Heaven, en la Ciudad de México.

GUERRERO

28 de marzo de 2013. En un predio del municipio de Tepecoacuilco, cerca de la carretera Iguala-Chilpancingo, entre las comunidades de Santa Teresa y Las Tunas, se encontraron cuatro fosas con cuatro cuerpos. Eran tres hombres y una mujer.

14 de noviembre de 2013. En cinco fosas ubicadas en una huerta del ejido El Cayaco, en Acapulco, fueron exhumados los cuerpos de siete personas, todas del sexo masculino, con una evolución cadavérica aproximada de tres días. Seis de los finados estaban atados de las manos.

9 de febrero de 2013. En un terreno del municipio de Taxco, entre las comunidades de Mezcaltepec y Puente Campuzano se localizaron dos fosas con 12 cuerpos de manera inicial. Al continuar la búsqueda, al 18 de marzo, el saldo es de 32 cadáveres rescatados.

6 de marzo de 2014. En cuatro fosas localizadas en la zona conocida como “La Antena”, en el Valle del Ocotito, se hallaron 10 cadáveres.

JALISCO

10 de abril de 2013. En una fosa clandestina ubicada en un predio cercano al rancho El Martín, sobre la carretera Guadalajara-Tala, a la altura del puente Las Tortugas, se localizaron tres cadáveres. Las víctimas fueron privadas de la libertad en enero por un comando armado en Zapopan.

Mayo de 2013. En las inmediaciones del rancho Las Palmas, el cual se encuentra a tres kilómetros del Fraccionamiento Arvento, Tlajomulco de Zúñiga. Fosa clandestina con los restos de tres personas.

30 de junio de 2013. En el rancho La Estancia, municipio de Ejutla, se reportó el hallazgo de una fosa clandestina con los cuerpos sin vida de siete personas, cuatro de ellas calcinadas.

22 de agosto de 2013. Los cadáveres de una mujer y sus dos hijos menores de edad fueron exhumados de una fosa clandestina en un terreno de la delegación de San Gaspar, en Tonalá. Estaban desaparecidos desde el día 19.

7 de noviembre de 2013. Inició la localización de una veintena de fosas clandestinas y al menos 76 cadáveres o restos de los mismos en un predio ubicado en los márgenes del Río Lerma, en el municipio de La Barca, Jalisco, limítrofe con los municipios de Briseñas y Vista Hermosa, Michoacán. Los crímenes fueron atribuidos al Cártel Jalisco Nueva Generación y más de veinte policías michoacanos fueron detenidos por estar coludidos con el crimen organizado.

26 de diciembre de 2013. En el predio La Cumbre, ubicado sobre la brecha al poblado de Palo Gordo, en Zapopan, se descubrieron una serie de fosas con los cadáveres de 17 personas. Las autoridades detuvieron a cuatro presuntos homicidas vinculados con el narcomenudeo en la zona metropolitana de Guadalajara.

20 de febrero de 2014. En un terreno de La Calera, a la altura del kilómetro 3 de la carretera Guadalajara-Chapala, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, se localizaron 19 cadáveres en una fosa clandestina. El detenido Jerónimo Ibarra Alcaraz, presunto miembro del Cártel Jalisco Nueva Generación condujo a las autoridades hasta el sitio. Le fueron incautados 155 kilos de marihuana, 39 kilos de anfetaminas, un arma calibre nueve milímetros y equipo táctico.

2 de marzo de 2014. En el cerro conocido como “El Gato”, entre los municipios de Tonalá y Tlaquepaque, se localizó tres fosas con los cuerpos de seis personas asesinadas.

MICHOACÁN

4 de mayo de 2013. Encuentran los cuerpos de tres hombres y tres mujeres en una fosa clandestina ubicada en el predio “El Chupadero”, en el rancho Parangüitiro, en el municipio de Tingambato. Estaban atados de los pies y tenían vendados los ojos con cinta canela. A los hombres les amputaron las manos y la mujer solo tenía una mano cercenada. Un mes de evolución cadavérica.

13 de diciembre de 2013. En un lote baldío de Apatzingán se descubrieron tres cadáveres inhumados de manera clandestina en una fosa.

5 de febrero de 2014. En el rancho Tres Coronas, en el municipio de Tingüindín, entre Zamora y Los Reyes, una denuncia anónima alertó a la policía de que en el lugar había fosas clandestinas. Se habló de la existencia de al menos 20 cadáveres.

5 de marzo de 2014. En una fosa clandestina del poblado de El Alcalde, municipio de Apatzingán, las autoridades locales encontraron 13 cadáveres. Se trata de seis varones adultos, cinco mujeres y dos menores de edad.

MORELOS

9 de diciembre de 2013. Exhuman 23 osamentas de tres fosas clandestinas ubicadas en dos casas y un terreno de los municipios de Emiliano Zapata, Xochitepec y Amacuzac.

6 de febrero de 2014. En el paraje Cajigal, en la comunidad de Huajintlán, municipio de Amacuzac, las autoridades ubicaron dos fosas con los cuerpos de tres personas asesinadas.

25 de febrero de 2014. En un terreno del Cerro del Venado, municipio de Zacatepec, fue localizada una fosa con tres cadáveres, uno de ellos correspondía a una mujer embarazada.

SINALOA

8 de noviembre de 2013. En el monte, cerca del poblado de Tecomate de la Noria, en la sierra de Mazatlán, se localizaron tres cadáveres putrefactos en una fosa.

5 de marzo de 2014. En la comunidad de El Playón, municipio de Angostura, se localizaron dos fosas que contenían en su interior tres cuerpos sin vida del sexo masculino.

SONORA

18 de noviembre de 2013. En el poblado de Navomora, en Navojoa, se localizó una fosa con los cadáveres de ocho personas, dos de ellas del sexo femenino. Los cuerpos tenían una descomposición aproximada de año y medio.

TAMAULIPAS

9 de abril de 2013. Tras la detención de 10 sujetos dedicados al narcotráfico, las autoridades dieron con el paradero de dos fosas clandestinas en las que había restos humanos. No se informó del número de personas que pudiera tratarse.

31 de enero de 2014. En el ejido de Bonfil, municipio de Gómez Farías, una zona de difícil acceso, se localizó una fosa clandestina con al menos 30 cuerpos y diez barriles con restos humanos. Soldados descubrieron el lugar que en años anteriores sirvió de refugio de Los Zetas.

VERACRUZ

20 de diciembre de 2013. En la playa La Cava, en la zona pesquera de Alvarado, se localizó una tumba clandestina bajo la arena. Fueron exhumados siete cadáveres, tres de ellos de mujeres.