Por primera vez en un año los analistas consultados por el banco de México consideraron que las condiciones económicas del exterior, entre las que se incluyen las bajas provocadas por la pandemia de coronavirus, son los mayores riesgos para el crecimiento económico mexicano.

Ciudad de México, 1 de abril (SinEmbargo).- El grupo de analistas consultados por el Banco de México volvió a recortar a la baja sus perspectivas de crecimiento económico (PIB) anual, del 0.91 al -3.99 por ciento. La baja en la expectativa se debió a factores económicos externos e internos, siendo la debilidad del mercado externo y la economía mundial el mayor motivo de desconfianza por la crisis sanitaria que ha dejado la pandemia de COVID-19.

Además, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer las expectativas económicas y el índice de confianza para los próximos meses dadas por el sector empresarial nacional.

Desde hace un año, los analistas consultados por Banxico alertaron que la gobernanza era el mayor obstáculo para el crecimiento de la actividad económica, pero ante la pandemia de coronavirus los factores externos fueron la mayor preocupación con 33 puntos más que en febrero.

Sobre los tres principales factores que podrían dificultar el crecimiento de la actividad económica en México en los próximos meses, los  factores económicos externos se ubicaron en 46 puntos, a tasa anual creció 29 puntos. Al interior de este elemento, la debilidad del mercado externo y la economía mundial representó el más grande obstáculo (30), 20 puntos más que el mismo mes del año anterior y 23 más que el mes anterior.

Le siguió las condiciones económicas internas (23), que bajó cinco puntos respecto al mes anterior y nueve puntos a tasa anual. En tercer lugar se ubicó la gobernanza, con 22 puntos, 26 menos a nivel mensual y 19 puntos menos que en 2019.

Dentro de la incertidumbre sobre la situación económica del país como obstáculo, a los analistas les preocupó la incertidumbre sobre la situación económica interna (14) y en menor medida la ausencia de cambio estructural en México (con un punto). La debilidad en el mercado interno y sobre la plataforma de producción petrolera se mantuvieron en la preocupación dos y tres con seis y dos puntos.

La encuesta fue recabada por el Banco de México entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 24 y 27 de marzo.

El análisis destacó que:

1. Las expectativas de inflación general para los cierres de 2020 y 2021 aumentaron en relación a febrero, si bien la mediana de los pronósticos para el cierre de 2021 se mantuvo en niveles similares. Por su parte, las expectativas de inflación subyacente para los cierres de 2020 y 2021 también se revisaron al alza con respecto al mes anterior, aunque las medianas correspondientes permanecieron en niveles cercanos.

2. Las expectativas de crecimiento del PIB real para 2020 disminuyeron en relación a la encuesta precedente. Para 2021, las perspectivas sobre dicho indicador aumentaron con respecto al mes previo.

3. Las expectativas sobre el nivel del tipo de cambio del peso frente al dólar estadounidense para los cierres de 2020 y 2021 se revisaron al alza en relación a febrero.

CONFIANZA EMPRESARIAL

La confianza de los empresarios mexicanos de distintos sectores como el manufacturero, la construcción, el comercial o los servicios privados no financieros ha caído en el último año y en el pasado mes de marzo recortó 6.5 por ciento en promedio. De acuerdo con los indicadores de confianza empresarial del mes de febrero, divulgados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), empresarios del sector empresarialtienen una confianza de 45.3 puntos sobre 100, siendo 8.5 por ciento menor que en el mismo mes de 2019.

Sobresalen negativamente los 57.3 puntos -una caída de 3.5 por ciento frente al mismo mes del año anterior- que obtiene el vector “Situación económica futura del país”. Sobre el momento adecuado para invertir la confianza descendió 14.8 por ciento, colocándose en 19.8 puntos.

El ICE de la Construcción obtuvo en febrero 44.9 puntos, 4.6 por ciento menos que en marzo de 2019. En este rubro el vector “Situación económica futura de la empresa” obtiene 60.3 puntos. No obstante, el de “Momento adecuado para invertir” tiene solo 24.2 puntos.

Para el sector Manufacturero fue de 44.4 puntos frente a los más de 50 puntos del mismo mes del año anterior, con una caída en todos los subíndices.

EXPECTATIVAS EMPRESARIALES

Las Expectativas Empresariales (EE) dadas a conocer por el Inegi durante el mes de marzo mostraron bajas en todos los indicadores del sector comercial. El manufacturero, de la construcción y del comercio tuvieron una tendencia hacia los resultados negativos a tasa anual.

Seis de nueve de los indicadores del sector manufacturero decrecieron, la mayor baja (-8.5 puntos) fue la demanda nacional de sus productos, seguidas de las exportaciones (-6.9) y la producción (-6.8).

Los cuatro indicadores del sector de la construcción bajaron, el principal descenso (- 8.5 puntos) fue el valor de las obras ejecutadas como contratista principal (-5.6 por ciento), seguida de las elaboradas como subcontratista (-5.4) y el total de contratos y subcontratos (-2.1).

En el sector comercial, todos los indicadores mostraron descensos, principalmente el de las ventas netas (-4.9 por ciento); seguido del personal ocupado total (-4.5).

PERSPECTIVAS DE BANXICO

Fuente: Banxico-

Los especialistas del Banxico aumentaron las expectativas de inflación general para 2020, del 3.52 por ciento al 3.75 por ciento.

De acuerdo con la encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado del mes de enero, para 2021 la media de las expectativas de inflación se revisaron al alza del 3.53 por ciento en diciembre, a 3.61 por ciento.

Los niveles de inflación subyacente para el cierre de 2020 aumentaron del 3.47 al 3.61 por ciento y para 2021 también crecieron de 3.44 al 3.50 por ciento.

Las expectativas de crecimiento del PIB real se revisaron a la baja en comparación mensual, de 0.91 al -3.99 por ciento en 2020 y para 2021 del 1.60 al 1.88 por ciento.

El tipo de cambio esperado para 2020 se colocó en 22.27 pesos por dólar, por debajo de los 19.57 planteados en febrero; en tanto que para 2021 aumentó de los 2o pesos por dólar a los 21.96 pesos.