El índice S&P 500 perdió 4.4 por ciento luego de que la Casa Blanca informó que de 100 mil a 240 mil personas podrían morir a causa de la enfermedad COVID-19 en Estados Unidos, aun si el país hace caso de las directrices para evitar idas de compras, comer en restaurantes y otro tipo de actividades durante abril.

Por Stan Choe, Damian J. Troise y Alex Veiga

NUEVA YORK (AP) — La Bolsa de Valores de Nueva York y los mercados financieros de distintas partes del mundo sufrieron fuertes caídas el miércoles mientras crecen los daños económicos y físicos causados por el brote del nuevo coronavirus, y los expertos señalaron que todavía no pueden prever cuándo acabará.

El índice S&P 500 perdió 4.4 por ciento luego de que la Casa Blanca informó que de 100 mil a 240 mil personas podrían morir a causa de la enfermedad COVID-19 en Estados Unidos, aun si el país hace caso de las directrices para evitar idas de compras, comer en restaurantes y otro tipo de actividades durante abril.

Ese tipo de restricciones han dañado fuertemente a la economía, y Whiting Petroleum, una de las empresas de exploración de hidrocarburos más grandes en la formación Bakken, se declaró en bancarrota el miércoles, mientras el precio del crudo ronda los 20 dólares por barril.

Las automotrices también reportaron fuertes caídas en las ventas en Estados Unidos correspondientes a marzo, incluida una disminución del 43 por ciento para Hyundai. Las solicitudes de créditos hipotecarios cayeron 24 por ciento respecto a los niveles de hace un año debido a que las casas en venta están cerradas.

“Hay mucha incertidumbre”, comentó Megan Horneman, directora de estrategia de cartera en Verdence Capital Advisors. “Las noticias negativas están tomando el control”.

Las malas noticias alcanzaron el nivel internacional. Los mercados japoneses registraron algunas de las pérdidas más fuertes, cayendo 4.5 por ciento, luego de que una encuesta sobre la confianza empresarial en el país obtuvo su peor resultado en siete años. El índice británico FTSE 100 cayó 3.8 por ciento luego de que los grandes bancos de la nación eliminaron los pagos de dividendos, como parte de una labor internacional por parte de las compañías y familias por igual para conservar dinero.

Las acciones se han desplomado este año debido a que la pandemia de coronavirus ha conducido a las economías a lo que se prevé sea una recesión profunda y repentina. El S&P 500 acaba de terminar con su peor trimestre desde 2008 con una caída del 20 por ciento.

En tanto, un reporte publicado el miércoles indicó que los empleadores privados de Estados Unidos recortaron 27 mil empleos el mes pasado, que fue una cantidad mucho menor a lo que los economistas habían pronosticado. El informe utilizó información de marzo antes de que el número de personas que solicitaron prestaciones por desempleo registrara un aumento récord.

El S&P 500 cedió el miércoles 114.09 puntos, para terminar en 2 mil 470.50.

El promedio industrial Dow Jones bajó 973.65, o 4.4 por ciento, para cerrar en 20 mil 943.51. El compuesto Nasdaq cayó 339.52 enteros, o 4.4 por ciento, para situarse en 7 mil 360.58.

El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó a 0.60 por ciento, respecto al 0.70 por ciento que registró el martes.