#MetaDatos |  Un análisis realizado por la Unidad de Datos de SinEmbargo arrojó que más del 80 por ciento de los contenidos que comparte el Presidente Andrés Manuel López Obrador en las redes sociales son videos y transmisiones en vivo de sus conferencias y eventos públicos. Esta manera más directa de comunicar repercute en la sobreexposición mediática y el protagonismo de la figura del Primer Mandatario.

Ciudad de México, 1 de junio (SinEmbargo).– En los primeros seis meses de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, las “benditas redes sociales” lo han llevado a la cumbre de los políticos más influyentes del mundo, según informa  Twiplomacy en el reporte “Líderes mundiales en Facebook 2019”, publicado en abril de este año.

El estudio señala que la red social fundada por Mark Zuckerberg es en la que el Primer Mandatario mexicano genera más interacciones con su audiencia. En esta plataforma AMLO generó más de 3 millones de “me gusta” y para el 1 de marzo de este año duplicó el número de seguidores con relación a los que tuvo el mismo mes de 2018.

Superado en el listado de Twiplomacy solo por Jair Messias Bolsonaro, Presidente de Brasil, y Narendra Modi, Primer Ministro de la India, AMLO se mantiene como el tercer líder político a nivel mundial que más interés despierta en una de las plataformas más complejas para generar engagement, sobre todo si se considera la dificultad añadida por el cambio en su algoritmo en meses recientes.

Según Twiplomacy, López Obrador fue uno de los pocos líderes políticos que lograron superar las dificultades en materia de audiencia que implicó la actualización algorítimica de la red social con sede en Menlo Park, California.

A las métricas que AMLO genera en Facebook, se suman las reacciones que el Presidente acumuló en otras plataformas durante los últimos seis meses: en Twitter, López Obrador se sitúa entre los 10 perfiles políticos más influyentes a nivel mundial; en Instagram es el líder hispanohablante con más interacciones, según el ranking de Twiplomacy.

TRANSMISIONES EN VIVO, SU GRAN MOTOR

Twitter, Facebook, Periscope, YouTube y Telegram transmiten en vivo las conferencias y eventos especiales del Presidente al mismo tiempo. La atención que han generado estos contenidos contribuyeron a un crecimiento atípico en el canal oficial de YouTube del Presidente.

Los primeros seis meses de Gobierno se traducen en casi la triplicación de la cifra de subscriptores con la que AMLO inició el sexenio en esta plataforma, de 355 mil a más 970 mil reunidos a unos días de concluir el mes de mayo, cifra muy cercana al millón de subscriptores, que de acuerdo con el crecimiento que presenta su canal, podría ser rebasada en el transcurso de una semana.

El  número de suscriptores tuvo un incremento de más del 200 por ciento en los últimos seis meses. Foto: SinEmbargo

La evolución de este canal solo tiene paralelismos con el fenómeno de Jair Bolsonaro en Brasil, que durante octubre pasado sumó un millón de subscriptores a su cuenta.

AMLO no solo genera interacciones al interior de su canal de YouTube, el incremento de audiencia que ha experimentado en esta plataforma durante los últimos meses ha repercutido en otras audiencias.

En un ejercicio realizado por Metadatos con el objetivo de identificar los canales más cercanos en el algoritmo de YouTube al canal del Presidente, los datos obtenidos coincidieron con la dinámica que se ha generado en torno a las conferencias presidenciales, en donde un grupo de YouTubers ha alcanzado un protagonismo.

Foto: SinEmbargo

Al recuperar una lista de videos relacionados en este algoritmo a través del parámetro de consulta relatedToVideoId en la API, fue posible identificar varias comunidades en las que algunos usuarios han adquirido protagonismo en las listas de sugerencias relacionadas con este canal.

Aunque estas comunidades generan el interés de los usuarios que observan los videos de AMLO, el impacto de los medios de comunicación aún es importante.

Grafo que muestra una red de algunos de los videos relacionados en el algoritmo de YouTube a los 10 videos más vistos del canal de Andrés Manuel López Obrador. En la muestra se visualizan 845 nodos (puntos que simbolizan un video) y 20 mil 585 aristas (conexiones entre los videos). La red se conforma de varios grupos de videos, aquellos de mayor tamaño y graficados en colores azul y verde están conformados por canales oficiales del Gobierno mexicano y de medios de comunicación, en las agrupaciones más pequeñas en violeta y naranja adquieren mayor protagonismo canales de youtubers orientados a temas políticos. Foto: SinEmbargo.

Al filtrar la información en varias comunidades aparecen grupos de canales de usuarios que con frecuencia están relacionados con videos de López Obrador en YouTube. Foto: SinEmbargo.

EL INICIO DE LA 4T

En el 2006 muy pocos imaginaban que algo tan efímero, vertiginoso e instantáneo como las redes sociales podrían tener algún día injerencia en la vida política de un país.

Aquellos comicios en los que el hoy Presidente Andrés Manuel López Obrador denunció ser víctima de un fraude electoral, apelaron sobre todo al impacto de los spots televisivos porque en ese entonces las plataformas digitales no habían irrumpido en el país y en casi toda la década siguiente las redes sociales fueron consideradas herramientas de sociabilización o de entretenimiento pero pocos les atribuían agencia política. Doce años después estas plataformas son el principal eje de la estructura comunicativa del Gobierno mexicano.

El proceso de transformación en esta materia está anclado a la Ley de Austeridad Republicana y la desarticulación del aparato comunicativo de las secretarías y dependencias federales, en este contexto las redes sociales han resultado afines a la visión de austeridad, pero los mismos canales han derivado en una sobreexposición de la imagen presidencial sin precedentes.

Ningún otro funcionario o miembro del Gabinete padece del mismo nivel de exposición a través la difusión de mensajes, conferencias y eventos públicos en las redes sociales como López Obrador, tampoco sus antecesores, los ex presidentes Enrique Peña Nieto o Felipe Calderón lo tuvieron.

En un análisis realizado por Metadatos sobre el tipo de contenido que publica López Obrador en estas plataformas, la proporción de videos y transmisiones en vivo es mucho mayor que otros contenidos (82 por ciento en Facebook, 87 por ciento en Twitter).

Un ejemplo del protagonismo que ha tenido la imagen presidencial en estos primeros seis meses es la movilización en Twitter todas la mañanas de la etiqueta #conferenciapresidente, dinámica en la que destacan algunas cuentas del Gobierno federal como: @Gobiernomx, @canalcatorcemx y @Sener_mx por ser las principales replicadoras del evento en la red social de microblogging. Otras cuentas como @Notimex también dan amplia difusión a la conferencia pero con etiquetas como #Mañanera.

UNA POLARIZACIÓN AÑEJA

La doctora Ivonne Acuña Murillo, académica del departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, consideró en entrevista con SinEmbargo que las conferencias del Presidente son un ejercicio de acercamiento mediático que no se había visto en sexenios anteriores, pero también implican un nuevo ejercicio de rendición de cuentas.

“Un ejercicio interesante de AMLO es que habla de manera directa, en primera persona y a través de los medios cuestiona a su propio gabinete y les pide resultados”, mencionó la académica.

La última encuesta publicada por De las Heras Nemotecnia señala que el Presidente cayó un 10 por ciento en popularidad al cierre de los primeros seis meses de su Gobierno, con una percepción positiva que ronda el 70 por ciento.

Al finalizar el mes de mayo, las cifras que el Primer Mandatario acumula en Facebook indican que hay signos de que las interacciones en las cuentas oficiales del Presidente han rebasado ya el impacto inicial que obtuvo durante las primeras semanas.

El gráfico inicia con las interacciones más recientes obtenidas por la página de Facebook de López Obrador. Se observa que las reacciones o los “me gusta” se han sostenido en estos seis meses. Sin embargo, los picos de interacción que se presentaron en las fechas más lejanas (entre el 1 y el 1 de febrero) no volvieron a presentarse en los meses siguientes. Foto: SinEmbargo.

Aunque el apoyo no se ha revertido aún y eso lo demuestra la expansión de comunidades de apoyo en todas las plataformas, entre las que destaca la auto llamada #RedAMLOve que ha dado paso a otra red llamada #YoConAMLO, ambas conformadas por centenas de usuarios, algunos de ellos procedentes de las bases del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero también de movimientos sociales como #Ayotzinapa y #YoSoy132, así como simpatizantes de AMLO desde el periodo electoral del 2006.

Si bien hay estudios como el publicado este año por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) que han identificado que emplean estrategias de coordinación en apoyo al Presidente.

El apoyo de estas redes proAMLO trasciende fuera de la estructura gubernamental pero es coincidente al situar al Presidente como epicentro de la mayoría de las discusiones políticas que trascienden en el entorno de las redes sociales.

El protagonismo de AMLO en las redes sociales se extiende también al exterior de los límites de las redes pro AMLO, sus acciones, aciertos y errores han determinado en estos últimos seis meses el curso de las discusiones que surgen en estos espacios. Un anuncio o publicación de estatus en las redes sociales determina la agenda política del día. Su acrónimo “AMLO”, su imagen, sus dichos, planes y promesas, incluso el tiempo que tarda en responder a una coyuntura catalizan discusiones.

La constante confrontación de grupos antagónicos preocupa a algunos especialistas que consideran que esta dinámica es resultado de un proceso de amplificación de la polarización. Sin embargo, el contexto en que se desarrolla esta tendencia está sujeto a un factor histórico que tiene su origen fuera del entorno digital.

Acuña Murillo considera que la constante confrontación de grupos antagónicos con relación a López Obrador surgió desde el periodo electoral del 2006 en que cobró especial importancia el discurso emitido desde la campaña del ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, rival de AMLO en dichos comicios, y responsable del spot con la frase: “AMLO es un peligro para México”, una de las más representativas de la “campaña negra” contra el tabasqueño, misma que se integró a la narrativa de sus adversarios, quienes en este sexenio continúan expresando su rechazo al Primer Mandatario desde las redes sociales a través de etiquetas como #AMLORenuncia y otras más.

La confrontación desde la enunciación es una de las claves de la amplificación de la polarización en el entorno digital. En este contexto, los opositores de AMLO mantienen el mismo discurso desde hace más de una década, pero López Obrador también ha construido su propia narrativa, de la cual podría estarse beneficiando, considera la doctora Acuña.

“Si bien existe polarización él (López Obrador) parece aprovecharla a su favor para construir sus propias bases de poder (…) AMLO ha construido su propia narrativa en torno a sus adversarios, los motes como “prensa fifí” y “PRIAN” le sirven para visibilizar el poder que hoy ha sido derrotado”, expresó la académica.

Para la académica, en sus primeros seis meses de Gobierno AMLO ha tenido aciertos en su forma de Gobernar, pero también errores. López Obrador ha realizado varias acciones que denotan prisa por lograr cambios. Sin embargo, Acuña considera que esa premura puede también generar errores que dañen los intereses de la nación.

La doctora destaca como aciertos resolver el asunto de la Reforma Educativa, los programas sociales como la pensión para adultos mayores y la eliminación de intermediarios. Sin embargo, las renuncias de altos funcionarios como Germán Martínez Cázares podrían ser un síntoma de que falta comunicación al interior del Gabinete presidencia.

A pesar de que las redes sociales son uno de los principales referentes del apoyo que concentra López Obrador, su arranque al frente del Poder ejecutivo no fue un terreno llano. El pasado 1 de diciembre, la toma de posesión implicó un cambio de régimen que no había sucedido en los últimos 50 años.

A pesar de que López Obrador obtuvo la victoria con una mayoría significativa de votos, la doctora Ivonne Acuña considera que en estos primeros seis meses de Gobierno, AMLO todavía se encuentra en proceso de construir sus bases de poder y desarticular las del régimen anterior, en el proceso la polarización se ha radicalizado debido a que ambas fuerzas políticas aun mantienen vigente la pugna.

“Ahora que es Presidente la oposición espera que llame a la reconciliación, sin embargo, sería inocente pensar que habrá concordia en estos momentos. Es como pedir que después de una revolución se dejen las armas cuando los enemigos no lo han hecho”, explicó.

La narrativa de López Obrador se refleja en el tono de comunicación que utiliza para informar en sus cuentas de redes sociales. En 326 estados de Facebook que el Primer Mandatario publicó entre el 1 de diciembre del 2018 y el 23 de mayo de este año destaca su interés por promover los programas sociales, la política del bienestar, el rescate a Pemex y el combate a la corrupción.

LOS RIESGOS DE LAS “BENDITAS REDES”

El Doctor Fernando Nieto Morales, académico del Colegio de México (Colmex) consideró que la centralización del aparato de comunicación social del Gobierno federal ha sido contraproducente. Según el investigador conjuntar en una sola oficina toda la comunicación social del Gobierno federal les ha restado la flexibilidad que se había alcanzado en sexenios anteriores.

Aunque la centralización atiende a las políticas de austeridad de la 4T, esta política afecta en particular a las plataformas de redes sociales de las dependencias, cuyas audiencias son diferentes en todos los casos. “No es lo mismo comunicarse con las audiencias de la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) que con las de la Secretaría de la Función Pública (SFP)”, expresó el académico en entrevista con SinEmbargo.

En un ambiente que favorece la polarización, las redes sociales implican también riesgos para el Gobierno de López Obrador. De acuerdo con el especialista las plataformas digitales si ofrecen una interlocusión mayor, pero han sido el escenario de encontronazos entre el  Primer Mandatario y algunos actores como periodistas y medios de comunicación como en el caso del diario Reforma.

Por otro lado, Nieto considera que a pesar de que las redes sociales son una plataforma de apoyo contundente para AMLO y su desempeño en ellas ha roto récords en interacción, aún está muy lejos de fenómenos mediáticos que han ocurrido entre actores políticos como es el caso Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos.

A partir de que Trump inició su gestión como Primer Mandatario de EU se consolidó como un actor protagónico en Twitter a nivel mundial, debido a su constante exposición en la plataforma y sus polémicos tuits en los que era notoria su desconexión con sus estrategas de comunicación social.

El doctor Nieto Morales sostuvo que la manera en cómo López Obrador se comunica a través de las plataformas de redes sociales difiere de la manera en como lo ha hecho el Presidente estadounidense y una trumpización en este sentido es muy lejana en el aparato de comunicación presidencial, debido a que los mensajes de AMLO en redes sociales aún se apuntalan con el impulso de los medios de comunicación que le aportan un impacto significativo en la audiencia.

Si bien las “mañaneras” le han permitido responder más rápido ante las crisis como el caso la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan o la masacre de 13 personas, entre ellos un bebé, en Minatitán, Veracruz, para el investigador su respuesta ha sido variopinta, pues en algunos casos, como la contingencia ambiental generada por ola de incendios desatada en varios estados del país en días pasados, le ha tomado un tiempo más prolongado de respuesta.