“La apreciación del peso se debe a un sentimiento de apetito por riesgo en los mercados financieros a nivel global”, afirmó Gabriela Siller, analista de Banco Base.

En México se dio a conocer el indicador de confianza empresarial correspondiente a mayo, que tuvo caídas generalizadas.

Ciudad de México, 1 de junio (SinEmbargo).- El tipo de cambio inició la primera sesión de junio cerca del piso de los 22 pesos, cotizando con una apreciación de 0.68 por ciento, o 15 centavos, respecto a la sesión anterior en los 22.03 pesos por dólar.

En las primeras horas del día, se colocó en un mínimo de 21.9332 pesos, un dato no visto desde el 15 de marzo. Con la cotización ganó terreno junto a la mayoría de los principales cruces frente al dólar.

El peso terminó la sesión en la estimación del Banco de México con una apreciación de 8.6 por ciento, o 2.1 pesos desde la primer cotización de mayo (el día 4) y respecto al cierre anterior ganó 0.67 por ciento, o 14.7 centavos.

El dólar spot se vende en 22.0770 pesos, en tanto que en ventanillas de BBCA se coloca en los 22.33 pesos por cada billete verde. A lo largo de la sesión el tipo de cambio se colocó en un máximo de 22.0890 y tocó un mínimo de 21.9560 pesos por dólar.

“La apreciación del peso se debe a un sentimiento de apetito por riesgo en los mercados financieros a nivel global, ante la expectativa de que la actividad económica global se encuentra en proceso de recuperación”, afirmó Gabriela Siller, analista de Banco Base.

En Europa, el indicador PMI de manufactura se ubicó en 45.4 unidades, mostrando una recuperación desde 31.1 putos. El indicador agregado para Europa se mantuvo estable en 39.4 puntos.

“Esto indica que, en la región, la actividad manufacturera frenó su caída durante el mes previo y que es probable que a partir de junio empiece a mostrar una moderada expansión”, planteó la analista.

En México se dio a conocer el indicador de confianza empresarial correspondiente a mayo, que tuvo caídas generalizadas. En el sector de la construcción bajó a una tasa mensual de 6.25 por ciento a un nuevo mínimo en registro de 36.18 puntos y el indicador de confianza del sector manufacturero se contrajo 4.86 por ciento a 35.19 puntos, su menor nivel desde febrero de 2009.

Los indicadores de confianza del sector comercio y de servicios no financieros también cayeron 4.44 por ciento mensual, ubicándose también en niveles mínimos en registro.

“Aunque los indicadores de producción lleguen a mostrar una recuperación de la actividad a partir de mayo, el retroceso de los indicadores de confianza empresarial es un indicio de que la recuperación económica en México será lenta”, explicó Siller.

La encuesta mensual del Banxico de especialistas del sector privado destacó que esperan una reducción del PIB para 2020 de -8.16 por ciento.

En la nueva Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) de abril, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) expuso que 20 millones de mexicanos estaban disponibles para trabajar. Del universo, 11.3 millones dejó de laborar y sus salarios fueron suspendidos temporalmente. Sólo en cinco semanas, 12.6 millones de personas se quedaron sin empleo.

La Población Económicamente Activa (PEA) fue de 45.4 millones de personas el cuarto mes del año, de acuerdo con la Primera Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) que presentó el Inegi. El dato representó un descenso de 12 millones de personas desde los 57 millones de marzo, el diferencial se dirigió al rubro de Población No Económicamente Activa (PNEA) que se colocó en un máximo de 50.2 millones.

“A pesar del optimismo en los mercados, existen riesgos importantes para la recuperación económica, entre los que destacan que la semana pasada Donald Trump anunció que comenzarán a trabajar para retirar el estatus comercial preferencial a Hong Kong, tras determinar que ha perdido su autonomía ante China”, recordó Siller.