Las cifras de muertes se basan en reportes recibidos de un 80 por ciento de los hogares de ancianos de Estados Unidos.

Por Ricardo Alonso Zaldivar y Candice Choi

WASHINGTON, 1 junio (AP).- Cerca de 26 mil residentes de hogares para ancianos en Estados Unidos han muerto por coronavirus, informaron autoridades el lunes, revelando una cifra que probablemente seguirá aumentando.

La información fue obtenida por la AP a partir de un memorándum preparado para los gobernadores estadounidenses por parte del Centro de Servicios Medicare y Medicaid y el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.

Las cifras son solo parciales. El documento establece que los números se basan en reportes recibidos de un 80 por ciento de los hogares de ancianos de Estados Unidos.

El Centro de Medicare y Medicaid, a cargo de los asilos de ancianos a nivel nacional, dijo además a los gobernadores que está aumentando las multas por infracciones a los asilos de ancianos.

EL HORROR EN NY

A inicios de mayo el estado de Nueva York reportó más de mil 700 decesos por coronavirus en asilos de ancianos, en momentos en que encara un creciente escrutinio sobre cómo está protegiendo a la población más vulnerable.

Por lo menos 4 mil 813 residentes con casos sospechosos o confirmados de COVID-19 han muerto en 351 de las 613 instituciones geriátricas de Nueva York desde el 1 de marzo, según una lista publicada por el Gobernador Andrew Cuomo. La lista, difundida la tarde del lunes, incluye cifras de muertes confirmadas y probables para la noche del domingo.

Los residentes de los asilos de ancianos comprenden casi una cuarta o una quinta parte de todas las muertes por el coronavirus en el estado. Pero la cifra exacta de residentes de asilos que han muerto de COVID-19 sigue siendo desconocida a pesar de la publicación de la lista, ya que no incluye las muertes en hospitales ni detalles sobre casos de COVID-19 en residencias geriátricas particulares.

Los datos muestran que 22 casas de ancianos, en su mayoría en la ciudad de Nueva York y en Long Island, han reportado por lo menos 40 muertes y que 64 de esas instalaciones han reportado entre 20 y 49 decesos.

El Parker Jewish Institute de Queens y el Isabella Geriatric Center —uno de los hogares de ancianos más grandes de la ciudad de Nueva York con 705 camas— han reportado las mayores cifras de muertes: 71 y 64, respectivamente.

Audrey Waters, vocera del Isabella Geriatric Center, declaró la semana pasada en un email que “Isabella, al igual que los demás asilos de ancianos en la ciudad de Nueva York, inicialmente tuvo acceso limitada a pruebas extensas para poder rápidamente diagnosticar a nuestros residentes y empleados. Esto obstaculizó nuestra capacidad de identificar a los que tenían el virus, pero eran asintomáticos, a pesar de nuestros esfuerzos de separar rápidamente a los que porten el virus”.

En muchos casos, la nueva lista revela muchas más muertes de las que se reportaron antes: el Isabella Geriatric Center tenía 13 muertes por coronavirus para el 1 de mayo; ahora reporta 21 muertes confirmadas de COVID-19 y otras 43 muertes presuntamente por el virus. La casa Ozanam Hall de Queens ahora reporta 53 muertes, comparado con 10 anteriormente.

También las residencias para veteranos del ejército se han visto afectadas: la Long Island State Veterans Home ha reportado 53 muertes, entre ellas 48 confirmadas por el virus y cinco probables. La New York State Veterans Home, en Queens, ha reportado 33 decesos y la New York State Veterans Home, en Westchester, 22.El 2 de marzo, Cuomo prometió realizar “un esfuerzo especial” para proteger a los asilos de ancianos. El estado ordenó a las instalaciones limitar las visitas y horas de visita, y luego suspendió todas las visitas a partir del 12 de marzo.