Desde el 25 de marzo el IMSS anunció la entrega de estas “incapacidades” por parte de la institución para sus afiliados. La finalidad del trámite es amparar a los trabajadores por su ausencia en sus centros de trabajo hasta por 14 días.

Ciudad de México, 1 de junio (SinEmbargo).- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunció que, desde el inicio de la Fase 3 de la pandemia por el nuevo coronavirus, 15 mil 456 trabajadores mexicanos afiliados a la institución tramitaron “permisos COVID-19” al presentar algún síntoma de la enfermedad.

José David Méndez Santa Cruz, titular de la Unidad de Prestaciones Económicas y Salud en el Trabajo del IMSS, declaro al periódico El Economista la cifra de empleados mexicanos que requirieron uno de estos permisos.

La disposición oficial del IMSS declara que los permisos por COVID-19 se equiparan a una Incapacidad Temporal para el Trabajo, que ya otorga la misma institución.

La finalidad del trámite es amparar a los trabajadores mexicanos ante su ausencia en sus centros de trabajo hasta por 14 días. Además determinan el descuento en las cuotas obrero patronales.

Los trabajadores pueden tramitar un permiso de esta naturaleza a través de la página dedicada al COVID-19 del IMSS. Ahí deberán contestar un cuestionario para poder llevar a cabo el trámite.

El 25 de marzo, Mauricio Hernández Ávila, Director de Prestaciones Económicas y Sociales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), informó que todas las personas que están afiliadas en el régimen ordinario podrán tener acceso a un permiso especial o único para facilitar el trámite de incapacidad en caso de enfermerse de COVID-19, con lo que los derechohabientes no deberán presentarse obligatoriamente al médico.

En conferencia de prensa precisó que el Consejo Técnico del IMSS aprobó hoy un permiso especial por contingencia médica. “Es un permiso único en la historia del Seguro Social”, dijo.

Explicó que la facilitación del trámite “quiere decir que le ahorremos al trabajador la visita al médico, el trámite de incapacidad, todo esto tiene transporte público, tiene contacto con otras personas, o ir al banco y regresar a su casa”.

Hernández Ávila detalló que la incapacidad será por 14 días, el tiempo que dura el cuadro leve de COVID-19. Dijo que el objetivo es romper la cadena de transmisión de la enfermedad. “Lo que queremos es que las personas que posiblemente tengan COVID-19, que tienen tos, un poco de fiebre, de dolor de cabeza, se queden guardados en casa”.