Author image

Tomás Calvillo Unna

01/06/2022 - 12:05 am

Este profeta que me llamo yo

“La savia del poder,/ las húmedas alas de su sombra:/ el yo que asciende en su pináculo:/ solo yo lo sé,/ solo yo”.

El espejo. Pintura: Tomás Calvillo Unna

“Tuya es la munificencia y abrumas a quienes te loamos.

Tuya es la hospitalidad más indulgente.

Un día después de leerme en voz baja, me dijiste:

Mientes.

Y sonreías.

Lo sé, lo saben todos, ellos

cuya envidia me cerca y cuya solicitud te acosa y agobia”

(Manuel Calvillo. De la Epístola III, del Libro del Emigrante. 1983)

*

Este profeta que me llamo yo

convertido en un insaciable ente

de vocación efímera;

extraviado en la grandilocuencia

que anuda poco a poco

la soga al cuello:

el emblema de estos tiempos

estrujados de historia.

El yo que exige su lugar,

su reconocimiento, su obediencia,

su inefabilidad,

que dice saber a dónde ir;

me confirma su voluntad

y califica a los demás,

en su alienada jerarquía

por representar a todos.

El yo que consume para si el mundo

y explica sus rotaciones,

y exprime las horas a su antojo

hasta quedarse solo en medio de la multitud,

escuchándose, escuchando…

El yo que no sabe sonreír,

cuya quijada toma el mando

hasta de sus palabras

que embaucan, mastica y escupe;

sus muecas lo aquilatan

sin darse cuenta ya,

sin saber mi nombre incluso;

en su enfado que amenaza.

Apoderado de su papel

reparte los castigos y los premios.

Es el dueño desde los primeros minutos

que revisa a pie juntillas

lo que habrá de desaparecer

antes de completar su edificación.

El Yo que gusta de la admiración,

del reconocimiento, de la fama;

no se mira más al espejo,

porque soy el espejo

– dentro y fuera –

Nadie,

sólo ese yo

es capaz de entender lo que pasa

para emprender

la exigencia de las tareas.

Ese Yo, que no es otro más,

que este que llevo desde el amanecer

y asume su destino signado:

el vaivén de Kali,

su turbada danza,

en el pozo profundo de la psique:

esa química del tiempo;

esta compuerta intacta que abro

y determina los pasos

que doy un día sí,

y otro más.

Este yo,

mi propio monumento que se erige cada hora,

en homenaje a las hazañas que emprendo.

No importa si comprenden o no,

si un vecino, una colega,

o un transeúnte lo percibe

y lo entiende.

Es el imperio

del desgarramiento de la mentira,

del filo de las uñas de la maledicencia

que se clavan en el léxico;

la cruel normalidad que no se rinde,

e impone su delirio: mis relatos,

el credo de sí mismo, el credo mío,

el sentimiento de ser infalible,

la irritada epidermis de una descomposición;

los años que llevo encima

y esos gusanos de la perplejidad

que recorren las coyunturas de mi cuerpo

y de noche reposan en mis párpados.

Son los caprichos nunca vencidos,

su paulatina devastación;

los planos de la grandeza

en las hojas de albanene

donde el viento se cuela

y entre la bruma silva;

líneas, siluetas

que trazan una tardía modernidad

con la fricción del metal que hipnotiza;

muerden el paisaje:

los ilusos kilómetros

de una niñez perdida,

su dolorosa pubertad:

la identidad robada,

la inexplicable sangre

que acecha.

Hay palabras como descalabrarse

que vienen de la infancia

y se pierden al paso de los años;

hay decisiones, accidentes,

como injertos crecen y se apoderan;

la venganza, el resentimiento,

de ahí provienen

y se insertan en la mirada;

son la precoz manipulación

de la sobrevivencia.

La savia del poder,

las húmedas alas de su sombra.:

el yo que asciende en su pináculo:

solo yo lo sé,

solo yo.

Solo

en la tertulia íntima,

contemplando los arrojos

sin necesidad de certeza;

con mi bandera desplegada,

llega la hora del abandono,

el cúmulo de veneno adquirido.

Nada quedará en pie,

tal vez la vaga imagen

de un héroe anónimo

en la pantalla del yo mismo.

de ese mismo que se ausenta

en la trágica libertad de ser.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas