Mientras miles de personas se han congregado en el Zócalo para esperar a López Obrador y celebrar su triunfo. En carros pitando el claxon o a pie alzando los brazos al aire con los puños cerrados gritan lo que por tantos años le han gritado al tabasqueño, pero que hoy ya es verdad: ¡Presidente!, ¡Presidente! El corte vial está desde la Alameda y desde ahí esperan a las afueras del Hotel Hilton, donde esta noche dio su mensaje. Suena más fuerte el ya clásico “es un honor estar con Obrador” y la fiesta que inicia no corresponde con un domingo a las 10 de la noche. Se escucha entre la gente que trae peluches y máscaras del candidato un “ya nos tocaba”.

Ciudad de  México, 1 de julio (SinEmbargo).- A Andrés Manuel López Obrador se le quebró la voz. En sus primeras palabras como ganador de la contienda presidencial, repitió lo que ha dicho durante ya varios años, y sobre todas sus frases, una: “Por el bien de todos, primero los pobres”. También dijo que el eje de su Gobierno será combatir la corrupción y le corrigió la plana al mandatario saliente, Enrique Peña Nieto: no, dijo, “la corrupción no es cultural: es producto de un sistema decadente”.

También alertó a sus carcanos que el buen juez por la casa empieza, y que castigará a sus amigos o compañeros de lucha que no acepten que la corrupción terminó en México. También dijo que es tiempo de la reconciliación y reconoció a Peña en un momento del discurso en el que recordó que fue maltratado por sus dos antecesores, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

“Éste es un día histórico y será una noche memorable, una mayoría importante de ciudadanos ha decido comenzar la cuarta transformación de la vida pública de México. Agradezco a todos los que votaron por nosotros y nos han dado la confianza para iniciar este cambio verdadero”, inició esta noche su mensaje a los ciudadanos.

“Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses nacionales, por legítimos que sean, el interés superior, el interés general, como afirmó en su momento Vicente Guerrero: “la patria es primero”, continuó.

También expresó su respeto a quienes votaron por otros candidatos y partidos. “Lo mismo manifiesto para los tres candidatos a la Presidencia de la República que el día de hoy han reconocido nuestro triunfo, nuestra victoria”.

“El nuevo proyecto de Nación buscará establecer una auténtica democracia, no apostamos a construir una dictadura, abierta ni encubierta. Los cambios serán profundos pero se darán de acuerdo al orden legal establecido. Habrá libertad empresarial, libertad de expresión, de asociación y de creencias, se garantizarán todas las libertades sociales, así como los derechos ciudadanos y políticos consagrados en nuestra constitución”, dijo.

“Se respetará la autonomía del Banco de México, mi gobierno mantendrá disciplina financiera y fiscal”, destacó.

Reiteró que los contratos del sector energético suscritos con particulares serán revisados para prevenir actos de corrupción, “si encontramos anomalías que afecten al interés nacional se acudirá al Congrego, a tribunales nacionales e internacionales”.

“Siempre nos conduciremos por la vía legal, no actuaremos por la vía arbitraria, ni habrá confiscación de bienes. La transformación consistirá básicamente en desterrar la corrupción de nuestro país”.

Adelantó que no tendrán problema en lograr este propósito “porque México es heredero de grandes civilizaciones, es honrado y trabajador. La corrupción no es cultura sino resultado de un régimen”.

Y adelantó que la corrupción será erradicada y no se tolerará venga de quien venga. “Sobre aviso no hay engaño, sea quien sea será castigado, incluyo a compañeros de lucha, a funcionarios, a los amigos y a los familiares. Un buen juez por la casa empieza”.

SU MENSAJE EN EL ZÓCALO

En un mensaje en la explanada del Zócalo capitalino, ante miles de personas, aseguró que “vamos a cumplir todos los compromisos, no les voy a fallar. No se van a decepcionar. Soy muy consciente de mi responsabilidad histórica. No quiero pasar a la historia como un mal Presidente. Conozco lo que han hecho todos los presidentes y quiero pasar a la historia como un buen Presidente de México”.

“Sí se puedo”, dijo cuando miles de personas comenzaron a corear la frase.

López Obrador también anunció que se reunirá con el Presidente Enrique Peña Nieto el próximo martes a las 11:00 de la mañana en Palacio Nacional.

“Hoy se termina una etapa y vamos a iniciar otra. Triunfamos y ahora vamos a transformar a México. Voy a dedicarme en este tiempo hasta el día 1 de diciembre, que va a ser la toma de posesión, todo este período lo voy a dedicar a trabajar con los miembros del nuevo gabinete para elaborar los proyectos, no perder tiempo, al final lo que vamos a llevar a la práctica con el propósito de que empecemos ya a trabajar para que iniciando el gobierno, desde el primer día, empezamos a cumplir los compromisos”, añadió.

En su mensaje anunció que en su equipo de transición de gobierno, Carlos Urzúa y Alfonso Romo van a comenzar a atender toda la parte económica; en el tema de Relaciones Internacionales va a empezar a trabajar en la transición Héctor Vasconcelos y Marcelo Ebrard; para asunto políticos internos, la licenciada Olga Sánchez Cordero y Tatiana Clouthier; mientras el encargado para medios va a seguir siendo César Yáñez. También anunció que comenzará una gira por el país como Presidente electo.

“Amor con amor se paga, así como ustedes me quieren a mí los quiero yo a ustedes, y un poquito más todavía. No les voy a fallar”, recalcó.

Esta tarde, López Obrador informó que después de las 23:00 horas, cuando el Instinto Nacional Electoral (INE) diera sus primeros resultados, ofrecería una conferencia de prensa en el Hotel Hilton. “Y de ahí al Zócalo”, afirmó.

A partir de las 20:00 de este día, diversas encuestas de salida se hicieron publicas: de la empresa Buendía & Laredo dan el triunfo a Andrés Manuel López Obrador con un rango de 48 a 54 por ciento, seguido de Ricardo Anaya Cortés con 21-27 por ciento, José Antonio Meade con 18-22 por ciento y Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, con 4-6 por ciento.

Consulta Mitofsky, por su parte, le otorga al candidato de “Juntos Haremos Historia” un rango de 43 a 49 por ciento, por 23 a 27 por ciento del representante de “Por México al Frente”; el candidato de “Todos por México” obtiene de 26 a 22 por ciento, y el independiente de 3 a 5 por ciento.

En tanto, la de El Financiero pone a AMLO a la cabeza de las preferencias ciudadanas con 49 por ciento, mientras que el panista Anaya suma 27 por ciento, el priista Meade 18 por ciento y “El Bronco” 6 por ciento.

La encuesta de salida de BGC Ulises Beltrán da a AMLO 49 por ciento de las preferencias, 25 por ciento a Anaya, 22 por ciento a Meade y 4 por ciento a Rodríguez Calderón.

La del diario Reforma sitúa como ganador a López Obrador con 43.16 por ciento, mientras que a Anaya lo coloca en 28.89 por ciento, a Meade en 18.76 por ciento y a “El Bronco” en 5.91 por ciento.

Más tarde, el candidato José Antonio Meade Kuribreña aseguró: “reconozco que los resultados no me favorecen”. Y dijo que López Obrador es quien tiene la mayoría y le deseó suerte.

El candidato de la coalición “Todos por México” reconoció que las encuestas de salida no favorecen a su candidatura. En las tres primeras filas frente al templete se colocaron los priistas invitados, entre ellos, el vocero de campaña Javier Lozano, Vanessa Rubio y el asesor económico Luis Madrazo, así como Emilio Gamboa y Claudia Ruiz Massieu. También hizo presencia Virgilio Andrade, ex titular de la Secretaría de la Función Pública y Eruviel Ávila, ex Gobernador del Estado de México, y el líder de la Confederación Nacional Campesina, Ismael Hernández.

Por su parte, Ricardo Anaya Cortés reconoció esta noche que “las tendencias favorecen a Andrés Manuel” y le deseó el mayor de los éxitos “por el bien de México”.

“México quería un cambio y eligió el proyecto de López Obrador”, señaló el panista. Esta misma noche llamó a AMLO para felicitarlo.