Quién iba a imaginar que los kpopers iban a ser más aguerridos que cualquier otra tribu urbana y organización sin fines de lucro. Foto: Especial.

Últimamente han llamado mi atención los seguidores del K-pop, que es un género musical coreano con influencias occidentales y poco a poco se ha convertido en todo un fenómeno e incluso tribu urbana, era algo que yo ignoraba por completo ya que principalmente los kpopers son adolescentes y jóvenes, y ahora me dispuse a investigar más.

Lo poco que había visto sobre ellos fue principalmente en la Ciudad de México, en el Centro Histórico en ciertos puntos se reúnen para hacer coreografías, vestidos como íconos del género, con el cabello pintado, pelucas y ropa colorida, muchos jóvenes, escuchando música y bailando, alguna vez les pregunté para qué hacían esas coreografías, independientemente por placer, algunos me dijeron que se metían a concursos, que parece ser algo muy popular en ese ambiente.

Y bueno el principal medio de difusión de este movimiento es el internet, principalmente Youtube, redes sociales y Tik Tok, mayormente, y eso ha sido una útil herramienta para el activismo. Tuvo un impacto que no hubiera imaginado, ahora les hablaré de estos nuevos activistas que nos están enseñando que la unión hace la fuerza.

Lo creía solo una tendencia pero resulta que el origen de este género musical es bastante antiguo, cuando Corea se encontraba bajo el dominio del Imperio Japonés, comenzaron las canciones con temas de inconformidad y justicia, y ahora tienen un poder de convocatoria gigante; gracias a una propuesta de una maestra estadounidense por medio de Tik Tok, quien incitó a jóvenes estudiantes a registrarse para el mitin de Donald Trump y no asistir, al cual solo asistieron 6 mil personas, mucho menos de lo que esperaban, sin embargo, el equipo de campaña de Trump asegura que lo único que hicieron fue darles acceso a su información de contacto y el fracaso del evento fue gracias a la pandemia de COVID-19; otro ejemplo de su activismo cibernético es en relación con Black Lives Matter, llenando las redes sociales con imágenes y hashtags con el fin de tollear a quienes difunden el racismo, también utilizan imágenes de Idols del K-pop para apoderarse de los hashtag de White Lives Matter y Blue Lives Matter con el fin de restarles importancia para que se haga ver el verdadero peso que tiene el racismo sobre la sociedad y en apoyo al Black Lives Matter. La comunidad es tan grande que lo han logrado, millones han llenado las redes de mensajes kpopers para ocultar publicaciones negativas gracias a su devoción por agotar boletos para conciertos, llenar plataformas digitales con canciones de sus ídolos favoritos, reunir fondos para causas sociales y su perfecta organización a la hora de fijar un objetivo logrando una nueva forma de activismo y protesta pacífica, un último ejemplo de lo que la organización puede lograr es protestar en contra del contenido sexual sin consentimiento. Mia Khalifa dejó la industria de la pornografía hace seis años y desea que todo el contenido sobre ella desaparezca de internet, a lo cual los kpopers procedieron a llenar páginas porno con videos de K-pop con el nombre de Mia, y así ocultar en la mayor medida posible todo contenido no deseado sobre Mia.

Quién iba a imaginar que los kpopers iban a ser más aguerridos que cualquier otra tribu urbana y organización sin fines de lucro, por ejemplo los defensores por los derechos de los animales, que se han visto divididos más que nunca en juego de egos; los kpopers en algún momento fueron objeto de burlas, y ahora son más que merecedores de admiración con esta nueva y efectiva forma de activismo que puede ejercerse en casi cualquier parte del mundo por jóvenes a los que comienza a interesarles la política y causas sociales, sin duda eso me deja un poco de esperanza y alivio sobre el mundo, me emocionaré mucho cuando llegue el día en que usen su poder sobre las redes para defender animales también, por ahora nos dejan una gran lección sobre unión y organización.