Un empleado del Gobierno federal encargado de colocar trampas y protección contra la mosca del mediterráneo, fue agredido por pobladores de Aguacatenango, municipio de Venustiano Carranza, en Chiapas, al creer que estaba esparciendo el virus de la COVID-19 en la comunidad.

Por Isaín Mandujano

Chiapas, 1 de julio (Chiapas Paralelo).- Un empleado del Gobierno federal de una campaña zoosanitaria contra la mosca del mediterráneo, fue agredido hasta casi lincharlo por un grupo de indígenas en una comunidad de Chiapas, quienes lo acusaron de dispersar el virus causante de la COVID-19 con las trampas del programa de combate de plagas y enfermedades en el campo.

En el marco del programa para conservar y mejorar las condiciones sanitarias de las regiones agrícolas, acuícolas y pecuarias para el control y erradicación de plagas y enfermedades del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), una persona del sexo masculino salió el lunes comisionado de Comitán para instalar trampas en la región entre Teopisca y Amatenango del Valle.

Estas eran trampas para la erradicación de la mosca del mediterráneo, en el cual se usa un Trimedlure, un difusor diseñado para la atracción de machos de mosca del mediterráneo Ceratitis capitata, que tienen una duración aproximada de 45 días. Con lo que se protege plantíos de café, guayaba, cítricos, mango, guanábana y otras frutas.

Poco después del medio día del lunes, al llegar al poblado de Aguacatenango, municipio de Venustiano Carranza, empezó a colocar las trampas en los árboles por la próxima cosecha del durazno en la zona; sin embargo, fue increpado por un grupo de personas que lo golpearon e iniciaron el rumor de que colocaba cajas con polvos para esparcir el coronavirus.

La multitud lo rodeó y lo llevó a punta de golpes a la plaza central, donde empezaron a reclamarle su presencia en el lugar.

Los pobladores airados, confundieron al empleado del programa del Gobierno federal con un empleado de la campaña de fumigación contra el dengue, zika y chinkunguya, campaña que ha sido rechazada en varios municipios y comunidades de Chiapas, con el argumento y prejuicio de que con esa campaña se esparcía el coronavirus para matar a las personas.

Fue llevado hasta la casa ejidal, donde fue salvado por los policías del lugar y encarcelado por unos horas para evitar que siguieran golpeándolo.

Autoridades municipales y estatales, intentaron dialogar para liberarlo por varias horas, para poder sacarlo del poblado, pero a población no permitía su entrega hasta que les explicaran qué hacía el empleado en esa comunidad.

Tuvieron que llegar expertos a la comunidad para explicarles en lengua tseltal del que se trataba su labor en el marco de ese programa para la erradicación de la mosca del mediterráneo.

Fue hasta el martes, alrededor de las 19 horas, cuando por fin decidieron soltarlo con varios golpes en el rostro y el cuerpo.

A la persona agredida, le dieron asistencia médica, pero fue trasladada hacia un hospital privado de Comitán, donde hasta esta noche se reportaba en situación delicada.

Esta no es la primera vez que la población protagoniza revueltas en contra de las campañas de fumigación contra el dengue, lo que ha provocado disturbios violentos en Venustiano Carranza, Simojovel, Totolapa, Las Rosas, San Andrés Larráinzar y otros municipios de Chiapas.

El pasado 25 de junio, en la región fronteriza de Comitán sobrevoló una aeronave de la empresa «Servicios Mubarqui», que le trabaja para el Programa Moscamed, que consiste en tirar moscas estériles para erradicar así la mosca del Meditrarráneo.

Sin embargo, muchos pobladores de la región creyeron que estaban tirando el virus desde esas aeronaves.

Todo estos prejuicios y mitos de creer que la COVID-19 se transmite de esta forma ha llevado a casos graves de ataques y actos violentos en Chiapas.

La mosca del Mediterráneo es una de las plagas agrícolas más destructivas del mundo debido a su gran capacidad para reproducirse, su amplia distribución mundial, su habilidad para adaptarse a diversos climas (desde cálidos hasta templados).

Genera cuantiosos daños directos a la producción y comercialización de los productos hortofrutícolas y, por lo tanto, pérdidas económicas a la agricultura de diversos países.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE CHIAPAS PARALELO. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.