México

“Estamos bien calificados…” AMLO afila armas: viene consulta 2022

01/07/2021 - 2:04 pm

Después de dos años y medio de Gobierno, López Obrador resaltó sobre todo la calificación de 6.7 por ciento de su gestión, según su encuesta, y autoproclamo su éxito: Nadie puede decir, subrayó, que no ha cumplido sus compromisos.

Ciudad de México, 1 de julio (SinEmbargo).– A tres años de su contundente victoria, con 53 por ciento de los votos, el Presidente Andrés Manuel López Obrador se ufanó de acumular un mayor respaldo de los mexicanos que hace treinta meses y, con base en su propia encuesta, perfiló que arrasará en la consulta de revocación de mandato de marzo del próximo año: El 72 por ciento lo avala y sólo 22.7 por ciento quiere que renuncie.

“Estamos bien calificados”, expresó, muy sonriente, el Presidente de México ante su gabinete, que también enalteció, con la presencia de Rogelio Ramírez de la O, perfilado como sustituto de Arturo Herrera en la Secretaría de Hacienda, ausente a su vez, en la ceremonia celebrada bajo un toldo en Palacio Nacional.

Después de dos años y medio de Gobierno, prácticamente la mitad de su sexenio que por primera vez en la historia culminará el septiembre de 2024, y las elecciones intermedias en las que se proclamó ganador, López Obrador pareció tender puentes a la oposición cuando discrepó de Benito Juárez, quien dijo que “los reaccionarios también son mexicanos”.

“No me gusta esa frase, con tanto que admiro al Presidente Juárez”, subrayó López Obrador al puntualizar que son circunstancias muy distintas a las del siglo XIX, y enseguida elogió el pluralismo en México: “Claro que son mexicanos y tienen todos los derechos a participar, porque nosotros aspiramos a tener en México una auténtica, un verdadera democracia, no una dictadura, no una tiranía, no queremos excluir a nadie. Este país lo tenemos que ir construyendo a pesar de la diversidad con el respeto a las libertades y con la participación de todas y todos los mexicanos”.

Fue un mensaje sobre las libertades que prevalecen a México, incluida la vigencia del voto en el proceso electoral que terminó sis protestas de fraude, pese a la compra de voto.

Y, claro, López Obrador resaltó sobre todo la calificación de 6.7 por ciento de su gestión, según su encuesta, y autoproclamó su éxito: Nadie puede decir, subrayó, que no ha cumplido sus compromisos.

“Posiblemente haya quienes imaginaron que sería de otra forma o que han llegado a la conclusión, en ejercicio de su libertad y de su criterio, que no comparten mis ideas y que no les gusta mi estilo de Gobierno, mi estilo de gobernar; pero nadie, en honor a la verdad, podrá decir que no he cumplido con mi compromiso de desterrar la corrupción y destinar mi imaginación, experiencia y trabajo en beneficio del pueblo y de la nación”.

“Creo no haber defraudado la esperanza”, sentenció el titular del Ejecutivo en su alocución de 45 minutos, que remató con repetidas gracias, con un compromiso renovado: “Siempre estaré a la altura de ustedes y nunca jamás los traicionaré”.

Fue un mensaje que se centró en lo económico como consecuencia del derrumbe de 8.2 por ciento en 2020, derivado de la pandemia, una cifra que evitó mencionar, porque lo que destacó fue la recuperación, particularmente los empleos.

“Respondimos a tiempo y levantamos el sistema de salud que estaba en ruinas”, destacó para luego destacar que el 37 por ciento de los adultos mayores de 18 años ya están vacunados y que, para octubre, todos lo estarán al menos con una sola dosis.

El Presidente celebró que hace tres años ganó las elecciones presidenciales de 2018. Foto: Gobierno de México.

“La pandemia no desembocó en crisis de consumo”, destacó también y lo atribuyó a las remesas de los mexicanos desde Estados Unidos y a la dispersión de dinero mediante los programas.

Luego se refirió a que la criminalidad, quizá la asignatura que no ha resuelto, aunque destacó que no ha aparecido otro cártel, salvo “los que ya había” y que combate, “no declarando la guerra”, sino atendiendo las cusas, porque, insistió, “la paz es producto de la justicia”.

Y aunque sus cifras muestran una contención de algunos delitos, otros se han disparado, como la extorsión.

La parte política ocurrió en medio de su mensaje por el tercer aniversario de su triunfo, a casi un mes de las elecciones intermedias, en las que se proclamó ganador ante el “bloque conservador” que se terminó de integrar con empresarios, dueños de medios de comunicación, periodistas e intelectuales de derechos y líderes partidarios del antiguo régimen.

“Hicieron todo, recurrieron hasta a la guerra sucia”, le reprochó, pero no lograron, dijo, su objetivo de quitarle la mayoría en la Cámara de Diputados a la coalición oficialista. “Se les ganó en buena lid, porque el pueblo es sabio”, insistió.

Este bloque clasista, racista e hipócrita no podrá detener las ayudas a los más pobres, “a los que aborrecen”, destacó López Obrador.

El Gobierno de López Obrador es la primera administración de izquierda. Foto: Gobierno de México.

“Se les ganó en buena lid, porque el pueblo es sabio. No podrán detener las ayudas destinadas a los pobres, no podrán desaparecer como lo querían, la pensión a los adultos mayores, a las niñas y niños con discapacidad, las becas para estudiantes de familias pobres, ni la atención médica y los medicamentos gratuitos”.

Y reiteró su respeto a las diferencias:

“No poseo ni aspiro a tener el monopolio de la verdad absoluta, por eso reitero: nuestros adversarios siempre recibirán del Gobierno que represento, el respeto y la libertad, al que tienen derecho, para manifestarse sin límites, represión o censura”.

Finalmente, al final de su mensaje, ratificó el credo de su Gobierno: “Es un deber colectivo de las naciones ofrecer a cada una de sus hijas e hijos una cuna para nacer, un pupitre para aprender, herramientas para trabajar, una cama para dormir, una mesa para comer, un techo para guarecerse, un lugar en el hospital para curarse y una tumba para descansar”.

Rubricó: “¿Y cuál es la recompensa que obtendremos por dedicar el tiempo, todo el tiempo que sea posible a esta noble tarea? La recompensa será el de estar bien con nuestra conciencia y con el prójimo, y gozar de la inmensa felicidad que produce el ayudar a vivir, a todas y todos, en un país más libre, más justo, más seguro, más pacífico y más próspero”.

Álvaro Delgado Gómez
Álvaro Delgado Gómez es periodista, nacido en Lagos de Moreno, Jalisco, en 1966. Empezó en 1986 como reportero y ha pasado por las redacciones de El Financiero, El Nacional y El Universal. En noviembre de 1994 ingresó como reportero al semanario Proceso, en el que fue jefe de Información Política y especializado en la cobertura de asuntos políticos. Ha escrito varios libros, entre los que destacan El Yunque, la ultraderecha en el poder (Plaza y Janés); El Ejército de Dios (Plaza y Janés) y El engaño. Prédica y práctica del PAN (Grijalbo). El amasiato. El pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas (Editorial Proceso) es su más reciente libro.
en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas