México

A cuatro años de su triunfo, el Presidente tiene 50% de cumplimiento de sus metas

01/07/2022 - 9:49 am

Desde la perspectiva del Presidente López Obrador, de los 100 compromisos con los que inició su gobierno, le hace falta cumplir únicamente tres: resolver el caso Ayotzinapa, la transición a energías verdes y descentralizar las oficinas federales. Pero hay otros datos que muestran que a cuatro años de su triunfo, tiene casi el 50 por ciento de cumplimiento.

Ciudad de México, 1 de julio (SinEmbargo).- El Presidente Andrés Manuel López Obrador cumple el aniversario cuatro de su victoria electoral con 46 compromisos cumplidos, 28 en proceso, 15 sin cumplir y 11 de los que no hay elementos para evaluarlos.

SinEmbargo hace esta revisión de la lista de 100 compromisos que López Obrador hizo el 1 de diciembre de 2018 en el Zócalo Capitalino, con base en los datos públicos del propio Gobierno federal, la Cuenta Pública, de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y de organismos como el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Durante estos cuatro años, los compromisos que están en su totalidad aprobados son los que ya cuentan con alguna ley aprobada que los blinda. También se trata de una lista que puede cambiar ya que hasta el momento un compromiso puede estar marcado como cumplido pero al ser, por ejemplo, sobre el buen comportamiento de los funcionarios éste podría brincar a la casilla de “no cumplido”.

En diciembre de 2021, el Presidente aseguró que ya tenía cumplidos 97 compromisos y que los otros tres —descentralizar el Gobierno federal, impulsar el desarrollo de fuentes de energía renovables y resolver el caso Ayotzinapa— estaban en proceso, pero los datos muestran que falta más para cumplir con toda la lista.

LOS CUMPLIDOS

Desde el primer año, los compromisos referentes a los programas sociales están cumplidos: los apoyos para estudiantes de primaria y secundaria, de educación media superior, para los universitarios con bajos recursos, el pago a adultos mayores y a personas con discapacidad. Cada uno de eses apoyos ya tienen una ley que los respalda y se entregan de manera directa, lo que también fue un compromiso aparte.

Están en este rubro los que tienen que ver con la austeridad en el servicio público: que nadie ganará más que el Presidente, los pocos viajes al extranjero y la disminución de los secretarios particulares.

Se redujo en 50 por ciento el gasto de publicidad oficial, la figura presidencial ya no tiene fuero, la corrupción ya es un delito grave, el avión presidencial de Enrique Peña Nieto está a la venta y los expresidentes ya no reciben pensión.

LOS QUE ESTÁN EN PROCESO

En esta categoría hay compromisos como el mejoramiento urbano en colonias marginadas de la frontera norte: Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Nogales, Ciudad Juárez, Acuña, Piedras Negras, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros y el inicio de la operación de la planta de fertilizante de Coatzacoalcos, Veracruz.

Continúa en proceso la investigación a fondo la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa; el compromiso señala que “se conocerá la verdad y se castigará a los culpables” y el proceso de amnistía para dejar en libertad a presos políticos o víctimas de represalias de caciques, funcionarios o gobernantes del antiguo régimen autoritario según las palabras del Presidente va lento.

LOS COMPROMISOS EN ROJO

Una de las promesas que desde el inicio no se cumplió, fue el de mantener las estancias infantiles. Éstas fueron canceladas al inicio de la administración y a cambio se decidió entregar el apoyo directo a las familias; especialistas en el tema consideran que la nueva táctica de dar el dinero a los padres y/o madres para que ellos paguen las instancias y ya no se transfiera el dinero a esos centros, no garantiza el cumplimiento de los objetivos del programa.

En relación al compromiso 22,  que habla de transferir a las comunidades mineras el impuesto que se cobra a empresas por extracción del material, no se ha podido llevar a cabo debido a que en el el Congreso, la reforma que modificaría la ley vigente que data desde el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari continúa detenida.

Sobre la prohibición de no autorizar la contratación de despachos para elaborar proyectos de ley, planes de desarrollo o cualquier tipo de análisis, recomendaciones, informes y otros documentos que puedan elaborarse con el trabajo y la capacidad profesional de los servidores públicos, de acuerdo con los contratos de Compranet, continúan y en específico en la Consejería Jurídica de Presidencia.

Sobre el desarrollo de fuentes de energía alternativas renovables como la eólica, la solar, geotérmica y la mareomotriz, es un punto que ha causado polémica al Presidente ya que lo acusan de ir en contrasentido de las energías limpias. Él ha respondido que no es así pero que la transición es lenta.

En materia energética, se prometió que no se usarían “métodos de extracción de materias primas que afecten la naturaleza y agoten las vertientes de agua como el fracking“, sin embargo existe todavía una partida para el fracking: México tiene contratos y asignaciones vigentes para la exploración y extracción de hidrocarburos no convencionales. Existen 26 áreas ya adjudicadas, 25 son asignaciones a Pemex y sólo una es un contrato compartido entre Pemex y un particular. Todavía en 2019, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) autorizó siete planes de exploración que involucran el uso de fracking.

Daniela Barragán
Es periodista por la UNAM, con especialidad en política por la Carlos Septién. Los últimos años los ha dedicado al periodismo de datos, con énfasis en temas de pobreza, desigualdad, transparencia y género.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas