“Urgentemente, se deben frenar los índices de violencia y delincuencia, fortaleciendo los componentes de seguridad pública, para que las familias mexicanas puedan salir a las calles sin miedo y puedan vivir en condiciones de paz”, se logra leer en el comunicado de la Coparmex como un reto prioritario en la administración de AMLO.

Ciudad de México, 1 de septiembre (SinEmbargo).- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) reseñó el Primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Entre lo bueno, destacó la austeridad republicana, pero rechazó las cancelaciones del aeropuerto de Texcoco y la Reforma educativa.

A unas horas de que el mandatario diese su Primer Informe como Jefe del Ejecutivo, la Coparmex envió un comunicado en el que analiza, desde cuatro vertientes, el evento de esta mañana.

“Más que un informe del Estado que guarda la administración pública federal, se trató de un compendio de acciones políticas”, se lee en los primeros párrafos.

El organismo aseguró que la actual administración no rindió cuentas como lo indica nuestra Constitución, sino que simplemente fue un discurso basado en los programas sociales que han caracterizado al Gobierno de AMLO.

“No hubo en la alocución presidencial la rendición de cuentas que se espera en el primer corte de la administración pública federal como lo marca la Constitución. La retahíla versó, una vez más, en relación a los programas sociales que no cuentan con una métrica para conocer sus efectos en el desarrollo de la economía y en la satisfacción de la sociedad beneficiaria”, añade.

“Las carencias del Estado de Derecho, como el combate a la corrupción y a la impunidad, no se solucionan por retórica, es necesario hacerlo cumpliendo las leyes para todos sin distingos, con la participación activa de los órganos autónomos como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y, efectivamente, manteniendo una distancia del partido político que ostenta la mayoría en las cámaras federales”.

Empero, no todos los comentarios fueron negativos para el oaxaqueño, toda vez que la Coparmex reconoció, entre otros puntos, la austeridad republicana, misma que ha sido la bandera de López Obrador desde su campaña. También aplaudió “el histórico incremento al salario mínimo” fijándolo en 102 pesos.

“En cuanto a lo positivo, destaca el compromiso con la austeridad en el uso de los recursos públicos, el anunciado ahorro por 145 mil millones de pesos, así como la colaboración con los gobiernos de los Estados para hacer un reparto equitativo de los recursos y favorecer a los estratos de la sociedad que han permanecido desprotegidos”

“El histórico incremento al salario mínimo, el cual desde la Coparmex se impulsó para situarlo por encima de la línea del bienestar, fue avalado sin reservas por el presidente de la República, incrementándose un 16 por ciento hasta quedar en 102.68 pesos”, agrega.

 
Asimismo, criticó las cancelaciones del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de la Ciudad de México (NAICM) y la Reforma Educativa, así como 0.0 por ciento de crecimiento, reportado recientemente por el INEGI.

Finalmente, la Coparmex enunció cinco retos, que a su consideración, son prioritarios, entre ellos, frenar los índices de violencia e inseguridad que recientemente azotan al país.

“Urgentemente, se deben frenar los índices de violencia y delincuencia, fortaleciendo los componentes de seguridad pública, para que las familias mexicanas puedan salir a las calles sin miedo y puedan vivir en condiciones de paz”, sostiene el comunicado.