El Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” hizo un llamado urgente al Presidente Enrique Peña Nieto y, al titular de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, para que garanticen la libertad de manifestación de los mexiquenses que se oponen a la construcción del nuevo aeropuerto.

Ciudad de México, 1 de octubre (SinEmbargo).– El Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” anunció la solicitud formal a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que intervengan a fin de garantizar la vida de los mexiquenses que defienden la tierra, el agua y el medio ambiente, luego del homicidio de Jesús Javier Ramos Arreola, opositor al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), asesinado en su domicilio el pasado 28 de septiembre.

“Anunciamos que estamos solicitando en este momento la intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) para efecto que se garantice la integridad, la vida, de las personas que se oponen al aeropuerto de México y con ello, defendiendo la vida”, dijo José Antonio Lara Duque presidente de la organización a través de un comunicado.

El Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” hizo un llamado urgente al Presidente Enrique Peña Nieto y, al titular de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, para que garanticen la libertad de manifestación de los mexiquenses que se oponen a la construcción del nuevo aeropuerto.

Lara Duque manifestó la necesidad de que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, debe manifestarse y replantear la posibilidad de continuar con la construcción de esta mega obra, misma que desde 2006 se ha caracterizado con “muerte y destrucción”.

“Es inaceptable que en este país se prive de la vida a la personas defensoras de los derechos humanos por defender el territorio y el medio ambiente. No aceptamos que traiga a la memoria los hechos trágicos de San Salvador, que apenas en 2006 estuvieron dando un nota de sangre en nuestro país”.

El defensor del territorio Jesús Javier Ramos Arreola fue asesinado de un disparo en la cabeza en su domicilio en el Estado de México. El activista era opositor al proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

El pasado 28 de septiembre, alrededor de las 11:20 horas de la mañana, un sujeto tocó a la puerta del ingeniero Jesús Javier Ramos y le disparó en la cabeza. Los hechos ocurrieron en el poblado de San Rafael, en Tlalmanalco, Estado de México.

El defensor fue trasladado a un hospital de Zentlalpan aún con vida, sin embargo momentos después de su arribó falleció.

Ramos Arreola era defensor del territorio, específicamente de la zona del Tenayo, lugar que está siendo devastado para la obtención de material pétreo para la construcción del Nuevo Aeropuerto.