México

Reforma eléctrica de AMLO elimina CRE y CNH, y da a privados hasta 46% en generación

01/10/2021 - 4:25 pm

El proyecto de reforma enviado por el Presidente a la Cámara de Diputados plantea, entre otras cosas, que se busca fortalecer a la estatal Comisión Federal de Electricidad, tener un mayor control sobre las tarifas eléctricas y concentrar la explotación de litio en manos del Estado.

Ciudad de México, 1 de octubre (EFE/SinEmbargo/AP).– El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó este viernes la iniciativa de reforma constitucional al sector eléctrico que envió al Congreso, misma que incluye la desaparición de las Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y prevé la desaparición de los Certificados de Energías Limpias para generadores públicos y privados.

El pasado 1 de septiembre, durante su Tercer Informe de Gobierno, López Obrador anunció que presentaría en septiembre esta reforma para revertir las “privatizaciones” en el sector eléctrico.

Pero la coalición oficialista, liderada por Movimiento Regeneración Nacional (Morena), no ostenta la mayoría calificada de dos terceras partes de la Cámara de Diputados y del Senado para aprobar reformas constitucionales, por lo que necesitará pactar con la oposición.

El Presidente decidió impulsar esta iniciativa dado que sus leyes para dar prioridad a las energéticas públicas CFE y Pemex (Petróleos Mexicanos) se encuentran encalladas ante los tribunales por un alud de amparos de compañías privadas.

Según informó la propia CFE, estas son las principales claves de esta reforma:

1) Lograr que la CFE produzca el 54 por ciento de la energía generada en el país. “Esta proporción es indispensable para que se pueda garantizar el abastecimiento y control de un insumo necesario para toda actividad social y económica, la energía eléctrica”, consideró la compañía estatal en un boletín.

2) Desaparecer la figura que mantiene a la CFE como hasta ahora, en subsidiarias y filiales, para constituirla como un solo organismo del Estado “con personalidad jurídica propia”.

3) Proponer una colaboración en generación eléctrica entre la CFE y el sector privado, que se desea “honesta, de buena fe y al servicio” del país. El sector privado participaría hasta en un 46 por ciento de la generación.

4) Desaparecer los contratos de autoabastecimiento y otras figuras derivadas de legislación previa.

5) Desaparecer dos organismos creados para acotar las funciones de la CFE y beneficiar “inequitativamente” a los productores privados: la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

6) Se propone que el Centro Nacional del Control de Energía (Cenace), que garantiza el despacho y las tarifas del sector eléctrico nacional, forme parte de la CFE.

7) Se establece que el litio y demás minerales estratégicos necesarios no serán concesionados para que el Estado mexicano lleve a cabo su exploración y producción. Aunque “las concesiones otorgadas para la extracción de otros minerales permanecerán”, puntualizó la empresa.

“La iniciativa parte de que la política anterior, sobre todo la reforma energética de 2013, buscaba fortalecer a las empresas privadas, especialmente a las empresas extranjeras, quienes se apoderaron del mercado eléctrico mientras aún reciben subsidios y venden electricidad a la CFE a precios elevados”, concluyó la firma estatal.

Además, la reforma plantea la desaparición de los Certificados de Energías Limpias, pues se argumenta que tales certificados se han convertido en un negocio.

En marzo el Congreso, dominado por el oficialismo, aprobó una ley de la industria eléctrica que fue suspendida poco tiempo después por un juzgado federal.

Luego de las elecciones generales de mediados de año, en las que Morena logró mantener el control de la Cámara de Diputados, López Obrador dijo que promovería una serie de reformas en el sector eléctrico e hidrocarburos y que buscaría integrar a la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional.

CRITICAN PROPUESTA DE REFORMA ELÉCTRICA

La iniciativa ha sido criticada por el presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Ángel García-Lascurain, quien plantó la importancia de que la iniciativa privada participe en el sector energético para que México provea servicios de calidad y a precios que garanticen la competitividad de las empresas mexicanas, así como el bienestar de las familias.

Asimismo, analistas de Moody’s expresaron su preocupación frente a la iniciativa, puesto que aseguraron que “desincentiva la inversión en energía renovable impidiendo que México cumpla sus metas de energía limpia”, y se reduce la transparencia de los costos y operación del sector al eliminar los reguladores energéticos del país, que a su vez impacta en la confianza de los inversionistas.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), a cargo de la economista Valeria Moy, afirmó que el darle prioridad a la CFE y restringir al sector privado encarece la generación eléctrica, en detrimento de la competitividad y de los precios de venta en el mercado.

–Con información de EFE y AP.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas