La iniciativa exigió a la comunidad internacional una reducción “sustancial” de los gases contaminantes que provocan el efecto invernadero “para evitar un desastre climático global con constantes fenómenos meteorológicos extremos”.

Berlín, 1 dic (EFE).- Decenas de miles de alemanes exigieron hoy en dos marchas en Polonia y Berlín el fin del uso del carbón como fuente de energía en la víspera del comienzo de la Cumbre del Clima (COP24) en Katowice (Polonia).

Los organizadores, entre los que se encuentran colectivos ecologistas como Greenpeace, BUND, Nabu y WWF, elevaron a 36 mil  la cifra de participantes en las dos iniciativas, en las que se criticó el “abandono” del Gobierno alemán en la lucha contra el cambio climático.

“La crisis climática es una realidad amarga desde hace tiempo”, aseguraron los convocantes en un comunicado.

De cara a la cita en Katowice, la iniciativa exigió a la comunidad internacional una reducción “sustancial” de los gases contaminantes que provocan el efecto invernadero “para evitar un desastre climático global con constantes fenómenos meteorológicos extremos”.

A ello debe contribuir Alemania de forma “justa” como país rico e industrializado, empezando por el abandono del carbón.

Ciudadanos participan en una protesta contra el carbón, “Detén la protección climática del carbón ahora”, en Berlín.  Foto: EFE

Las ONG ecologistas denunciaron que Berlín haya pospuesto la moratoria al uso del carbón y que haya asumido ya que no cumplirá con sus objetivos de reducción de emisiones para 2020.

Además, le afearon que vaya “con las manos vacías” a Katowice porque sigue sin un plan para abandonar el uso del carbón, tras retrasar de diciembre a febrero la fecha de presentación del informe final de la comisión de expertos a este respecto.

La protesta de Berlín tuvo lugar frente a la Cancillería alemana y reunió a unas 16 mil personas, según los organizadores, que indicaron que en Colonia fueron unos 20 mil quienes secundaron la convocatoria.

Cerca de 16 mil personas se manifestaron en Alemania. Foto: EFE