Ya pasó un año en el sexenio de la “4T”. El 1 de diciembre de 2018, desde la mañana, en las calles hubo un ambiente festivo, expectante. Hoy, aunque aún hay fiesta para algunos, los problemas de violencia y económicos, nublan el paisaje de esta administración, aunque en los números, la lista de 100 compromisos que Andrés Manuel López Obrador hizo aquel día pintan un país que avanza a grandes zancadas.

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- De la lista de 100 compromisos que el Presidente Andrés Manuel López Obrador entregó a la multitud el pasado 1 de diciembre, hace un año, ha cumplido 35. A los 100 días el avance fue de 22; para el 1 de junio, 28 y para el 1 de septiembre, 32.

De acuerdo con los cortes de caja que él ha decidido hacer –el día de hoy presentará su Cuarto Informe de Gobierno– sus compromisos cumplidos no llegan al 50 por ciento, pero casi el mismo número de compromisos están catalogados como “en proceso” de cumplirse.

Otros tantos aún no tienen elementos para evaluar su cumplimiento y los menos, los no cumplidos, que también cada periodo disminuyen uno a uno.

De acuerdo con esta revisión hecha por SinEmbargo, el Presidente llega a su primer año con 35 compromisos cumplidos, 23 están en proceso de cumplirse, 9 no están cumplidos y 33 aún no pueden evaluarse.

La lista no es inflexible, ya que algunos de los compromisos tienen la acotación de cumplidos “hasta el momento”, ya que se trata de acciones que pueden cambiar en cualquier momento, a diferencia de, por ejemplo, los compromisos a los que ya sustenta una ley vigente. En otros casos, hay compromisos que no es posible evaluar porque son ambiguos o simbólicos.

Si el Presidente se acopla a los números, podrá dar buenas noticias en su Cuarto Informe, tal como lo hizo el 1 de septiembre. De acuerdo con ese discurso, la lista de compromisos está casi al 100 por ciento.

A un año de Gobierno, a esta administración le aquejan otro tipo de problemas: la inseguridad que va creciendo, la relación con Estados Unidos que tiene altibajos y los números de crecimiento económico. El mismo Presidente dijo en su conferencia del pasado 27 de noviembre, que las asignaturas pendientes son “el problema de la inseguridad, de la violencia, porque lo he dicho, se dejó crecer mucho el problema, fue equivocada la estrategia que se aplicó, fue un error, más que un error, un crimen el haber declarado la guerra al narcotráfico”.

Agregó que, por otro lado, se avanzó mucho este primer año, por lo que en su discurso de este día dirá que sólo necesitará un año más para dejar sentadas las bases de la transformación del país.

“Se han hecho reformas a la Constitución y se puede hablar de una nueva Constitución, hay un nuevo marco legal para la aplicación de la transformación que está en marcha. Y muchos avances en lo que tiene que ver con el combate a la corrupción, la austeridad, el no permitir los privilegios, ni de particulares ni de servidores públicos, más democracia, revocación del mandato, el que se le hayan quitado los fueros al presidente para ser juzgado como cualquier otro ciudadano, el hacer a un lado la llamada reforma educativa que polarizaba, que confrontaba, la nueva ley de salud pública, Salud para el Bienestar. Esto que estamos ahora proponiendo, elevar a rango constitucional el derecho a la salud, el derecho a la pensión a los adultos mayores, el derecho a la pensión a niñas, niños pobres con discapacidad y el derecho a que estudiantes pobres puedan recibir una beca para estudiar en todos los niveles de escolaridad”, dijo en la conferencia del pasado miércoles.

De los no cumplidos, están las estancias infantiles, aunque el Presidente dijo que 223 mil niñas y niños de lo que eran de esas estancias reciben su beca de manera directa, sin intermediarios, de mil 600 pesos bimestrales; también en el caso de las 100 universidades públicas Benito Juárez, él señala que “ya se abrieron 100 universidades públicas y gratuitas del Sistema Educativo Benito Juárez en regiones pobres y marginadas del país, donde estudian 39 mil 170 jóvenes y trabajan 815 maestros, sin embargo no hay prueba de esto.

Otra falla en respecto  a las compras públicas que no han contado con la presencia de la ONU y las licitaciones no han sido públicas.

Respecto a los megaproyectos, hasta el momento no se ha tomado en cuenta lo denunciado por las comunidades sobre los efectos de los megaproyectos, como la tala para la construcción del Tren Maya o el uso de agua para el funcionamiento de la Termoeléctrica en Morelos. A esto se le suma el proyecto del Nuevo Aeropuerto en Santa Lucía, ya que los pobladores de las zonas aledañas han alertado sobre el desabasto de agua que la construcción del proyecto y su puesta en marcha ocasionarán.

De los que están “en proceso”, están el de atención especial a los pueblos indígenas de México. Todos los programas de gobierno tendrán como población preferente a los pueblos indígenas de las diversasculturas del país; las becas a estudiantes de educación media superior y superior en condiciones de pobreza y el programa de reordenamiento urbano.

De los cumplidos, están la pensión a los adultos mayores en todo el país, ya que ocho millones de adultos mayores, el 94 por ciento del total, han recibido sus pensiones de 2 mil 550 pesos bimestrales, el doble de lo que obtenían antes; y ahora este apoyo es universal; el apoyo a personas discapacitadas, ya reciben también una pensión de 2 mil 550 pesos bimestrales; la fusión de Liconsa y Diconsa y los precios de garantía y el programa Tandas para el Bienestar, que hasta el día de hoy se han otorgado 344 mil créditos a pequeños comerciantes, empresarios, artesanos y a quienes se ganan la vida como pueden.