Doña Carmen Velasco, la mujer de 74 años de edad, quien lleva más de 40 años viviendo en la calle Zumpango en la colonia Altavilla sufre por las afectaciones que tiene su vivienda causadas por la obra estatal de la autopista urbana Siervo de la Nación que hasta la fecha no ha realizado la reparación de daños.

Por Beda Peñaloza

Estado de México, 1 de diciembre (A Fondo Edomex).– Desde hace más de tres años doña Carmen, vecina de la colonia Altavilla, camina entre polines de madera que fueron colocados en su casa por la constructora de la autopista «Siervo de la Nación» para reforzar su loza y bardas derivado de los daños causados por la obra.

Doña Carmen Velasco, la mujer de 74 años de edad, quien lleva más de 40 años viviendo en la calle Zumpango en la colonia Altavilla sufre por las afectaciones que tiene su vivienda causadas por la obra estatal de la autopista urbana Siervo de la Nación que hasta la fecha no ha realizado la reparación de daños.

A consecuencia de los daños, dijo tiene que vivir entre polines de madera que tras una revisión en el inmueble fueron colocados por parte de la constructora Mota-Engil, esto presuntamente para reforzar el techumbre y evitar que las vibraciones de maquinaria pesada continúen causando afectaciones.

La mujer de la tercera edad mostró la forma en que vive desde hace más de tres años por las afectaciones causadas en las estructuras de su hogar y como consecuencia dijo tiene que caminar entre polines de madera que ya forman parte de la imagen de su hogar.

Triste al ver como se ha deteriorado su hogar, doña Carmen dio a conocer que han transcurrido más de tres años y con el argumento de cambio de la aseguradora de la constructora sólo dan largas y no ha dado solución para responder por los daños que tiene en recámaras, cocina, sala, baño y bardas de su patrimonio.

Por lo que refirió que teme culminen la obra que se realiza a los márgenes del gran canal y se hagan omisos y no respondan por los daños de su casa así como de otras viviendas que también ya fueron censadas tras resultar afectadas por la misma obra.

«Mi casa no presentaba daños graves antes de que comenzarán esta obra sólo algunas fisuras sin importancia, pero los daños fueron surgiendo por las vibraciones de tanta maquinaria pesada que realizan los trabajo, hasta pensé que mi casa iba a colapsar y ahora me da tristeza porque esta es la forma en que tengo que vivir y caminar entre los troncos de madera» dijo doña Carmen.

Indicó doña Carmen que no cuenta con recursos para realizar las reparaciones de los graves daños que causó y sigue causando la obra, sin embargo espera que la constructora Mota-Engil que ya tienen varias quejas por la misma problemática se haga responsable de las afectaciones que ha causado.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE A FONDO EDOMEX. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.