Los ingenieros en Biotecnología obtuvieron el reconocimiento en la categoría Accelerate, en el evento organizado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), Argentina y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Sloan Office para Latinoamérica donde triunfaron frente a más de mil 380 equipos de seis naciones latinoamericanas.

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- Por primera vez, ingenieros mexicanos egresados del Instituto Politécnico Nacional (IPN) consiguieron el primer lugar en el concurso de innovación LATAM 100K 2020, el más grande de Latinoamérica, al diseñar y fabricar un biorreactor capaz de capturar y convertir contaminantes en oxígeno y biomasa, informó la institución a través de un comunicado.

Los ingenieros en Biotecnología Lizbet Alejandra Gutiérrez Chávez, Luis Daniel Lira López y Adolfo Nicolás Ángeles Govea, obtuvieron el reconocimiento en la categoría Accelerate, en el evento organizado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), Argentina y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Sloan Office para Latinoamérica donde triunfaron frente a más de mil 380 equipos de seis naciones latinoamericanas.

El proyecto de Ecoscience Lab, como nombraron los politécnicos a su startup, consiste en la transformación de gases altamente contaminantes en nutrientes a partir de un proceso biológico. La idea consiste en conectar el biorreactor directamente a fuentes de contaminación industrial para, posteriormente, llevar a cabo el proceso biológico y usar los nutrientes resultantes para que un grupo de microalgas se encargue de la generación de oxígeno y biomasa necesarios para la elaboración de otros productos.

Con esta propuesta, los emprendedores mexicanos plantean la posibilidad de gestionar y revalorizar los residuos gaseosos industriales, así como la implementación de un modelo de negocios basado en tres ejes: el arrendamiento del reactor, su servicio de mantenimiento y la comercialización de extractos de biomasa al mercado cosmético, alimenticio y agrícola, resaltó el texto.

“El trabajo de biotecnología que hemos desarrollado es muy prometedor, ya que hemos logrado adaptar estos microorganismos fotosintéticos a condiciones de alta contaminación y generar con ello un bien para la sociedad, tanto para el medio ambiente, como en la creación de una empresa que genere empleos para la región”, destacaron los ganadores del concurso.