A Jesús le quitaron 408 mil pesos de su cuenta una mañana de septiembre de 2020. Asegura que acudió al banco para reclamar lo ocurrido, y cuando se encontraba frente a un ejecutivo de Santander México, los hackers hicieron otra transferencia de 34 mil pesos. 

Ciudad de México, 1 de diciembre (SinEmbargo).- Jesús ahorró 10 años para comprarse un terreno. Tuvo que trabajar y trabajar para juntar más de 400 mil pesos. Una mañana de septiembre de 2020, sin embargo, desde su cuenta de Santander México desconocidos llevaron a cabo transferencias y lo dejaron sin su dinero. El hombre reclamó entonces al banco. Esperó 20 días por la respuesta. Luego le dijeron que su caso no procedía.

Los responsables aplicaron a Jesús un método llamado SIM Swapping. Primero se apoderaron de su número telefónico y lo dejaron sin señal durante varias horas. Luego accedieron a las cuentas bancarias a través de otro equipo celular. Para cuando pudo conectarse a Internet otra vez, ya tenía correos de Santander en los que le notificaban de una enorme transferencia a una cuenta de Proveedora Industrial Canmar S.A. de C.V, empresa que Jesús señala de “fantasma”, pues no hay registros ni datos sobre la misma.

“Yo me di cuenta como al mediodía, llegó un correo electrónico y fui directamente a la sucursal. No me pudieron identificar en interlínea porque alguien más tenía mi chip. Entonces en la sucursal me tardaron como tres horas en atender y a los veinte días me respondieron que era improcedente mi reclamo que porque yo autoricé esos movimientos”, relata Jesús a SinEmbargo. Fueron 408 mil 771 pesos los que le arrebataron. El monto se transfirió de su cuenta a una de Banorte, de acuerdo con un documento que el hombre compartió con este diario digital.

Los ladrones trataron de robarle otros 34 mil pesos, pero esa transacción ocurrió, dice Jesús, cuando se encontraba frente a un ejecutivo de Santander. “Estaba en la sucursal de Texcoco, pasaron cinco minutos de que un ejecutivo cambió mi clave y volvieron a hackearla, sacaron 34 mil pesos ahí, yo estaba frente al ejecutivo. Y le dije: ‘mira, ¿qué onda?’. Fue muy raro. Eso también lo metí con reporte”, relata la víctima.

“Es un gusto saludarte y acompañarte en cualquier situación en la que necesites el apoyo de tu Banco. En Santander comprendemos la preocupación de ver movimientos que no reconoces en tu cuenta y por ello, pusimos en marcha nuestra maquinaria de investigación. Desafortunadamente tu solicitud realizada por medio de nuestra sucursal Texcoco es improcedente”. Eso dice el documento que le mandaron a Jesús como respuesta.

“Yo lo que les reclamo es por qué permitieron una transferencia tan alta. Es muy raro que en la noche anterior dieran alta la cuenta que iban a transferir. Yo investigué por mi parte y es una empresa que no tiene nada de información en la red. Se supone que me cobraron la renta de una maquinaria. Es una empresa que se llama Proveedora Industrial Canmar S.A. de C.V. Debe ser como una empresa fantasma”, dice Jesús.

El hombre dice que acudió ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para denunciar lo ocurrido. Ahí le contestaron lo mismo que el banco: el reclamo no procedía. Entonces se unió a una comunidad virtual en la que cientos de personas denuncian haber sido víctimas de casos similares.

“Nos estamos preparando para generar una demanda mercantil, que sea colectiva para que tenga mayor impacto. Se ha planteado llevar a cabo manifestaciones, pero somos de varios estados. Varios a los que han robado son personas mayores, personas jubiladas a las que les robaron toda su jubilación”, relata.

Jesús señala que es muy impactante despertar un día y darse cuenta que sus ahorros se han ido. “Yo pensaba comprar un terreno y de pronto te vacían la cuenta. se siente la impotencia de estar en la sucursal y no recibir apoyo de los ejecutivos. Tengo una grabación de cómo se tardaron tres horas en atenderme en la superlínea. Hay mucha cerrazón. No hay sensibilidad. No son sensibles, como si hubieras perdido 10 pesos”, agrega.

En octubre, miles de personas firmaron una petición en Change.org para que Santander México ayudara a una mujer que perdió su dinero por un fraude del que fue víctima. Y los casos se acumulan. La semana pasada, este diario reportó que un hombre de 92 años fue despojado de sus ahorros luego de ser víctima de otro fraude y robo de identidad.