Las negociaciones entre México y Estados Unidos deben ser transparentes, de lo contrario, hablar en “lo oscurito”, a espaldas de los mexicanos, sólo abonará a la incertidumbre ya generada por la falta de transparencia y rendición de cuentas del Gobierno mexicano, dijeron a SinEmbargo expertos y legisladores de oposición.

Ciudad de México, 2 de febrero (SinEmbargo).- En un país en donde la transparencia aún es una deuda pendiente del Gobierno, es necesario que el Presidente Enrique Peña Nieto informe con claridad qué está negociando su Gobierno con el de Estados Unidos, exigieron expertos en transparencia y legisladores de oposición pertenecientes a la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados. El silencio sólo abonará a la incertidumbre y la inestabilidad social, coincidieron.

Luego de que trascendieran varias versiones del contenido de la conversación telefónica que sostuvieron hace casi una semana, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su homólogo Donald Trump, la información extra oficial ha sembrado dudas sobre las posibles implicaciones de los acuerdos que se puedan tomar a espaldas de los ciudadanos.

“La información de este tipo de hechos es información que la sociedad requiere. La requiere para su estabilidad. El Gobierno puede no dar a conocer esta información, mantenerla en resguardo para no desestabilizarnos, pero ya estamos desestabilizados. Necesitamos información para estabilizarnos. Antes de esa llamada, la sociedad estaba solicitando conocer cuál sería la postura del Gobierno mexicano frente a un gobierno que ha estado siendo beligerante en las políticas comerciales con México”, dijo Ana Cristina Ruelas, directora para México de Artículo 19.

Ayer, la periodista Dolia Estévez publicó, de acuerdo con fuentes confidenciales, que la conversación telefónica que sostuvo Donald Trump con Peña Nieto fue en tono “humillante” y “amenazante”; y que además el magnate sugirió que si las fuerzas armadas mexicanas son incapaces de combatir el narcotráfico, “quizá tenga que enviar tropas estadounidenses para que asuman la tarea”.

De acuerdo con Estévez, Trump dijo a Peña Nieto: “No necesito a los mexicanos, no necesito a México. Vamos a construir el muro y ustedes van a pagar quieran o no, les guste o no”.

La información de Estévez fue desmentida, horas después, por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SER). Sin embargo, casi de inmediato, la agencia Associated Press confirmó lo dicho por Trump, citando una transcripción de la llamada, donde el magnate se refirió al envío de tropas para detener a los “bad hombres”. Por la noche, la Cancillería mexicana también emitió un comunicado para responser a la agencia de noticias.

Hoy por la mañana, AP  reiteró que Trump sí ofreció militares en un tono “coloquial”, ahora con la confirmación de funcionario de la Casa Blanca.

“El problema es que el discurso del Gobierno está lleno de nacionalismo y no lleno de información. La sociedad necesita tener información que dé certidumbre y nos permita saber hacia dónde vamos a caminar con el país de al lado […]. En este Gobierno hay un avance significativo respecto a la Ley de Transparencia, pero no en la implementación de esta legislación. La cultura de trasparencia está en retroceso, es difícil de acceder a información de interés público, el Gobierno minimiza la información hacia los ciudadanos”, dijo Ruelas.

La directora de Artículo 19 agregó que históricamente el Gobierno mexicano ha faltado a su deber de informar, rendir cuentas, justificar sus acciones y asumir su responsabilidad; pero durante la administración de Peña Nieto esa falla se ha acentuado, dijo.

“Hay un retroceso significativo en los flujos efectivos de información, porque toda la política de información que existe en el país se ha deteriorado de manera significativa. Desde las agresiones contra la prensa, hasta el cierre de los archivos históricos atentando contra la información de la historia. Hay una serie de normativas que están implementando para limitar el flujo de la información y es con una intención deliberada, no indirecta, sino directa de limitar el acceso”, explicó.

Mauricio Merino Huerta, experto en transparencia y rendición de cuentas del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), planteó que además de que las negociaciones entre México y Estados Unidos sean transparentes, el Gobierno mexicano y el Congreso de la Unión deben convocar a una Conferencia Nacional para construir una agenda antes de que inicien las negociaciones.

“Lo más importante en este momento, es que no sólo haya una negociación muy transparente, sino que se construya una agenda a través de una Conferencia Nacional en donde estén representadas todas las voces. Las negociaciones pueden ser todo lo transparentes, pero aún así no representar los verdaderos intereses del país. No me sirve de nada que se sienten a negociar una entrega de los energéticos a Estados Unidos, por transparente que sea”, explicó.

El investigador destacó la necesidad de la construcción de esa agenda para defender los intereses de los mexicanos ante las amenazas y agresiones de Donald Trump.

“Se necesita una agenda sustantiva, no sólo levantar las banderas y cantar el himno. Una agenda antes de que inicien las negociaciones, no al revés”, dijo.

DIPUTADOS PIDEN CONOCER NEGOCIACIONES

Los legisladores miembros de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados coincidieron en que “negociar en lo oscurito” con Estados Unidos, no es la mejor salida para México.

“Toda plática que pueda existir entre el Gobierno [mexicano] y Estados Unidos debe ser transparente, sobre todo ahorita que se han difundido algunas situaciones de la llamada entre Peña Nieto y Donald Trump. No sabemos con exactitud qué fue lo que se platicó, luego salen estas notas que exhiben al Presidente de México. Sin duda alguna exigimos que se dé a conocer esa llamada y saber qué están acordando ambos gobiernos”, dijo Rogerio Castro Vázquez, Diputado federal del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y presidente de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara Baja.

El legislador precisó que la falta de transparencia genera incertidumbre y rumores que deberían ser aclarados desde la Presidencia de la República. Sin embargo, criticó que los mensajes que hasta el momento se han enviado desde el Gobierno son “escuetos” y “no dicen nada”.

“Se genera mucha indignación entre los mexicanos por cómo nos están tratando. Finalmente, Peña es el representante de los mexicanos y si tratan así a Peña, es tratar a los mexicanos de forma indigna”, dijo.

María Candelaria Ochoa Ávalos, Diputada federal de Movimiento Ciudadano (MC) y secretaria de la Comisión, agregó que los acuerdos entre ambos mandatarios deben ser transparentes y no “acordar en los oscurito”, a través de una plática oculta.

“La diplomacia debe ser un acuerdo clarísimo de qué hacemos, eso pasa por el Senado y el Presidente de la República. Peña Nieto no puede tener un sólo acuerdo que no pase por el Congreso. Es decir, es claro que él no tiene una postura firme de nuestro país, de nuestra soberanía y libertad. En transparencia hemos avanzado, pero no lo suficiente, sigue siendo un tema pendiente en este país”, dijo.

La Diputada federal del Partido Acción Nacional (PAN) y también integrante de la Comisión, Margarita Alemán Olvera, exigió al Gobierno mexicano que “la información llegue desde Presidencia de la República, no de Estados Unidos”.

Y recordó que en México aún quedan pendientes 23 leyes por revisar, además de aplicar las siete leyes que ya fueron decretadas por Peña Nieto.