Las alegrías más fugaces quedan presas en la piedra del templo del Kama Sutra que de noche resplandece.