El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que la irrupción del joven en la mañanera no es la primera que ocurre en sus actos oficiales y muestran que el “pueblo quiere ser escuchado”.

Ciudad de México, 2 de marzo (SinEmbargo).– El joven que se escondió este lunes para acercarse al Presidente Andrés Manuel López Obrador en medio de la mañanera no buscaba hacerle algún daño, explicó el propio mandatario.

“No lo vio nadie, estuvo un tiempo, vamos a decir, no escondido, sino en espera de que comenzara la conferencia y apareció; pero no tenía intención de dañar, quería llegar aquí y lo logró”, comentó López Obrador en su conferencia matutina de este martes.

El joven que burló la seguridad de la conferencia en Palacio Nacional se acercó al Presidente para solicitarle ayuda debido a que está en una situación desesperada ante los antecedentes penales que tiene luego de que le “plantaron” droga, según explicó la coordinadora de Atención Ciudadana de la Presidencia, Leticia Ramírez.

“[Me dijo] Que tenía dificultades porque no lo atendían. Él es de Durango, tenía problemas. Entonces, lo que le comenté es que se le iba a atender y Leti lo escuchó, y ya tiene toda la información y se le está ayudando. Eso es todo”, agregó López Obrador, quien afirmó además que aumentarán las medidas de seguridad, “pero tampoco nada extraordinario”.

López Obrador aseguró que no es la primera vez que le ocurre una situación similar, pues apenas dos personas se brincaron la barda de un hospital, durante su gira en Querétaro de este fin de semana, para pedirle apoyo por un despojo y para que una mujer enferma de cáncer recibiera tratamiento.

“Es que hay necesidades en la gente y muchas otras cosas. El pueblo, además de tener hambre y sed de justicia (…) y hay que saciar esa hambre y esa sed de justicia, quiere ser escuchado. A veces eso ayuda, la gente quiere que se le escuche y hay que saber, tener paciencia para escuchar al pueblo”, justificó el político tabasqueño.

Agregó que no sólo hay este tipo de incidentes sino otros de carácter más duro, como el que le ocurrió el pasado fin de semana en el que fue insultado en un avión comercial en Guadalajara, Jalisco.

 “Nuestro pueblo es muy respetuoso, mucho, mucho, muy respetuoso en general; hay excepciones, pero por lo general es muy respetuoso, y más la gente humilde, que es la mayoría en nuestro país. Donde son más groseros son sectores de clase media y arriba, son más irrespetuosos; pero abajo, aunque estén en otros partidos, la gente respeta, aunque no coincidan; pero arriba son muy agresivos”, afirmó López Obrador.

El Presidente reiteró que la inconformidad de parte de este sector de la sociedad mexicana tiene que ver con las políticas que ha implementado desde su llegada a la Presidencia de la República, las cuales están “poniendo en cuestión una manera de pensar”.

“Imagínense si una gente ha pensado desde niño, por su formación familiar, que si hay pobreza es porque la gente es floja o porque la gente no trabaja y venimos y decimos: La pobreza es por la discriminación, es por la falta de oportunidades, es por la corrupción y no aceptamos la sentencia de que el que nace pobre tiene que morir pobre”, sostuvo.