El 2 de marzo de 2006, Diego Santoy Riveroll asesinó a dos menores de edad, quienes eran hermanos de su expareja, Erika Peña Coss. Tras ser detenido y sentenciado a 138 años de prisión, solicitó una revisión de su caso. Hoy, un Juez lo condenó a 71 años de cárcel por ser responsable del llamado Caso de Cumbres.

Ciudad de México, 2 de mazo (SinEmbargo).- Diego Santoy Riveroll fue condenado a 71 años, siete meses y 27 días de prisión por el homicidio de los hermanos Erik Azur y María Fernanda Peña Coss, menores de edad, ocurrido en 2006 en Nuevo León.

Santoy Riveroll fue sentenciado por el homicidio calificado de los dos niños Peña Coss; por el intento de homicidio calificado en contra de Ericka Peña, su expareja; por el robo del auto de la joven, y por la privación ilegal de Catalina Bautista, trabajadora doméstica de la familia.

La condena es la misma que había recibido en 2012; en 2010, él había apelado una sentencia de 138 años de cárcel en su contra.

En febrero del año pasado, Santoy Riveroll había ganado un amparo con el que solicitaba la repetición de los careos ante las personas que lo acusaban de cometer el homicidio.

Diego llevaba dos años con su novia. Foto: especial.

Sin embargo, ni Ericka Peña Coss, ni Azura Santoy Riveroll, ni Tere Coss, madre de las víctimas, ni tampoco la empleada doméstica fueron localizadas, por lo que las nuevas diligencias se realizaron sin su presencia.

Además, su defensa no pudo desacreditar la acusación inicial, por lo que la sentencia de más de 71 años de prisión le fue confirmada. Actualmente, Diego Santoy Riverol cuenta con casi 37 años de edad, es padre y esposo.

EL CASO

El 2 de marzo del año 2006, Diego Santoy Riveroll asesinó a dos menores de edad, quienes eran hermanos de su expareja, Erika Peña Coss. De acuerdo con los reportes, el crimen fue en venganza por la ruptura con la joven.

Las versiones de la policía de Nuevo León indicaron que la madrugada de ese jueves acudió al domicilio de la joven con un pasamontañas y guantes de latex. El sujeto, se dirigió a la habitación de Érika con el propósito de convencerla de regresar, pero ante la negativa de su expareja, Diego asesinó a sus dos hermanos de 3 y 5 años de edad.

Posteriormente, intentó degollar a la joven y secuestró a la empleada doméstica, a quien dejó libre kilómetros más adelante.

Luego de ser detenido, fue enjuiciado y sentenciado a 138 años de prisión. Tiempo después, en 2012, su condena fue reducida a 71 años.

El asesinato de los pequeños Erik Azur y María Fernanda Peña Coss, conmocionó a México entero.

El Caso Cumbres provocó polémica y división de opiniones entre la sociedad: mientras algunos exigían la pena máxima, otros creían que Santoy Riveroll fue manipulado.