En cuanto al paro contabilizado en las oficinas de empleo del organismo público (SEPE), ha sumado 302 mil 265 nuevos demandantes en marzo, lo que deja el total de parados en 3.54 millones tras la mayor subida del desempleo mensual de la historia.

Madrid, 2 de abril (EFE).- La Seguridad Social española perdió 833 mil 979 afiliados al cierre del mes de marzo por el impacto del COVID-19, lo que supone la mayor caída de su historia y deja el número de cotizantes en 18.4 millones, mientas que el desempleo registró el mayor aumento mensual de la serie con 302 mil 265 nuevos demandantes de trabajo.

Según los datos facilitados por el Gobierno, la cifra de afiliación al término del mes refleja mejor lo ocurrido que la media mensual -el dato que se facilita habitualmente y que deja el descenso de marzo en 243 mil 469 afiliados-, ya que el impacto de la pandemia del coronavirus se empieza apreciar de forma notoria a partir del día 12.

En cuanto al paro contabilizado en las oficinas de empleo del organismo público (SEPE), ha sumado 302 mil 265 nuevos demandantes en marzo, lo que deja el total de parados en 3.54 millones tras la mayor subida del desempleo mensual de la historia.

Los datos reflejan dos realidades radicalmente distintas del mes: la primera mitad con la evolución habitual en marzo, que suele ser bueno para el empleo, y la segunda, con el impacto del parón de la economía que ha supuesto la pandemia del coronavirus.

Así, el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social explica que en los primeros once días del mes, cuando el empleo aún evolucionaba con normalidad, la ocupación aumentó en 64 mil 843, mientras que entre los días 12 a 31 de marzo, se desplomó en 898 mil 822.

Por actividades, los mayores desplomes desde que comenzó la crisis del coronavirus fueron en la construcción (17.08 por ciento), hostelería (14.27 por ciento), actividades administrativas y servicios auxiliares (8.91 por ciento), educación (5.24 por ciento) y transporte y almacenamiento (4.76 por ciento); mientras que destaca el incremento en las actividades sanitarias, con siete mil 85 afiliados más.

Por tipo de contrato, destaca el descenso de la ocupación temporal (17.30 por ciento menos) respecto a la indefinida (1.92 por ciento menos).

El Ministerio puntualiza que la afiliación a la Seguridad Social sigue contabilizando a los trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) causado por el COVID-19, un total de 258 mil 645 personas, ya que siguen cotizando.

En cuanto al paro, la evolución en marzo fue igual: los primeros 12 días del mes el número de desempleados registrados se había incrementado sólo en dos mil 857 personas, pero terminó con esa subida mensual histórica de 302 mil 265 nuevos demandantes de empleo, según los datos del Ministerio de Trabajo.

Hasta ahora el mayor incremento en un mes del paro estaba en enero de 2009 con 198 mil 838 desempleados más.

Por sectores, la agricultura sumó seis mil 520 desempleados más, 25 mil 194 la industria y 59 mil 551 la construcción. La mayor alza fue para el sector servicios, con 206 mil 16 parados más.