LY-CoV555 es el primer potencial nuevo medicamento específicamente diseñado para atacar el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Madrid, 2 de junio (Europa Press).- Eli Lilly and Company ha anunciado que pacientes del primer estudio del mundo sobre un potencial tratamiento con anticuerpos diseñado para combatir la COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, han empezado a recibir la dosis.

Este medicamento en investigación, denominado LY-CoV555, es el primero que surge de la colaboración entre Lilly y AbCellera basada en crear terapias de anticuerpos para la prevención y el tratamiento de la COVID-19. “Estamos agradecidos de colaborar con los colegas de AbCellera, el NIAID y las muchas instituciones académicas que nos han ayudado a alcanzar este hito en la lucha de la humanidad contra la COVID-19, una enfermedad que se describió por primera vez hace sólo seis meses”, ha comentado el presidente de Lilly Research Laboratories, Daniel Skovronsky.

Y es que, tal y como ha señalado, las terapias con anticuerpos como LY-CoV555 pueden tener potencial tanto para la prevención como para el tratamiento de la COVID-19 y pueden ser particularmente importantes para los grupos más afectados por la enfermedad, como los ancianos y las personas con sistemas inmunes comprometidos.

Los científicos de Lilly han desarrollado los anticuerpos en sólo tres meses después de que AbCellera y el Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) los identificaran a partir de una muestra de sangre tomada de uno de los primeros pacientes estadounidenses que se recuperó de la COVID-19. LY-CoV555 es el primer potencial nuevo medicamento específicamente diseñado para atacar el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19.

Los primeros pacientes del estudio a los que se ha administrado una dosis la han recibido en los principales centros médicos de Estados Unidos, entre los que se encuentran la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York y el centro médico Cedars-Sinai en Los Ángeles.

“Estamos comprometidos a trabajar con nuestros socios de la industria para generar evidencia científica que satisfaga la necesidad urgente de tratamientos que reduzcan la gravedad de la enfermedad COVID-19. Los tratamientos con anticuerpos como el que se está estudiando aquí prometen ser medidas efectivas contra esta infección mortal”, ha expresado el director de la División de Enfermedades Infecciosas e Inmunología y del Centro de Vacunas Langone Health de la Universiad de Nueva York, Mark J. Mulligan.

Prueba de COVID-19 en el Centro Corporativo Lilly, Indianápolis. Foto: Lilly

Si los resultados de la fase 1 muestran que la terapia con anticuerpos puede administrarse de manera segura, Lilly espera pasar a la siguiente fase de prueba, en la que estudiará LY-CoV555 en pacientes con COVID-19 no hospitalizados. La compañía también planea estudiar el medicamento en un entorno preventivo, centrándose en poblaciones de pacientes vulnerables que históricamente no son candidatos óptimos para las vacunas.

“A finales de este mes, revisaremos los resultados de este primer estudio en humanos e intentaremos iniciar ensayos de eficacia más amplios. Al mismo tiempo que estamos investigando la seguridad y la eficacia, también estamos comenzando la fabricación a gran escala de esta terapia potencial. Si LY-CoV555 se convierte en parte de la solución a corto plazo para la COVID-19, queremos estar listos para ponerlo a disposición de los pacientes lo más rápido posible, con el objetivo de tener varios cientos de miles de dosis disponibles para fin de año”, ha continuado Skovronsky.

Lilly está investigando múltiples enfoques para tratar la COVID-19. Los medicamentos existentes de Lilly ahora se están estudiando para comprender su potencial en el tratamiento de complicaciones de la COVID-19, y la empresa está colaborando con dos compañías de biotecnología para descubrir nuevos tratamientos de anticuerpos para esta enfermedad.